Moises Rendón: Las elecciones presidenciales libres y justas en Venezuela están atrasadas

445

Aunque se requiere constitucionalmente que Venezuela celebre elecciones legislativas para diciembre de 2020, solo las elecciones presidenciales pueden contribuir a resolver la crisis constitucional en curso, influir en la política de sanciones o aliviar el sufrimiento del pueblo venezolano. Por lo tanto, la comunidad internacional debería centrarse en impulsar el apoyo para una elección presidencial y legislativa combinada en 2020.

Para que ocurran elecciones combinadas, la comunidad internacional también debe establecer condiciones mínimas para garantizar la integridad electoral. Estas condiciones deberían incluir la designación de un nuevo liderazgo para el Consejo Nacional Electoral, la organización de misiones de observación internacional, la coordinación de la votación fuera del país, la prevención del abuso de los recursos estatales y la restauración de los derechos políticos básicos.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene la obligación constitucional de celebrar elecciones legislativas en Venezuela para diciembre de 2020. Hoy, no hay garantías de que estas elecciones cumplan con los estándares internacionales o reflejen el libre albedrío del pueblo venezolano.

En un próximo escenario electoral, hay mucho en juego para la oposición y el régimen de Maduro. Si el partido gobernante, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), toma el control de la Asamblea Nacional, entonces el mandato de Juan Guaidó como presidente de la legislatura, y como presidente interino legítimo, estará en riesgo, y el régimen de Maduro se consolidará Su control sobre el poder. Al mismo tiempo, lo que está en juego es aún mayor para el régimen de Maduro porque necesita desesperadamente una legislatura de sellos que permita que su régimen continúe llevando a cabo prácticas corruptas y actividades criminales con flagrante impunidad.

En este contexto, es esencial que la comunidad internacional ponga el foco en la verdadera fuente de la crisis constitucional de Venezuela: la presidencia. Las elecciones legislativas son constitucionalmente requeridas, pero las elecciones presidenciales transparentes, libres y justas están atrasadas . Esta afirmación no requiere un nuevo consenso o resolución internacional. Más de 50 países no reconocieron la reelección fraudulenta del régimen de Maduro realizada en mayo de 2018.

La situación del mundo después de las elecciones presidenciales celebradas el 20 de mayo de 2018 (datos de octubre de 2018).

Elecciones generales

Un camino a seguir es convocar elecciones generales, es decir, la combinación de elecciones legislativas y presidenciales celebradas el mismo día. Venezuela ha celebrado elecciones generales en el pasado, y esta acción también representa una oportunidad para impulsar el apoyo entre la comunidad internacional para resolver la crisis constitucional y aumentar la presión sobre el régimen de Maduro para que acepte estándares internacionales mínimos para garantizar la integridad electoral.

Una elección general en 2020 es más probable que una elección legislativa independiente que sirva como vehículo para elegir líderes de manera pacífica y democrática. Además, creará condiciones que dificultarán que el régimen de Maduro participe en la compra de votos y otras prácticas fraudulentas sistémicas. También atraería una mayor atención y recursos de la comunidad internacional y permitiría a la diáspora venezolana ejercer su derecho constitucional a participar a través de la votación fuera del país.

Una elección legislativa no es suficiente para abordar la crisis venezolana. El país seguirá plagado por la falta de legitimidad que ha experimentado desde mayo de 2018. El programa de sanciones de los Estados Unidos, basado en la reelección ilegítima de Maduro, permanecerá intacto. La comunidad internacional continuará paralizada y polarizada. Además, las condiciones cotidianas de millones de venezolanos que sufren los efectos de una crisis humanitaria aguda seguirán siendo las mismas.

La perspectiva de una elección general en 2020 también servirá como un referéndum sobre los miembros de la comunidad internacional que postularon sobre la legitimidad de la Asamblea Nacional sin apoyar explícitamente a Guaidó. Una elección general puede ser el cálculo final para que estos países participen en la acción y obliguen al régimen de Maduro a aceptar estándares mínimos de integridad electoral internacional para elecciones transparentes, libres y justas. Finalmente, un llamado a elecciones generales sería una excelente oportunidad para poner el foco de atención en Venezuela con la presencia de observadores internacionales y para condicionar la asistencia internacional y la ayuda internacional para aliviar y manejar la crisis venezolana.

¿Qué puede hacer la comunidad internacional?

Para que una elección general tenga éxito, requerirá una supervisión internacional efectiva. A continuación hay cinco requisitos mínimos :

1. Nombrar nuevo liderazgo para el CNE

Las instituciones electorales de Venezuela deben ser despolitizadas. La Asamblea Nacional tiene el mandato constitucional de nombrar nuevos miembros para el CNE, que ha sido notoriamente sesgado hacia los gobiernos chavistas . Los cinco nuevos miembros del CNE deben asegurarse de que los votantes y los candidatos puedan registrarse libremente y permitir la presencia de observadores internacionales.

