Insight Crime: ELN en Venezuela

267

El grupo guerrillero colombiano Ejército de Liberación Nacional (ELN) ha utilizado el territorio venezolano durante décadas, pero su presencia en el país se ha vuelto cada vez más importante desde 2000, ya que sus operaciones colombianas han sido reducidas por grupos paramilitares y fuerzas de seguridad.

Esto coincidió con la llegada del ex presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en 1999. El ascenso de Chávez al poder y su idea de un modelo socialista para Venezuela fue el punto de entrada del ELN. La plataforma política del difunto presidente compartió ideas similares con el ELN. Esto eventualmente beneficiaría al ELN y a otros grupos guerrilleros en Colombia.

Después de la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en 2017, el ELN aumentó su presencia en la frontera entre Venezuela y Colombia, tomando territorios y economías criminales previamente controladas por las FARC. Esto estimuló una rápida expansión del grupo a través de Venezuela, particularmente en la región minera del sur. Hoy, el ELN está presente en la mitad de los estados del país y controla recursos económicos vitales.

Las condiciones actuales de Venezuela han exacerbado una crisis gubernamental que se ha desbordado junto con el aumento de las tasas de criminalidad y la penetración del crimen organizado en los niveles más altos del gobierno. La nación andina no solo se ha convertido en un estado mafioso , sino que ha buscado alianzas con grupos como el ELN en medio de tal caos institucional.

Historia
El ELN ha utilizado el territorio venezolano al menos desde la década de 1970, cuando un ataque del ejército contra el grupo en la provincia de Antioquia, la Operación Anori, casi destruyó su liderazgo, lo que obligó al grupo a trasladar su base de poder principal a Arauca, en la frontera venezolana. A partir de ese momento, el ELN llegó a establecer una presencia en el vecino estado venezolano de Apure.

Inicialmente, los gobiernos venezolanos fueron hostiles a los rebeldes, particularmente después de la masacre de ocho marines venezolanos en 1995 por el ELN en Apure. Pero desde su elección en 1999, Hugo Chávez mostró una actitud más amigable hacia el ELN y las FARC, generalmente tolerando su presencia en el país. Este nuevo clima, combinado con la creciente presión de las fuerzas de seguridad, los grupos paramilitares y las FARC en Colombia, significó que la presencia del ELN en Venezuela se hizo cada vez más significativa a partir del 2000.

Con la firma de los acuerdos de paz y la posterior desmovilización de las unidades de las FARC en 2017, el ELN tuvo la oportunidad de consolidarse con mayor fuerza a lo largo de la frontera venezolana, encontrando una base en muchos territorios y economías criminales previamente controladas por las FARC.

Además de reforzar el control en sus fortalezas tradicionales venezolanas de Apure y Táchira, el ELN se extendió al norte hacia Zulia, y al sur hacia Amazonas y Bolívar. El control sobre la frontera aseguró el acceso del grupo al tráfico de drogas rentable y las rutas de contrabando, y persuadió al presidente Maduro de la potencial utilidad del grupo como amortiguador contra la invasión extranjera.

Igualmente significativa fue la rápida expansión del grupo a través de la región minera del sur de Venezuela. La guerrilla cortó una franja a través del arco minero, tomando el control de las minas ilegales de las mafias locales y extendiendo la influencia del ELN hasta la frontera oriental de Venezuela . Su control de los depósitos de oro, coltán y diamantes no solo aumentó las arcas de la guerrilla, sino que también les dio una poderosa influencia con el régimen venezolano en bancarrota. Hoy, la oposición local y los líderes indígenas alegan que el ELN colabora activamente con las fuerzas de seguridad y el gobierno nacional venezolano para imponer disciplina a las comunidades mineras y garantizar un flujo constante de rentas minerales.

El ELN ejerce un alto nivel de control social en sus áreas de operación. Actúa como un poder estatal de facto en sus fortalezas en Táchira, Apure y Amazonas, administrando justicia , imponiendo toques de queda y castigando a quienes violan sus normas. El grupo también tiene influencia significativa con las autoridades políticas locales. En algunas regiones, incluso se ha observado a los miembros distribuir las cajas de alimentos subsidiados del programa gubernamental conocido como los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), utilizando esto como un tipo de propaganda para influir en la población civil.

