Gustavo Hernández: Cuidado con la desinformación

303

A medida que el aumento de los ataques xenófobos contra los venezolanos en Perú se ha convertido en un problema real, apareció un video en las redes sociales , que muestra el presunto linchamiento de un venezolano en Lima. El video resultó ser falso, pero esto sirve como evidencia de un problema mayor.

«El video quiere crear un efecto emocional con malas intenciones», comenta Leon Hernández, periodista, profesor universitario y actual coordinador del Observatorio Venezolano de Noticias Falsas (OVFN), un proyecto iniciado por la ONG Medianalisis a fines de julio. «Algunas personas reproducen noticias antiguas y videos no relacionados, pero esto ya no se trata de mala fe, es parte de una estrategia más amplia para crear confusión».

No está exagerando : un informe reciente del Instituto de Internet de Oxford genera alarmas sobre el alcance y la sofisticación de las campañas de desinformación en todo el mundo, y Venezuela no es solo un campo de batalla, es un jugador activo importante , una de las doce naciones mencionadas para tener » alta capacidad de las tropas cibernéticas «, descrita en el informe como:

«… gran cantidad de personal y grandes gastos presupuestarios en operaciones psicológicas o guerra de información … Estos equipos no solo operan durante las elecciones, sino que también involucran personal a tiempo completo dedicado a dar forma al espacio de información …»

Mucho tiempo después de los días de #TROPA , el Estado se hizo cargo de la operación . El mismo informe también dice que Venezuela es uno de los siete países (como Rusia, China o Irán) que Facebook y Twitter han confirmado que están involucrados en operaciones de influencia extranjera.

«La única forma de entender lo que está sucediendo con la desinformación en Venezuela es leer los registros anteriores y sus lecciones», dice Adrián González, ingeniero venezolano y director de Cazadores de Fake News («Cazadores de noticias falsas») otra iniciativa que busca ayudar a los usuarios a reconocer información falsa sobre Venezuela . En su opinión, el informe de la OII confirma las «redes de desinformación» establecidas por Nicolás Maduro.

Cazadores de Fake News (CFZ) comenzó como un foro en Telegram, en junio de este año, después de ofrecer boletines a través de WhatsApp. Desde agosto, CFZ lanzó con el apoyo de la organización de verificación de hechos VerifiKado y las ONG Fundaredes y ElMedioEresTu.

El hecho de que tanto CFZ como OVFN comenzaron su trabajo al mismo tiempo no es una gran sorpresa: los venezolanos se han visto obligados a depender de los sitios de noticias digitales y las redes sociales para averiguar qué está sucediendo, ya que los medios tradicionales se autocensuran o haber cerrado como consecuencia de la hegemonía.

Pero incluso si ambos comparten la misma misión, son diferentes en sus métodos. El OVFN utiliza seis «detectores» en seis ciudades venezolanas, que encuentran artículos de noticias y otro contenido (mensajes de voz, videos) que pueden ser engañosos o falsos. Se realiza un análisis adecuado y los resultados se presentan en boletines entregados en su sitio y por correo electrónico.

CFZ es más abierto: cualquier miembro de su grupo abierto de Telegram puede hacer una consulta y varios otros verificar y discutir. Se buscan fuentes e imágenes y, en algunas ocasiones, se requieren investigaciones más profundas. Al igual que OVFN, comparten sus hallazgos en su sitio web y boletines.

Otra diferencia importante entre ambos surge del dilema de elegir la velocidad sobre la calidad, o al revés. Para Hernández, incluso si la cantidad de «noticias falsas» ha crecido exponencialmente en Venezuela (40 solo en agosto, según su conteo) y «la revisión lleva tiempo», prefieren «apostar por la calidad».

Para González, el tema de la velocidad tiene más prioridad: “Después de 72 horas, la mayoría de las noticias falsas disminuyen su difusión. En ese período, hacen el mayor daño. Los usuarios lo leen, lo comparten y lo asumen como verdadero. Incluso si un artículo lo refuta una semana después, no es lo ideal «.

González cree que no hay ningún problema con otros sitios similares de verificación de hechos, aunque advierte: “La discusión debe llegar a las personas, ser más accesible, más amigable. Más que refutar las noticias falsas, es importante dar herramientas a aquellos interesados ​​en verificar lo que leen «.

Hernández está de acuerdo y considera que “surgirán nuevas perspectivas para que las personas no valoren el contenido falso y promuevan la credibilidad en sus comunicaciones. Las redes sociales son las únicas ventanas de libertad que nos quedan, y es vulnerable. Sin ella, estamos en la oscuridad.

Gustavo Hernández / Caracas Chronicles