Regimen de Maduro alardea que tiene infiltradas las Fuerzas Armadas y la inteligencia de Colombia

171

El ministro de Comunicación del régimen de Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, aseguró este lunes que la dictadura cuenta con agentes infiltrados en las fuerzas armadas y servicios de inteligencia de Colombia.

En un mensaje público, Rodríguez indicó que a través de estos agentes obtuvieron grabaciones ocultas al diputado de la Asamblea Nacional Hernán Alemán y a Cliver Alcalá, el mayor general retirado que fue cercano a Hugo Chávez, luego rompió con Maduro y ahora se encuentra detenido en Estados Unidos tras ser incluido entre quienes fueron acusados de narcoterrorismo por el gobierno de Donald Trump en marzo.

Tanto Alemán como Alcalá estuvieron involucrados en la Operación Gedeón, el fallido intento de propiciar la caída del régimen que tuvo lugar a principio de mes.

Alemán indicó que la operación y su rol en ella son producto de que el único camino viable para poner fin al régimen es el de la fuerza: » Iniciamos conversación con militares. Recordemos que el presidente Juan Guaidó, en febrero del año pasado, llamó en Cúcuta a los militares a participar. Es así como después de que ocurrió la Operación Libertad del 30 de Abril, nos fuimos reuniendo con muchos de esos militares que quedaron a la deriva y se fue orquestando un propósito», indicó.

No obstante, puso como un punto de inflexión la fecha en la que Alcalá se entregó a las autoridades de Estados Unidos luego de que estas ofrecieran USD 10 millones por información que pudiera llevar a su captura. “Estoy totalmente convencido de que aquí hubo un interés supremo para sacar al general Alcalá de esta operación, cuyo único propósito era la libertad de Venezuela”, expresó.

Y agregó: “Cuando uno pasaba por las alcabalas en la frontera, como en Paraguachón, se veía los carteles colocados ahí como entre los más buscados por el régimen. Estuvo en febrero en el llamado que se les hizo a los militares en Cúcuta. Desde el 2017 el general estuvo en Colombia, donde hay oficinas de la DEA y me consta que tuvo conversaciones con dirigentes políticos en Colombia. Por lo menos extraño es que lo hayan incluido entre las personas a cuyas cabezas le ponen precio y con ello desbancar este movimiento importante”.

No obstante, dijo que una vez Alcalá se entregó ante las autoridades estadounidenses, “toda su gente de confianza, los que venían conformando esta lucha, fueron sacados, relegados y reemplazados por el capitán Sequea Torres quien asumió el control”.

Desde entonces, aseguró, dejó de tener relación con la operación: “Nunca tuve conversación, tampoco supe de fecha ni hora de ese evento. Una cosa fue lo que nosotros teníamos como propósito y se planificó y otra es lo que terminó siendo”, dijo.

El régimen de Maduro asegura que ha detenido a la fecha un total de 91 personas que estuvieron involucradas en el fallido plan. El 15 de mayo el ministro de Defensa del régimen, Vladimir Padrino López anunció que los últimos capturados -39- habrían intentado acceder al país por vía terrestre “pese al fracaso de la incursión por mar llevada a cabo hace dos semanas”.

Maduro, por su parte, dice tener pruebas de que Guaidó firmó un contrato de 212 millones de dólares con la empresa estadounidense Silvercorp para que planeara y lanzara la operación. El director de la contratista norteamericana, el ex boina verde Jordan Goudreau, al que Maduro vincula con Trump, lo ha confirmado y dice que el plan sigue en marcha.

No obstante, Guaidó ha acusado al presidente de ser el responsable y ha asegurado que él mismo “sabía de la operación, los infiltró y los esperó para masacrarlos”.

Infobae