Moises Rendón: Venezuela necesita ayuda para combatir el COVID-19

252

A medida que COVID-19 se extienda por todo el mundo, el mayor impacto de la pandemia probablemente se producirá en países con infraestructura de salud deficiente, como Venezuela. El virus está exponiendo deficiencias en los sistemas de salud, agua, electricidad y economía del país, que ya estaban bajo una inmensa presión debido a la actual crisis de Venezuela. Los efectos del virus se ven agravados por la caída de los precios del petróleo, que están deteriorando aún más la desmoronada industria petrolera del país y empeorando una grave crisis humanitaria. Todo esto está sucediendo en una coyuntura crítica en la política venezolana. Aunque el presidente interino, Juan Guaidó, regresó recientemente de una exitosa gira internacional, el impulso interno, sin duda, se detendrá en medio de los llamados al distanciamiento social.

Mientras los venezolanos se preparan para la pandemia, la comunidad internacional debe mantenerse comprometida. Sin una asistencia internacional rápida, coordinada y apolítica, las consecuencias del virus pueden ser catastróficas.

El sistema de salud de Venezuela no está preparado para una pandemia
Ha habido al menos 42 casos confirmados hasta ahora en Venezuela. Aunque se informa que China suministrará kits de prueba , se estima que el 70 por ciento de los hospitales aún no tienen acceso a los kits, por lo que la cifra real es probablemente mayor. En 2019, el Índice de Seguridad Sanitaria Global clasificó a Venezuela entre los países menos preparados para responder a una pandemia. Los hospitales de Venezuela carecen de los suministros básicos necesarios para prevenir infecciones y tratar enfermedades. Alrededor de dos tercios de los trabajadores de la salud informaron que no tienen acceso a guantes, jabón y otros desinfectantes. El problema es aún peor en los hospitales públicos, donde la escasez de agua es común y puede durar semanas. Además, responder a COVID-19 escomplicado por la falta de rayos X en funcionamiento, acceso a pruebas de laboratorio y respiradores.

Las vulnerabilidades en el sistema nacional de salud se ven exacerbadas por los efectos de una disminución prolongada en el acceso a la salud. Los hospitales no cuentan con suficientes recursos , ya que continúan lidiando con la disminución de los suministros y los brotes de otras enfermedades, como el sarampión, la malaria y la difteria. Las personas más vulnerables al virus son aquellas que viven con afecciones tratables, como hipertensión, diabetes y otras enfermedades crónicas no transmisibles, pero, en muchos casos, carecen de acceso a los tratamientos y suministros médicos necesarios.

Además, se estima que 5,3 millones de personas, incluidos médicos y trabajadores de la salud, han huido del país desde 2015. Algunos migrantes que huyen dejan atrás a sus familiares mayores y los apoyan mediante remesas. Si la pandemia continúa impactando a los mercados mundiales, puede disminuir la capacidad de la diáspora para enviar remesas, cortando la línea de vida de muchos venezolanos, especialmente los más vulnerables.

A medida que el virus se propaga, los venezolanos se enfrentarán a barreras incomparables para implementar medidas de protección que se dan por sentadas en otros países. El saneamiento básico es difícil debido a los apagones recurrentes en todo el país y la escasez de agua . Los barrios más pobres son los más afectados por la crisis, ya que los residentes no ganan lo suficiente para comprar bienes básicos o medicamentos. Esto complica otra medida preventiva recomendada, el distanciamiento social. La gente regularmente tiene que esperar en largas filas para comprar productos básicos. A medida que se implementen estas medidas preventivas, las mujeres se verán afectadas de manera desproporcionada.ya que tienden a trabajar de manera informal y a menudo están en la primera línea de la salud y el saneamiento. Las mujeres también pueden ser más susceptibles a la violencia de género durante una cuarentena social.