2. Organizar misiones internacionales de observación.

Las elecciones presidenciales de 2006 marcaron la última vez que una organización internacional independiente y neutral observó formalmente una elección en Venezuela. Para que una elección en Venezuela sea calificada como creíble, los actores internacionales como la Organización de los Estados Americanos y la Unión Europea deben realizar misiones de observación que se adhieran a la Declaración de Principios para la Observación Internacional de Elecciones y el Código de Conducta para Observadores Electorales Internacionales .

3. Registrar votantes y coordinar la votación fuera del país.

La comunidad internacional debe trabajar con el nuevo CNE para garantizar que se purgue el padrón electoral y que el registro de votantes sea justo, integral y seguro para todos los venezolanos. Se estima que 2 millones de venezolanos han alcanzado la mayoría de edad y ahora son legalmente elegibles para votar, pero deben registrarse. En los últimos cinco años, más de 5.3 millones de venezolanos se han visto obligados a huir del país. Deben implementarse procedimientos para permitir que todos los electores que viven temporal o permanentemente en el extranjero ejerzan su derecho constitucional a votar en las elecciones presidenciales.

4. Garantizar los derechos políticos básicos de todos los ciudadanos.

El CNE recién nombrado, con asistencia técnica y financiamiento de la comunidad internacional, debería trabajar para restaurar los derechos políticos básicos que han sido violados sistemáticamente durante casi dos décadas. Esto incluye establecer un proceso transparente para garantizar la participación equitativa de todos los candidatos. El proceso debe cumplir con los estándares internacionales y tener reglas claras que se comuniquen con suficiente antelación en el calendario electoral para permitir la participación de los candidatos y partidos de la oposición. También debe garantizar que los candidatos puedan participar sin temor a ser encarcelados o perseguidos. Los venezolanos también deben tener derecho a un voto secreto, que esté libre de coerción o represalia.

5. Evitar la compra de votos a través del abuso de los recursos estatales y el acceso desigual a los medios

Los gobiernos chavistas han abusado constantemente de los recursos estatales para comprar votos y han negado el acceso equitativo a los medios estatales. El régimen de Maduro y el PSUV transmitieron ilegalmente anuncios de campaña bajo la apariencia de «anuncios públicos» y utilizaron programas sociales para comprar votos. Este abuso de los recursos estatales es una fuerza corruptora que intensifica las desigualdades de poder y compromete la integridad electoral. Por lo tanto, no se puede permitir que el régimen de Maduro use fondos públicos e instituciones estatales para apoyar a sus candidatos.

Otros desafíos

La integridad electoral de Venezuela se ha ido erosionando durante dos décadas, creando un panorama político deformado y represivo que tomará años arreglar. Los requisitos descritos anteriormente prepararían el escenario para elecciones transparentes, libres y justas, pero otros desafíos son tan generalizados que la comunidad internacional no puede responder de manera realista dentro del plazo de 2020. Por ejemplo, aunque el CNE es central en las discusiones sobre la reforma electoral, no es la única institución que los chavistas han utilizado para que las elecciones no sean competitivas; a largo plazo, el Tribunal Supremo de Justicia, la Asamblea Nacional Constituyente y las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas también deberán ser revisadas. Colectivos y los grupos armados no pueden ser erradicados de la noche a la mañana, pero se necesitan medidas como las descritas anteriormente para evitar que puedan forzar e intimidar a los votantes.

Veinte años de represión también han producido un panorama mediático que favorece sistemáticamente al partido gobernante. Por lo tanto, las campañas de oposición tendrán que analizar innumerables obstáculos mientras intentan difundir sus plataformas a través de la transmisión, la impresión y las redes sociales. Incluso si tienen éxito, estas plataformas llegarán a un público votante que, durante años, se ha visto privado de información y educación imparciales, sin mencionar la nutrición básica, la medicina y las libertades civiles.

Otro obstáculo importante proviene de la oposición, una coalición delicada y diversa que se ha fragmentado particularmente a la hora de decidir si boicotear o participar en elecciones ilegítimas. La oposición deberá acordar qué requisitos mínimos básicos, como los descritos anteriormente, se deben cumplir para que puedan participar como un frente unificado.

Venezuela se encuentra en una coyuntura crítica debido a las próximas elecciones legislativas de este año. Sin embargo, las elecciones presidenciales transparentes, libres y justas están muy atrasadas. La comunidad internacional sería negligente perder de vista este objetivo y la oportunidad de dar forma al futuro de Venezuela.

Moisés Rendón es director de la Iniciativa Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC. Claudia Fernández es pasante de la Iniciativa Futuro de Venezuela CSIS.

