Jesús Seguías #codigo5: Se aproxima una ruptura caótica de escenarios

209

Micro Análisis / Jesús Seguías

  1. Comienzo estas reflexiones advirtiendo que no veo necesario por ahora pasar revista al desempeño opositor en el pasado. Con Maduro hice igual. No es nada útil para lo que queremos decir y para las decisiones que hay que tomar.
  2. Veamos el hilo que la Casa Blanca debe haber considerado para lograr resultados lo antes posible.

FASE 1 (de 4).
*CUÁL ES EL OBJETIVO *

  1. Lo primero que tiene que definir la oposición y sus aliados internacionales es el objetivo. Qué es lo que se busca. Y luego es cuando se debe pasar a diseñar la estrategia. Es error capital elaborar estrategias sin tener definido el objetivo.
  2. Y es definitivo que, en el caso Venezuela, el objetivo consiste en atender no sólo la crisis política (reemplazar al chavismo en el poder) sino dar respuestas a las 5 mega crisis que impactan severamente a la nación (economía, servicios públicos, sociedad, emocional y política).
  3. Sacar a Maduro del poder sin tener capacidad posterior para resolver las demás crisis será visto por los venezolanos como una traición de los políticos. Será una frustración mayor que la actual.
  4. Ciertamente, la crisis política determina en mucho la solución de las demás crisis, pero no es un resultado automático. Es posible que algunas salidas a la crisis política agraven aun más las demás crisis. Por eso debe pensarse bien todo lo que se haga respecto a los movimientos del poder. El “cómo” debe resolverse el conflicto venezolano es muy importante y determinante.
  5. La Casa Blanca tiene hoy día muy bien definido cuál es el objetivo: resolver las 5 mega crisis, y no sólo la política.
  6. Por tanto, en sus centros de inteligencia militar y política no sólo se dedican a pensar en cómo forzar la salida de Maduro del poder (el foco de muchos opositores) sino que van más allá: quién se hará cargo del país posteriormente, y con cuáles recursos.

FASE 2 (de 4).
SABER DÓNDE ESTAMOS PARADOS

  1. Primera conclusión. El chavismo gobernante no sólo es Nicolás Maduro. Más aun, el chavismo ya transciende a Maduro y hasta el propio Chávez. Es una madeja inmensa de intereses creados (de todo tipo, no sólo económicos) cuyo objetivo común es el control del poder.
  2. Segunda conclusión. Las fuerzas armadas actuales no son ni la sombra de lo que eran en 2002. Ellos hoy día no son simples aliados de Maduro. Ellos son el gobierno. Ellos también son el poder. Por eso hay que hablar de un co-gobierno entre diferentes factores internos del chavismo.
  3. Tercera conclusión. El chavismo gobernante posee aun un formidable poder de coacción. Por eso no han sido posibles los golpes militares ni las rebeliones civiles.
  4. Cuarta conclusión. Venezuela está polarizada entre dos bloques de poder que aun no comprenden que ambos se necesitan para prosperar políticamente en ese territorio común llamado Venezuela. La razón es la que sigue a continuación.
  5. Quinta conclusión. EL país está en bancarrota. Ni petróleo estamos produciendo en las cantidades que se requiere para cubrir las necesidades básicas del país. Venezuela es extremadamente vulnerable. Y está al borde del naufragio.
  6. Algunos tripulantes llegan a pensar que abriendo un agujero en el barco donde navegan (en plena alta mar), se van hundir sólo los adversarios que van en la otra punta de la nave. No es exageración. Así actúan.
  7. Y sexta conclusión. Muchos venezolanos (chavistas y opositores por igual) están cometiendo el grave error de observar los meses y años por venir como una continuidad lineal de lo que tenemos en este momento. Y no será así. Se aproxima una ruptura caótica de escenarios. Viviremos tiempos de cambios bruscos. Y eso lo saben en Washington.
  8. La crisis de la post-pandemia no es cuento. Y los venezolanos aun no lo comprendemos. Seguimos anclados en los fracasados paradigmas de la confrontación suicida y obsoleta “Chavistas Vs Opositores”. Y con esas inútiles herramientas es que pretendemos resolver la macro crisis que se avecina. Fatal decisión.
  9. Muchos piensan que a Venezuela no le puede ocurrir nada peor a lo que ya existe. Pues se equivocan. A la actual crisis -sin duda muy extrema- se le sumará otra peor, y nos sorprende sin recursos, totalmente arruinados, endeudados y divididos.
  10. ¿Es que acaso necesitamos ponernos la pistola en la cabeza y apretar el gatillo sólo con el propósito de enterarnos si tenía balas o no? Los Estados Unidos tienen prohibida semejante estupidez. No sé los venezolanos.

@JesusSeguias
29 de Abril de 2020