Respuesta del gobierno hasta ahora
La respuesta de Venezuela COVID-19 se complica aún más por su crisis política en curso. El presidente interino Guaidó actuó rápidamente al suspender las manifestaciones de la oposición, formando una comisión de expertos, asegurando kits de seguridad para los trabajadores de la salud y solicitando más ayuda de la OPS y el UNICEF. Pero la pandemia, sin embargo, expone los límites de la presidencia interina de Guaidó. Después de todo, su gobierno aún carece de la capacidad de importar alimentos y medicamentos, controlar las fronteras o implementar políticas monetarias para evitar un mayor declive económico. La Asamblea Nacional también continúa enfrentando obstáculos del régimen de Maduro; por ejemplo, internet estatal bloqueó el sitio web de respuesta COVID-19 de la Asamblea Nacional.

Maduro, quien inicialmente sugirió que el virus era una guerra biológica, ahora ha bloqueado vuelos desde Europa, Panamá, Colombia y República Dominicana, aunque no desde Turquía o Cuba. Puso a la vicepresidenta Delcy Rodríguez a cargo de la respuesta del gobierno, desplegó a los militares para administrar hospitales y solicitó suministros médicos a China . El régimen también aumentó las tarifas de servicio público y planea aumentar los impuestos en medio de la caída de los precios del petróleo. El 16 de marzo, Maduro comenzó a aplicar una cuarentena social a nivel nacional. Sin embargo, los venezolanos no pueden quedarse en casa.durante semanas, ya que muchos de ellos dependen de los salarios diarios para sobrevivir. Además de la cuarentena, las fuerzas de seguridad del estado requieren que los ciudadanos usen máscaras faciales antes de ingresar a las tiendas de comestibles o al transporte público. Esta decisión está en desacuerdo con las pautas publicadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otras organizaciones.

Respuesta internacional
La crisis política de Venezuela puede afectar negativamente la respuesta de la región al COVID-19 en Venezuela. Estados como Colombia son reacios a coordinarse directamente con el régimen de Maduro. No solo el régimen ya no es reconocido como el gobierno legítimo de Venezuela, sino que algunos también lo ven como engañoso y poco confiable. Por ejemplo, el régimen no ha publicado datos epidemiológicos y de salud desde 2016. Dicho esto, la coordinación a través de los organismos multilaterales es urgente porque el virus amenaza con ejercer presión adicional sobre una situación humanitaria ya frágil. Por ejemplo, en Colombia, 1,7 millones de venezolanos están imponiendo cargas adicionales al sistema de salud del estado.

En un esfuerzo por combatir COVID-19, Colombia anunció el 13 de marzo que cerraría su frontera con Venezuela. La decisión podría empeorar las cosas. Los cruces informales son ahora la única opción para las decenas de miles de venezolanos que cruzan diariamente a Colombia, ya sea de forma permanente o en busca de alimentos y suministros médicos para traer de vuelta a Venezuela. Estos cruces informales expondrán a los venezolanos a grupos armados y harán que sea más difícil para las autoridades colombianas detectar a los que pueden estar ingresando al país con síntomas.

La decisión de Maduro de solicitar $ 5 mil millones en fondos del Fondo Monetario Internacional (FMI) demuestra que COVID-19 es una amenaza grave . Maduro y su predecesor, Hugo Chávez, rechazaron cualquier financiamiento del FMI durante casi dos décadas. El FMI rechazó la solicitud porque sus estados miembros no tienen un consenso sobre qué gobierno venezolano es legítimo.

Otros organismos multilaterales, incluidas las Naciones Unidas, han establecido fondos de respuesta COVID-19 para países con sistemas de salud débiles. El 19 de marzo, la ONU confirmó que está preparada para apoyar la respuesta de Venezuela al virus. Los Estados Unidos y otros países donantes deben proporcionar fondos con urgencia. Una vez que se obtengan estos fondos, su administración requerirá asistencia de la comunidad internacional, así como supervisión para garantizar que los recursos se distribuyan de manera justa y en función de las necesidades de salud.

Moisés Rendón es director de la Iniciativa Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC

Trabajo realizado desde el CSIS en colaboración con Claudia Fernández, pasante de la Iniciativa CSIS Future of Venezuela https://www.csis.org/analysis/venezuela-needs-help-combat-covid-19