Próximos cambios al examen de ciudadanía podrían hacerlo más difícil sin conocimiento suficiente del inglés

274

El examen para obtener la ciudadanía de Estados Unidos está en proceso de actualización y ya genera preocupación por los inmigrantes con niveles más bajos de dominio del inglés.

USCIS anunció en diciembre que estará comprobando los cambios en la prueba de naturalización tanto en la prueba de habla actualizada como en el examen de educación cívica, con la esperanza de implementarlos en 2024.

Los cambios propuestos por el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) incluyen la adición de una sección de habla para evaluar las habilidades en inglés, según The Associated Press.

Mientras que algunos argumentan que estas modificaciones harán que la prueba sea más desafiante y estresante para los inmigrantes, otros creen que es esencial para garantizar el dominio del idioma para obtener la ciudadanía.

La prueba de naturalización es uno de los pasos finales hacia la ciudadanía, un proceso de meses que requiere la residencia permanente legal durante años antes de presentar la solicitud para obtener la ciudadanía.

La administración del expresidente republicano Donald Trump cambió la prueba en 2020, haciéndola más larga y más difícil de aprobar. Durante los primeros 100 días de la presidencia de Joe Biden, este firmó una orden ejecutiva destinada a eliminar las barreras a la ciudadanía. Con ese espíritu, la prueba de naturalización se cambió a su versión anterior, que se actualizó por última vez en 2008.

Quince años después, USCIS está preparando una nueva actualización de esta prueba que cambiaría la forma en que se responde a preguntas orales en inglés y que puede entrar en vigor durante este año.

La prueba actual evalúa la capacidad de hablar haciendo preguntas personales que los solicitantes ya han respondido en su aplicación escrita.

Los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. proponen que la nueva prueba agregue una sección oral para evaluar las habilidades para comunicarse en inglés. La nueva prueba mostraría a los solicitantes fotos de escenarios cotidianos y les pedirán que los describan verbalmente.

Los críticos argumentan que esta nueva sección de habla, basada en indicaciones visuales en lugar de preguntas personales, puede afectar de manera desproporcionada a las personas que aprendieron inglés en la edad adulta y tienen dificultades con la pronunciación, así como causar más tensión aún en las personas con mejor dominio del inglés.

USCIS justifica los cambios propuestos porque reflejan las mejores prácticas en el diseño de pruebas y estandarizan la prueba de ciudadanía y planea realizar una prueba a nivel nacional en 2023 para recopilar comentarios del público e involucrar a expertos externos en la revisión de los resultados, antes de implementar los cambios.

María Ortiz