Todo esto sugiere que Venezuela ahora es mucho más que un área estratégica de retaguardia para el ELN. A medida que el grupo continúa expandiéndose en todo el país, reclutando jóvenes venezolanos desesperados y demostrando su utilidad para la administración de Maduro, cada vez más puede considerarse un ejército rebelde colombo-venezolano .

Liderazgo
El liderazgo del ELN se concentra en el Comando Central (Comando Central – COCE), históricamente compuesto por cinco personas. Sin embargo, cada uno de los diversos comandantes regionales tiene altos niveles de autonomía operativa . Varios tienen estrechos vínculos con Venezuela.

Se dice que el comandante del Frente Oriental y miembro de COCE, Gustavo Anibal Giraldo Quinchia, alias «Pablito», vive en Apure. Las fuentes le dijeron a InSight Crime que el rancho de Pablito había sido confiscado a sus dueños anteriores por el gobierno. Pablito ha estado durante mucho tiempo entre los comandantes más beligerantes del ELN, y se cree que fue el autor intelectual del ataque a la escuela de capacitación policial de Bogotá en enero de 2019 que terminó efectivamente con las negociaciones del ELN con el gobierno colombiano.

El liderazgo del Frente Oriental se ha mantenido bastante intacto desde principios de la década de 2000. Incluye alias «Lenin», que ha sido nombrado por los documentos de inteligencia colombianos como el vínculo principal entre el ELN y el gobierno de Maduro .

Otros miembros del COCE también usan a Venezuela como un escondite, desde donde envían órdenes y mensajes a las unidades en Colombia. Se cree que Rafael Sierra Granados, alias «Ramiro Vargas», está basado en el estado de Miranda . Eliécer Erlinto Chamorro, alias «Antonio García», anteriormente se encontraba en Apure y Zulia y supuestamente mantiene fuertes vínculos con el gobierno de Maduro.

Otro miembro del ELN que también puede estar en Venezuela es el miembro del Frente Noreste, alias «Ariel». Es posible que haya coordinado parte de los últimos ataques del ELN en Colombia junto con Pablito. Sin embargo, la información sobre Ariel aún no está clara. Aunque no está confirmado, se cree que opera en La Guajira de Colombia, cerca de la frontera con Venezuela.

Geografía
Las economías criminales y la presencia armada del ELN en Venezuela se concentran en los estados de Zulia, Táchira, Apure, Amazonas y Bolívar. En los últimos tres años, el grupo ha mantenido y fortalecido su presencia a lo largo de la frontera con Colombia, lo que le permite controlar los flujos transfronterizos de drogas y contrabando y reclutar nuevos miembros entre los migrantes venezolanos. Simultáneamente, ha emprendido una expansión precipitada a través de las regiones mineras de Amazonas y Bolívar, reclamando depósitos minerales y rutas fluviales estratégicas. El grupo ahora controla un amplio corredor en el sur del país, hasta la frontera con Guyana .

A medida que el ELN consolida su presencia en Venezuela, también se informa que está estableciendo bases y fortaleciendo sus fuerzas en Barinas , Guárico, Lara y Falcón. Se cree que la Sierra de San Luis, en la frontera entre Lara y Falcón , es una región de expansión estratégica para el grupo, que sirve como base para pistas de aterrizaje clandestinas y un posible trampolín hacia la costa del Caribe.

También se han observado emisarios del ELN en Anzoátegui, Trujillo y Portuguesa. Los rumores de que el grupo busca establecer bases en Yaracuy y Delta Amacuro aún no han sido confirmados.

Aliados y enemigos
El ELN ha sido tolerado por las autoridades venezolanas durante años, y hay indicios de que el gobierno de Maduro lo ve cada vez más como un aliado estratégico ante la creciente presión internacional. El grupo puede operar con una impunidad casi total gracias a sus estrechos vínculos con las fuerzas de seguridad y el gobierno local en algunas partes de la región fronteriza de Venezuela y en el arco minero del Orinoco. Si bien es poco probable que el ELN se haya integrado formalmente en cualquier estrategia de defensa venezolana, hay indicios de que el gobierno de Maduro podría estar buscando una colaboración más estrecha con el grupo. Las filtraciones de inteligencia venezolanas no confirmadas sugieren que las unidades militares tienen instrucciones de no atacar a los grupos guerrilleros colombianos en la frontera, sino más bien de brindarles apoyo logístico.