Los autores agradecen a Antonio De La Cruz, asociado sénior del CSIS, por proporcionar información valiosa para esta pieza.

Un agradecimiento especial a Margarita R. Seminario, subdirectora del Programa CSIS Américas, por revisar un borrador de este comentario y agregar nuevos conocimientos y complejidad a estos temas, y estamos agradecidos por su tiempo y experiencia.

Elecciones Presidenciales libres y justas están Atrasadas en Venezuela

El Consejo Nacional Electoral (CNE) tiene una obligación constitucional de celebrar elecciones legislativas en Venezuela antes del fin del año. Por ahora, no hay garantías de que las elecciones cumplan con los controles internacionales o reflejen la voluntad del pueblo venezolano.

En un escenario electoral hay mucho en juego para la oposición y para el régimen de Maduro. Si el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) obtiene el control de la Asamblea Nacional, se confirma en riesgo el mandato de Juan Guaidó como presidente de la Asamblea y presidente encargado de la República. Sin embargo, Maduro corrige aún mayores riesgos ya que necesita desesperadamente una Asamblea dócil que permite que su régimen continúe sus actividades corruptas y criminales con impunidad.

A pesar de esto, es esencial que la comunidad internacional se enfoque en la causa principal de la crisis constitucional en Venezuela: la presidencia. Las elecciones legislativas son constitucionalmente requeridas, pero las elecciones presidenciales transparentes, libres y justas están atrasadas. Esta afirmación no requiere un nuevo consenso internacional ya que más de 50 países condenaron las elecciones fraudulentas que se celebraron el 20 de mayo de 2018.

Cómo respondió el mundo después de las elecciones presidenciales del 20 de mayo del 2018 (datos de octubre de 2018).  

Elecciones Generales

Un posible camino sería organizar unas elecciones presidenciales y legislativas que se lleven a cabo el mismo día, como ya se ha hecho previamente en Venezuela. Estas elecciones representan una oportunidad para impulsar el apoyo de la comunidad internacional, resolver la crisis constitucional y presionar al régimen de Maduro para aceptar los conceptos básicos básicos para garantizar la integridad electoral.

El mejor vehículo para una transición pacífica y democrática en Venezuela es una elección presidencial, la cual se puede combinar eficientemente con las elecciones legislativas de este año. Son las elecciones presidenciales, y no las legislativas, las que pueden atraer recursos de la comunidad internacional y la participación de la diáspora venezolana, quien solo puede votar legalmente en elecciones presidenciales. Elecciones en este nivel también podrían atraer más atención de organizaciones y medios internacionales, cuya participación ayudará a evitar fraude electoral por parte del régimen.

Una elección legislativa aislada no es suficiente para abordar la crisis en Venezuela. Aunque la oposición logre mantener el control de la Asamblea, el país afectado plagado por la falta de legitimidad, cuyo origen es la elección fraudulenta de mayo del 2018. Los Estados Unidos continuara imponiendo las restricciones sectoriales basadas en la reelección ilegítima de Maduro. La comunidad internacional permanecerá peaparalizada y polarizada. Por otra parte, las elecciones legislativas no cambian las condiciones del día al día de millones de venezolanos que están sufriendo las consecuencias de la crisis.

Las elecciones generales también pueden servir como un referente para los miembros de la comunidad internacional que han promovido la legitimidad de la Asamblea Nacional sin reconocer al Presidente encargado, Juan Guaidó. Una elección general puede ser el cálculo final para que estos países decidan si van a ayudar a obligar al régimen a establecer parámetros básicos de integridad electoral y apoyar elecciones transparentes, libres y justas. Unas elecciones a nivel presidencial también presentan una excelente oportunidad para poner el foco de atención en Venezuela con la presencia de observadores internacionales y condicionar la asistencia internacional para poder evitar y manejar la crisis.

¿Qué puede hacer la comunidad internacional?

Una elección general transparente y justa requerirá supervisión internacional. La comunidad internacional puede ayudar a establecer estos requisitos mínimos :

1. Nombrar un nuevo liderazgo para el Consejo Nacional Electoral (CNE)

Las instituciones electorales de Venezuela deben ser despolitizadas. La Asamblea Nacional tiene el mandato constitucional de nombrar nuevos miembros para el Consejo Nacional Electoral (CNE), que ha sido notoriamente sesgado a los gobiernos chavistas . Los cinco miembros nuevos del CNE tienen que tener en cuenta que los candidatos y los candidatos pueden elegir libremente y permitir la presencia de observadores internacionales.

2. Organizar misiones de observación internacional.

Las elecciones presidenciales de 2006 marcan la última vez que una organización internacional independiente y neutral señalan formalmente una elección en Venezuela. Para que una elección en Venezuela sea creíble, los actores internacionales, como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE), deben realizar misiones de observación directas que se adhieran a la declaración de principios para la observación electoral internacional y el código de conducta para observadores electorales internacionales .

