Fiscal General de EEUU advierte sobre posible riesgo de «fraude» en voto por correo

119

El fiscal sugirió que las papeletas de las personas podrían ser robadas de los buzones de correo o incluso que alguna potencia extranjera podría imprimir «decenas de miles de papeletas falsificadas» para influir en el resultado

En un momento de «división intensa en el país», las elecciones aseguran el cambio de mando pacífico en el país, pero las boletas por correo «abren las puertas a posibles fraudes» y socavan la confianza de la ciudadanía en el resultado de una elección, afirmó Barr.


El fiscal sugirió que las papeletas de las personas podrían ser robadas de los buzones de correo o incluso que alguna potencia extranjera podría imprimir «decenas de miles de papeletas falsificadas» para influir en el resultado.

Los expertos en procesos electorales se muestran escépticos ante tales afirmaciones.

Muchos estados y localidades de Estados Unidos han usado boletas por correo durante años, con escasos problemas más que algún incidente aislado. Y los estadounidenses, incluidas las tropas militares, en el extranjero han votado por correo sin quejas serias de fraude.

Pero este sistema ha estado en tela de juicio este año.

Se especula que podrían favorecer a los demócratas, ya que algunos votantes de bajos ingresos son los que pueden tener más problemas para llegar a los lugares de votación.

En una de sus publicaciones en Twitter, Trump afirmó que «La Votación por coreo llevará a fraudes y abusos masivos».

El mes pasado, Twitter se atribuyó dos veces la novedosa decisión de advertir a los lectores sobre las publicaciones de Trump sobra la votación por correo, con un enlace a un artículo de CNN que decía que las afirmaciones de fraude del mandatario no tenían fundamento.

Trump acusó a la red social de interferir en las elecciones presidenciales de EE.UU. programadas para el 3 de noviembre de 2020.

Dijo que Twitter estaba dañando la libertad de expresión: «Y yo, como presidente, no permitiré que suceda».

La acción de Twitter propició reacciones de la campaña del presidente Trump, que alegan que Twitter censura contra Trump, y que no aplica el mismo rasero con «verificaciones» con representates de la extrema izquierda como el caso del designado gobernante de Cuba, Miguel Díaz-Canel.

Richard Drew/ AFP