Miguel Méndez Fabbiani: ¿Por qué cayó Tareck?

474

Las purgas en los regímenes comunistas son procesos “depurativos” sorpresivos y periódicos, cómo analizamos en nuestro artículo anterior.

Pero está razzia del conglomerado criminal que estrangula nuestra Venezuela, parece provenida de la necesidad imperiosa de infundir temor entre las propias filas partidistas, burocráticas y militares.

Si existe esta necesidad fundamental de sembrar el miedo, es porque esa unidad monolítica que tanto nos han vendido de los distintos bloques independientes de la corporación forajida: no es tal!

Ahora, todo indica que el móvil real de las detenciones no es únicamente la corrupción cómo algunos superficialmente consideran.

“Analistas” pirotécnicos y escasos persisten en el error de considerar esta purga como una simple rebatiña financiera y nada más.

Pero lo que llega a nuestras manos es mucho, mucho más grueso que eso.

Lo inverosímil, es qué un sistema narcocratico complejo y adaptativo como es él chavismo, ahora se pretenda simular una absurda “lucha frontal contra el terrible flagelo de la corrupción”.

Corrupción generalizada, que en primer lugar ha servido de sustrato ideal para atrincherar en él poder a una casta militar inmoral y degenerada.

Ni existe lucha alguna contra la corrupción chavista, ni Tareck ha sido defenestrado sólo por los 3000 millones desaparecidos.

Tareck, el hombre de ISIS, el ahijado de Saddam Hussein, el consentido del tirano Sirio Bashar Al Assad, el apoyo seguro de los grupos terroristas Hezbollah y Hamas en Venezuela; hasta hace nada, fue el segundo personaje del régimen narcoterrorista en importancia piramidal.

Posición privilegiada de hijo pródigo que le otorgaba un poder de maniobra interno y externo, que ahora recién alcanzamos comprender en su totalidad.

Tareck Zaidan El Aissami Maddah, fue jefe de la ONIDEX, fue Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Mérida, fue Vice Ministro de Prevención y Seguridad Ciudadana, fue Ministro de Relaciones Interiores, fue Gobernador del Estado Aragua, fue Vicepresidente Ejecutivo, fue Ministro de Industrias y Producción Nacional y fue Ministro del Petróleo.

Formalmente lo fue todo en esta narcocracia.

Todo menos Presidente, eso le faltaba.

Ahora, según el Wall Street Journal, El Aissami ha sido descrito como:

“Un alto jefe de las redes terroristas del Medio Oriente, un jefe revolucionario cubano honorario y un jefe chavista extremadamente ambicioso”.

Y está última palabra es clave: ambición!

Últimas revelaciones fidedignas apuntan a qué las sorpresivas capturas de la jefatura del clan el Aissami, tienen una raíz eminentemente “conspirativa”.

Tareck Él Aissami intentaba de manera subrepticia dar un giro copernicano total a su complicada situación judicial internacional.

Aunque esto nos parezca increíble, parece ser que Tareck se atrevió a abrir un canal secreto de comunicación directa con los servicios de inteligencia de los mismísimos Estados Unidos, a través de una poderosa compañía de lobby internacional.

Y por esa vía empezó a trasegar información clasificada de todos los miembros de la cúpula del narcorégimen y sus operaciones, directamente a los centros de poder norteamericano y europeo.

Tenía Tareck unos costosos profesionales del cabildeo en Washington desde hace años trabajando su complicada regeneración, un grupo de abogados de primer nivel operando a tiempo completo en varias estrategias para lograr sacarlo de la lista de la OFAC.

Esto lo venía adelantando con la intención de venderse como el candidato potable de un supuesto consenso, en el fraude electorero de 2024.

Y por su puesto, pedía a cambio que le retirarán las sanciones y órdenes de captura, por violación de sanciones, corrupción, terrorismo y narcotráfico.

Tareck, incluso se atrevió a contactar mediante emisarios a las Presidencias de Argentina y Chile, para ofrecerse generosamente como una “solvente salida pacífica y democrática” del conflicto interno Venezolano.

En resumen, Tareck abonaba el terreno foráneo para que la comunidad internacional aceptará una posible toma incruenta del poder a lo interno.

Quedado en evidencia toda esta estratagema para los organismos de inteligencia aliados del narcotirano, al inicio, a este le costó asimilar la magnitud de la maniobra, quedó atónito frente a las pruebas de la ambición desmedida de su pupilo fenicio.

En Cuba al descubrir el complot, ordenaron a su hombre en Caracas que Tareck debía ser defenestrado, él y toda su estructura criminal, política, petrolera, diplomática, militar, judicial, legislativa y financiera.

Había que sentar precedente firme e incluso sacrificar a los mas cercanos afectos como acción ejemplarizante.

Para ello, los organismos de inteligencia castrochavistas se tomaron 8 meses, según confesión verbal del propio Capo del Cartel de Miraflores en el canal del estado, para organizar minuciosamente la detección, los monitoreos, recolección de pruebas, los seguimientos y finalmente las detenciones.

La excusa habitual para encubrir la conjura fue la corrupción.

Hoy los venezolanos perplejos en medio de esta disputa intracartel nos preguntamos:

Cuál fue el destino de los 3000 millones dólares robados de PDVSA? Que según otras fuentes y como lo ha dicho el otro exministro de petróleo. Correcto, serían 25. 000, millones de dólares. 

Quién controla ahora las rutas de contrabando de combustible, las pistas clandestinas de narcotráfico, la explotación de las minas de oro, el lavado masivo en criptoactivos y los contactos terroristas que deja Tareck?

Hasta donde llega la delación de Él Aissami a USA?

Qué actores internacionales estában al corriente de este proyecto golpista?

Con qué altos jerarcas encubiertos contaba este agente para derrocar al tirano?

Qué “generales” y “almirantes” llevarían a cabo esta conspiración militar?

Cuando pensaban ejecutar este plan islámico?

Preguntas a las que muy pronto tendremos esclarecedoras respuestas, por que ahora sabemos mejor, qué el narcoregimen genocida no es, ni ha sido nunca invulnerable e indestructible, como la propaganda roja nos lo pinta!

Miguel Méndez Fabbiani / Director del Centro Internacional de Derechos Humanos Justicia y Libertad Capitulo Venezuela