Fuertes disturbios en diferentes ciudades de Estados Unidos por muerte de Floyd

243

Las tensas protestas por la muerte de George Floyd y otros homicidios de afroestadounidenses perpetrados por policías en Estados Unidos crecían el sábado desde Nueva York a Tulsa y Los Ángeles, donde vehículos policiales fueron incendiados en medio de reportes de numerosos lesionados, mientras el país era escenario de otra noche de disturbios tras meses de cuarentenas a causa de la pandemia de coronavirus.


Las protestas, que comenzaron en Minneapolis por la muerte de Floyd el lunes después de que un policía le oprimiera el cuello durante más de ocho minutos con una rodilla, han dejado partes de la ciudad con cristales rotos, inmuebles incendiados y tiendas saqueadas. La agitación se ha convertido desde entonces en un fenómeno nacional en el que los manifestantes censuran los homicidios cometidos durante años por policías.

Una noche sombría noche de disturbios violentos en al menos 12 ciudades dejaron al menos tres muertos, docenas heridos, cientos arrestados y edificios y negocios en ruinas carbonizadas como protestas por la muerte de Floyd en Minneapolis.

Los alcaldes de las principales ciudades impusieron toques de queda, los gobernadores en casi una docena de estados desplegaron la Guardia Nacional en un intento desesperado por detener el caos, el caos y los restos.

Aunque el incidente que provocó los disturbios ocurrió el lunes en Minnesota y llevó a un policía a ser acusado rápidamente de asesinato, el daño pareció culminar el sábado por la noche y se extendió de costa a costa. En Brooklyn, Nueva York, al menos 200 personas fueron arrestadas y «innumerables» oficiales resultaron heridos. En Beverly Hills, California, las tiendas a lo largo del histórico Rodeo Drive fueron saqueadas.

El policía señalado ha sido despedido y acusado de asesinato en tercer grado, mientras el Departamento de Justicia de los Estados Unidos está investigando el caso. Multitudes en todo el país han aprovechado el incidente como racista y exigen justicia, pero las protestas se han vuelto cada vez más álgidas y en algunos casos es aprovechada para hacer política y campaña a pesar de tratarse de un fin de semana violento.


En Nueva York, una mujer fue acusada el sábado de intento de asesinato después de presuntamente arrojar un cóctel Molotov contra un escuadrón de la policía en Brooklyn. Los automóviles fueron incendiados en el barrio y en la tranquila Union Square de Manhattan, los policías se enfrentaron a los manifestantes hasta altas horas de la noche. Los manifestantes se volvieron violentos después de que un video circulara en línea que mostraba un SUV de Nueva York chocando contra un grupo de manifestantes en Brooklyn.

El alcalde Bill de Blasio calificó el incidente como «preocupante», pero agregó, «si esos manifestantes se hubieran salido del camino y no hubieran creado un intento de rodear ese vehículo, no estaríamos hablando de esta situación».

El gobernador de California Gavin Newsom declaró un estado de emergencia para el condado de Los Ángeles cuando cientos de saqueadores convergieron en tiendas del centro y se enfrentaron con policías. El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, anunció un toque de queda para el sábado por la noche luego de que 500 personas fueron arrestadas y cinco policías resultaron heridos cuando las protestas se tornaron violentas.


La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, impuso un toque de queda de 9 pm a 6 am después de que cientos de manifestantes se reunieron en Federal Plaza para una manifestación organizada por Black Lives Matter. Los autos de la policía fueron incendiados y cubiertos con graffiti anti-policía y, según los informes, los manifestantes fueron arrestados cerca de la Torre Trump.


Unos 13 policías de Filadelfia resultaron heridos y más de una docena de personas fueron arrestadas cuando se quemaron automóviles y se destrozaron negocios antes de la medianoche. El alcalde Jim Kenney implementó un toque de queda obligatorio en toda la ciudad a partir de las 8 p. M. Y hasta las 6 a. M. Del domingo.


En Indianápolis, tres personas fueron asesinadas a tiros y al menos otras dos resultaron heridas cuando las protestas se transformaron en violencia mafiosa, según el jefe de policía Randal Taylor.


En Denver, un automóvil se estrelló contra un vehículo policial, hiriendo «severamente» a tres oficiales y un civil y alborotadores armados con palancas, bates de béisbol, rifles de asalto y pistolas atacaron a policías y manifestantes pacíficos, según el jefe de policía Paul Pazen.


El gobernador de Washington Jay Inslee activó a 200 miembros de la Guardia Nacional después de que se intensificaran los disturbios en Seattle. Después de que los manifestantes cerraron la Interestatal 5 en el centro de Seattle, la policía usó explosiones repentinas y gas pimienta para dispersarlos.


Se denunciaron violentas protestas, vandalismo y disturbios en docenas de otras ciudades.

Más de 1300 personas han sido arrestadas en 16 ciudades desde el jueves y de la cifra más de 500 fueron detenidas el viernes en Los Ángeles.

Agencias

Foto AP: John Minchillo