Ender Arenas: Aproximación a una mentada… de madre

191

La mentada de madre es, para quien recibe el insulto, una de las peores ofensas que se le puede endilgar a alguien. Especialmente cuando se subraya el tono con la que se esgrime o, quizás, por su connotación sexual, pues, no es cualquier vulva y vagina a la que se refiere el que esgrime el insulto, sino, que precisamente se refiere, a los genitales de la progenitora del insultado. Y como ya todos sabemos, el insulto o el agravio a la madre es una cosa tremenda y en nuestro caso tabú, tal vez, también, por aquello de que “madre solo hay una”

Solemos usar el “coño de tu madre” en situaciones muy disimiles, incluso, hasta como saludo cariñoso: “Como estáis coño e´ tu madre”, tal como me saludaba, cuando muchacho, José Ramón, uno de mis amigos de la infancia y les confieso, que yo le contestaba igual, mientras nos íbamos a jugar pelota en los terrenos del viejo aeropuerto de la ciudad.  

Pero, aunque, son muchas las ocasiones en la que esgrimimos la mentada de madre, esta, asume toda su fuerza cuando la usamos como insulto (su fuerza insultante radica en la prolongación de la Ñ).

Lo hacemos en dos ocasiones, principalmente: cuando estamos molestos con alguna persona, cuando explotamos de la rabia y entonces la insultamos con la herramienta más dura que tenemos en la boca: la mentada de madre. Lo hacemos como una ofensa que pretende provocar e irritar a quien es objeto de nuestra molestia.

En segundo, lugar la usamos contra personas que consideramos crueles, malvadas, perversas. Por ejemplo, se lo leí en Tuiter a un venezolano que se refería a un sacerdote expulsado de la iglesia católica acusado de abuso sexual contra niños. Iracundo escribe que: “ese cura es un coño e´ su madre”

En el caso del grito que escuchamos durante los festejos de la “Batalla del Lago” en “La Vereda del Lago” contra Nicolás Maduro, expresado a todo pulmón por una señora: “!Madurooo! ¡Coññññññoooo e´ tu madre!” lo dijo en ambos sentidos: Maduro es considerado una persona que le produce rabia a la mayoría de los venezolanos que sufren a diario su incapacidad para gobernar y su ambición de quedarse en el poder contra la voluntad de las mayorías y además es considerado malvado, cruel y perverso que ha violado sistemáticamente los derechos humanos de los venezolanos (les recomiendo el trabajo documental, de Víctor Amaya, en Tal Cual: “la Republica que tortura”)

Una vez escuchado el grito furioso de la señora, Maduro, irritado, sintió la rabia con la que se gritó, camino brevemente por la Vereda, dio la media vuelta, dejo tirada a su mujer, bajo el inclemente sol maracucho, se metió en su camioneta y huyó del lugar como alma que lleva al diablo.  

Mas tarde, ya en palacio, tranquilo y lejos de la gente que gritaba improperios a su paso, dijo que estaba satisfecho, con las expresiones de cariño y solidaridad, creo que llegó a decir amor, del pueblo zuliano para con la revolución.

Vaya manera de asumir un grito que solo expresaba falta de respeto, aversión, negación y humillación.

En todo caso, el “Maduro coño e´ tu madre” en medio de la pesadilla que vive la gente ha sido una excelente oportunidad de por lo menos un desahogo.

@enderarenas