Aunque ha habido varios rumores sobre la relación entre el ELN y la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB), la conexión parece ser más una conveniencia criminal y una especulación que una alianza estable. Los grupos colaboran en operaciones de contrabando de combustible en Apure, y las unidades del ELN pagan un impuesto al GNB en Amazonas y Bolívar por su «protección» de las minas ilegales. Sin embargo, los grupos también se han enfrentado por la división de las rentas criminales. Hacia fines de 2018, la captura del presunto comandante del Frente Oriental del ELN, Luis Felipe Ortega Bernal, alias «Garganta», provocó una confrontación entre el ejército y la guerrilla que dejó cuatro miembros de la GNB muertos.

En todo el estado de Bolívar, el ELN se ha enfrentado violentamente con las mafias mineras locales conocidas como «sindicatos», para tomar el control de las minas ilegales. Mientras tanto, buscan alianzas con grupos criminales brasileños para administrar las rutas de oro y tráfico de drogas hacia Brasil.

La salida de las FARC de la escena criminal y la aparición de ex combatientes rebeldes disidentes pueden proporcionar un aliado valioso para el ELN en Venezuela. Según los informes, una reunión entre altos comandantes del ELN y disidentes de las FARC tuvo lugar en octubre de 2018, en el estado Apure de Venezuela. Los dos grupos presuntamente acordaron un pacto de no agresión y la distribución de rutas de narcotráfico. Hoy, las relaciones entre los dos grupos guerrilleros en el terreno siguen siendo cordiales, y hay indicios de que incluso podrían estar colaborando más estrechamente en ciertas regiones, como las minas de Yapacana, Amazonas .

El conflicto actual más grave del ELN es con el grupo guerrillero colombiano, el Ejército Popular de Liberación (EPL), para el control de la producción y el tráfico de cocaína en Catatumbo, en la frontera entre Colombia y Venezuela. Aunque el conflicto tiene sus raíces en Colombia, se ha expandido a municipios en el sur de Zulia, Venezuela. El ELN también se enfrentó con los Rastrojos en Colón, en el sur de Zulia, debido a la entrada de este grupo paramilitar en la región.

Perspectivas
La reciente expansión del ELN en Venezuela ha sido impulsada por la dinámica criminal cambiante después de la desmovilización de las FARC, la intensificación de las ofensivas militares contra las unidades del ELN en Colombia y la tolerancia, si no el apoyo activo del gobierno de Maduro. Todos estos factores parecen listos para continuar.

Aunque el régimen de Maduro no reconoce oficialmente al ELN como un aliado, su administración ha acogido con beneplácito la presencia del grupo en Venezuela y considera que la guerrilla es un activo estratégico. Además de proporcionar un escudo en la frontera colombiana, las rentas criminales generadas por el grupo están engrasando cada vez más las ruedas de las administraciones locales corruptas y las fuerzas de seguridad corruptas. Este es particularmente el caso en el arco minero, desde donde el oro extraído por el ELN está alimentando casi definitivamente las arcas del Estado . Es probable que la creciente dependencia de Maduro del oro para mantener a flote su régimen solo fortalezca esta relación en el futuro.

Los comandantes del ELN han declarado públicamente su voluntad de defender a la administración de Maduro contra cualquier agresión externa, alegando solidaridad con los ideales de la «Revolución Bolivariana». En realidad, la situación es más compleja: las unidades del ELN tienen una considerable autonomía y están motivadas por su propia intereses criminales e ideológicos. Pero dada la medida en que el imperio criminal del ELN se ha beneficiado de la administración conforme de Maduro, el contexto actual produce una poderosa confluencia entre los intereses económicos del grupo y su posición retórica. Por lo tanto, probablemente resistiría a cualquier gobierno de transición que llegó al poder.

El regreso a las armas de varios ex comandantes de las FARC en 2019 y la reconsolidación de las antiguas unidades de la mafia de las FARC en la frontera entre Colombia y Venezuela aumenta aún más las apuestas. Aunque una ex-FARC fortalecida está debilitando la hegemonía del ELN en algunas de sus fortalezas, hasta ahora no hay signos de nuevas tensiones entre los dos. De hecho, los grupos parecen estar buscando una colaboración más estrecha, elevando el espectro de que podrían presentar un frente unido ante cualquier amenaza al status quo en Venezuela.

Lea el texto original en ingles en la web de Inshight Crime

ELN in Venezuela