Alcalde de Mariupol dijo que el asedio ruso ha matado más de 10.000 civiles

486

El alcalde de la ciudad portuaria ucraniana de Mariupol dijo el lunes que más de 10.000 civiles han muerto en el asedio ruso a su ciudad, y que la cifra de muertos podría superar los 20.000, con cadáveres que fueron “alfombrados a través de la calles.”

Hablando por teléfono el lunes con The Associated Press, el alcalde Vadym Boychenko también dijo que las fuerzas rusas trajeron equipos móviles de cremación a Mariupol para deshacerse de los cuerpos, y acusó a las fuerzas rusas de negarse a permitir la entrada de convoyes humanitarios a la ciudad en un intento de ocultar la carnicería.

Las fuerzas rusas han llevado muchos cuerpos a un enorme centro comercial donde hay instalaciones de almacenamiento y refrigeradores, dijo Boychenko.

“Han llegado crematorios móviles en forma de camiones: lo abres, y hay una tubería adentro y estos cuerpos se queman”, dijo.

Los comentarios del alcalde surgieron cuando Rusia afirmó que destruyó varios sistemas de defensa aérea ucranianos en lo que parecía ser un impulso renovado para ganar superioridad aérea y eliminar armas que Kiev describió como cruciales antes de una nueva ofensiva amplia esperada en el este.


Monjas ucranianas abren las puertas de su monasterio a los desplazados
El alcalde de Mariupol dice que el asedio ha matado a más de 10.000 civiles
En un ataque, Moscú dijo que golpeó cuatro lanzadores S-300 cerca de la ciudad central de Dnipro que habían sido proporcionados por un país europeo que no nombró. Eslovaquia le dio a Ucrania tal sistema la semana pasada, pero negó que haya sido destruido. Rusia informó previamente de dos ataques en sistemas similares en otros lugares.

El hecho de no obtener el control total de los cielos de Ucrania ha obstaculizado la capacidad de Moscú para proporcionar cobertura aérea a las tropas en tierra, lo que limita sus avances y probablemente los exponga a mayores pérdidas.

Con su ofensiva frustrada en muchas partes del país, las fuerzas rusas se han basado cada vez más en bombardear ciudades, una estrategia que ha dejado muchas áreas urbanas arrasadas y ha matado a miles de personas.

Las autoridades ucranianas acusan a las fuerzas rusas de cometer atrocidades, incluida una masacre en la ciudad de Bucha , en las afueras de Kiev, ataques aéreos contra hospitales y un ataque con misiles que mató al menos a 57 personas la semana pasada en una estación de tren .


En Bucha, el lunes, se reanudó el trabajo de exhumación de cuerpos de una fosa común en un cementerio.

Galyna Feoktistova esperó durante horas bajo el frío y la lluvia con la esperanza de identificar a su hijo de 50 años, que fue asesinado a tiros hace más de un mes, pero finalmente se fue a casa en busca de calor. “Todavía está allí”, dijo su hijo sobreviviente, Andriy.

AP