3. Registrador de votos y coordinar la votación fuera del país.

La comunidad internacional debe colaborar con el nuevo CNE para identificar que se purgue la lista de registros y que el registro de registros sea justo, integral y seguro para todos los venezolanos. Se estima que 2 millones de venezolanos han obtenido la edad electoral pero aún no han sido registrados para poder votar legalmente. En los últimos 5 años, más de 5.3 millones de venezolanos se han visto obligados a huir del país. Deben implementar procedimientos para permitir que todos los electores que viven temporalmente o permanentemente en el extranjero puedan ejercer su derecho constitucional al voto en las elecciones presidenciales.

4. Garantizar los derechos políticos de todos los ciudadanos.

El nuevo CNE, con la asistencia técnica y la financiación de la comunidad internacional, debe trabajar para restaurar los derechos políticos básicos que han sido sistemáticamente violados por casi dos décadas.

Esto incluye establecer un proceso transparente para establecer la participación equitativa de todos los candidatos. El proceso debe cumplir con las normas internacionales y tener reglas claras que se comuniquen de manera puntual en el calendario electoral para permitir que los candidatos de la oposición puedan participar. Se debe garantizar que los candidatos sean capaces de participar sin temor a ser encarcelados o perseguidos. Los venezolanos también deben tener derecho a un voto secreto, que esté libre de coerción o represalia.

5. Evitar la compra de votos a través del abuso de los recursos específicos y el acceso desigual a los medios

Los gobiernos chavistas han abusado de los recursos del estado para comprar votos. También hemos negado el acceso de la oposición a los medios de comunicación políticos y han transmitido ilegalmente sus anuncios políticos bajo el pretexto de «anuncios públicos». Este abuso de los recursos del estado ha sido una fuerza corruptora que intensifica las desigualdades de poder y transige la integridad electoral del país. Por lo tanto, en una elección general, no se puede permitir que el régimen use fondos públicos e instituciones para apoyar a sus candidatos.

Otros desafíos

La integridad electoral de Venezuela se ha erosionado durante dos décadas, creando un panorama político deformado y represivo que tardará años en arreglarse.

Los requisitos establecidos anteriormente ayudarían a establecer elecciones libres y transparentes, pero en Venezuela hay otros desafíos que son tan penetrantes que la comunidad internacional no puede responder de manera realista dentro del cronograma de estas elecciones del 2020. Por ejemplo, aunque el CNE juega un papel fundamental en la reforma electoral, no es la única institución que los chavistas han utilizado para hacer que las elecciones sean menos competitivas; a largo plazo, la Corte Suprema, la Asamblea Nacional Constituyente y las Fuerzas Armadas también requerían ser revisadas. Los colectivos y grupos armados no se pueden erradicar de la noche a la mañana, pero se deben adoptar medidas, como esas descritas anteriormente, para evitar que estos grupos intimiden a los electores.

Veinte años de represión también han producido un panorama mediático que favorece sistemáticamente al partido gobernante. Por lo tanto, las campañas de oposición intentan analizar innumerables obstáculos mientras intentan difundir sus posiciones a través de los medios. Incluso si tienen éxito, estas plataformas llegarán a un público votante que, durante años, se ha visto privado de información y educación, sin especificar la nutrición básica, la medicina y las libertades civiles.

Otro obstáculo importante viene de la oposición, una coalición delicada y diversa que se ha fragmentado especialmente a la hora de decidir si participar o participar en elecciones ilegítimas. La oposición debe acordar qué requisitos básicos deben cumplir para que puedan participar como un frente unificado.

Venezuela se encuentra en una coyuntura crítica debido a las elecciones legislativas de este año. Sin embargo, las elecciones presidenciales están gravemente atrasadas. Sería una negligencia por parte de la comunidad internacional enfocada en las elecciones legislativas y perder de vista el verdadero objetivo.

Moisés Rendón es director de la Iniciativa Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC. Claudia Fernández es pasante de la Iniciativa Futuro de Venezuela CSIS.

Los autores agradecen a Antonio De La Cruz, Asociado de CSIS, por proporcionar información valiosa.

Un agradecimiento especial a Margarita R. Seminario, Adjunto del Programa de las Américas de CSIS, por revisar este comentario y agregarle nuevos conocimientos y complejidad. Agradecemos su tiempo y experiencia.

@moisesrendon

Los comentarios son producidos por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), una institución privada exenta de impuestos que se centra en cuestiones de política pública internacional. Su investigación es no partidista y no propietaria. CSIS no toma posiciones políticas específicas. En consecuencia, todas las opiniones, posiciones y conclusiones expresadas en esta publicación deben entenderse como propiedad exclusiva de los autores.