Muere bajo arresto de Maduro el hacker de Tareck El Aissami

401

El temido hacker Juan Almeida, popularmente conocido como N33, murió en su casa en el sector Palo Negro, a donde fue llevado a cumplir arresto domiciliario por complicaciones de salud.

Almeida había sido detenido por supuestamente formar parte de la red de corrupción liderada por el ex ministro del Petróleo, Tareck El Aissami.

El día que su grupo fue presentado ante los tribunales, no pudo ser llevado a la audiencia por registrar “aneurisma” y sus cargos le fueron leídos en medio de una atención médica de urgencia.

La información que circuló en redes es que Almeida presentaba un cuadro de cirrosis hepática, una especie de daño crónico al hígado como consecuencia del abuso del alcohol o el padecimiento de hepatitis.

Juan Manuel Almeida Morgado y sus dos hermanos, Jorge Luis Almeida Morgado y Carlos Jesús Almeida Morgado, eran señalados de diseñar el lavado de dinero producto de la venta de petróleo de la estatal Pdvsa, a través de criptomonedas.

Otros siete funcionarios y empresarios ligados al chavismo fueron presentados ese jueves 13 de abril ante tribunales y sumaban 58 detenidos por la trama, en medio de decenas de allanamientos y un número de bienes recuperados que aún no ha sido cuantificado.

Todos, menos el hoy occiso, fueron presentados esposados y con uniformes naranjas, en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en el Helicoide.

Es el segundo fallecido del grupo de detenidos por corrupción.


En horas de la tarde del jueves 20 abril, el fiscal general del régimen, Tarek William Saab, informó que el presidente de Cartones de Venezuela, Leoner Azuaje, fue encontrado muerto en su celda, en un aparente suicidio.

El presidente de Cartones de Venezuela fue presentado la noche del 18 de abril junto a otros dos funcionarios vestidos de braga naranja y esposados; ellos son el exvicepresidente de Pdvsa, Ysmel Serrano, y Salem Hassoun Atrach.

Saab anunció que había designado a los fiscales 50 y 67 a nivel nacional para investigar los hechos que llevaron a la muerte del funcionario chavista, ocurrida en su sitio de reclusión en El Helicoide.

La familia denunciaba que estaban siendo asediados y amenazados, por lo que su pareja sentimental decidió pedir protección a la embajada de Perú. Lo único cierto es que la muerte en torno al detenido por corrupción Leoner Azuaje Urrea, en unos de los calabozos del Helicoide, dejó más dudas que respuestas.

La información oficial apunta a “asfixia mecánica” por ahorcamiento. Pero otros detalles hacen que se esté frente a una situación escabrosa, como el hecho de que su esposa haya pedido días antes protección en la Embajada de Perú en Caracas por la cantidad de amenazas que recibía, lo que le hizo temer por su vida y la de sus hijas.

“Cadáver del presidente de Cartoven, Leoner Azuaje, tenía lesiones en los pies, abdomen, costados y antebrazos. Fiscal Saab calificó el caso de suicidio, antes de realizada la autopsia”, apuntaba el periodista experto en sucesos Javier Ignacio Mayorca en su portal Crímenes sin Castigo.

Agencias