Antonio «Toño» Soler: El mejor Clásico 

367

Con una escena que parece sacada de Hollywood, en la que la majestad actual del béisbol el japonés Shohei Ohtani poncho a Mike Trout el Rey saliente, terminó la mejor edición hasta los momentos del Clásico Mundial de Béisbol.


Un evento que desbordó en pasiones, con estadios abarrotados de público, los países participantes y amantes de la disciplina expectantes, durante su transcurso, se puede decir que la estafeta estará bien alta para la próxima edición a llevarse a cabo dentro de tres años en 2026.


Seis años después de la última competencia y a pesar de las críticas recibidas, los organizadores se pueden dar por satisfechos de que lo conseguido en esta quinta entrega, será suficiente para consolidar un evento que no terminaba con tal grado de aceptación desde la primera en 2006.


Japón obtuvo su tercer campeonato, primero después de dos ediciones en donde no llegaba a la final, aprovechando un formato que le permitió transitar las primeras etapas sin enfrentar a rivales fuertes, para después sacar la casta ante dos equipos mucho más complicados, como Mexico y USA, integrados en su totalidad por jugadores de grandes ligas. Mexico estuvo a punto de eliminarlos, pero mostraron su garra viniendo de atrás en uno de los mejores encuentros de la historia.


Cerrando venciendo a USA la cuna del deporte, sin sus mejores exponentes en pitcheo, resultado que podría replantear en un futuro la manera como el conjunto de las barras y Estrellas afronte próximas competencias.


La mejor organización, preparación y humildad de los japoneses les ha permitido ganar tres de los cinco torneos, primero porque nunca ha menospreciado rivales, nunca se ha mostrado como superior y siempre ha luchado al máximo, características que los definen como país.
Los subcampeones, volverán a replantearse el hecho de ser sus propios enemigos ante el hecho de que la totalidad de su más de 600 grandes ligas, no ven hasta ahora el Clásico, como una competición superior a las grandes ligas.


Ausencias de estelares lanzadores, y del MVP de la Liga Americana en 2022 Aarón Judge, podrían no repetirse en 2026, después de ser derrotados en casa.


Mexico tuvo su mejor mundial hasta el momento, quedando a tres outs de llegar a la final, con un equipo que pudo integrar perfectamente, a los peloteros nacidos en su territorio, como aquellos descendientes de mexicanos, más el plus del naturalizado Randy Arozarena.
Venezuela aunque se quedó en cuartos de final, firmó su mejor actuación en el Clásico, por encima del 2009 cuando llegó a semifinales. El equipo mostró una entrega que hizo soñar a todos los venezolanos a pesar de sus diferencias ideológicas, políticas y sociales. El grupo conformado por Omar López demostró cohesión en todos los juegos y hasta en el momento de la derrota, desde esta tribuna ni aplauso para ellos.


Lo lamentable han sido las críticas destructivas hacia los protagonistas de parte de esas personas retorcidas, que aunque son pocas, hacen mucho ruido y han pretendido con chistes de mal gusto y comentarios desmedidos ofender y destruí a los protagonistas. Algunos como Silvino Bracho quien sacrificó la posibilidad de hacer el equipo grande de Cincinnati para representar al país en el Clásico.


Puerto Rico a pesar de perder su cadena de eventos llegando a la final, volvió a tener una representación extraordinaria con un conjunto que luchó cada uno de los encuentros y pudo acusar el desgaste de haber estado en el grupo de la muerte, y por supuesto el infortunio de la lesión de su cerrador Edwin Díaz, después de dejar en el camino a Dominicana.


Los quisqueyanos no pudieron con Venezuela y Puerto Rico en la primera ronda y se fueron eliminados en la primera ronda, un resultado inesperado por ellos, pero que les demuestra que son humanos, algo que lamentablemente un pequeño grupo no quiere aceptar.


Es lamentable como en redes sociales y en medios de comunicación masivos, algunos colegas periodistas y público en general han expresado su inconformidad por el resultado, insultando a sus vencedores, cayendo en lo más bajo del ser.


Ganadores
Todos los demás equipos participantes pueden considerarse ganadores República Checa con su selección de aficionados, Israel, Gran Bretaña, Nicaragua países que participaron por primera vez. Junto a Colombia, y Panama, que mostraron su sostenido ascenso.


Perdedores
Países Bajos quienes después de ganar los dos primeros juegos no pudieron clasificar a la siguiente fase, e Italia ya que su liga ha perdido mucho peso después de la pandemia y ahora requiere más participación de oriundos que de locales.


Cerrando con Cuba, solo por el hecho de haber aceptado la participación de algunos grandes ligas, quienes desertaron en su momento como Luis Roberts, Yoan Moncada y Roenis Elías podríamos incluirlos en el grupo de ganadores, pero por su comportamiento en Miami, el pretender que sacaran a gente de la tribuna, nos hace incluirlos en el grupo de perdedores, ya que llegaron a semifinales por estar en el lado más débil y sin los peloteros que cumplen carrera como profesionales, no hubiesen podido, demostrando el deterioro de su serie nacional.


Será hasta la próxima Dios Mediante.

@tonosolerp