Chevron presiona a Biden para que alivie las sanciones petroleras a Venezuela

278

La compañía estadounidense plantea al gobierno demócrata reemplazar la pérdida de cerca de los 700.000 barriles diarios que Estados Unidos importaba desde Rusia antes de que invadiera militarmente a Ucrania, y así bajarían los precios de la gasolina, que ha llegado a picos nunca antes alcanzados.

Altos funcionarios y lobistas de la petrolera Chevron presionan a Joe Biden, presidente de Estados Unidos, para que alivie las sanciones establecidas a Venezuela y así impulsar la producción en el país, publicó The Wall Street Journal.

La empresa se compromete a compensar la caída de las exportaciones rusas, pero algunos funcionarios de Biden se oponen a permitir que las empresas estadounidenses operen en Venezuela


Fuentes dijeron al diario estadounidense que el gobierno demócrata está escuchando atentamente a la compañía, que asegura que en cuestión de meses puede ayudar a duplicar la producción de 800.000 barriles diarios en Venezuela.

Chevron plantea reemplazar la pérdida de cerca de los 700.000 barriles diarios que Estados Unidos importaba desde Rusia antes de que invadiera militarmente a Ucrania, y así bajarían los precios de la gasolina, que ha llegado a picos nunca antes alcanzados.

Una de las preocupaciones de Biden y en un año electoral que luce complicado. Por eso se presume que envió una delegación de alto nivel a conversar con el gobierno de Nicolás Maduro, y en la que habrían participados directivos de la petrolera estadounidense. Pero esto todavía no ha quedado claro y voceros de la Casa Blanca han afirmado que el levantamiento de sanciones ocurrirá solo si el régimen venezolano dan pasos firmes en una negociación con la oposición para recuperar la democracia en Venezuela.

Boicot energético a Rusia
El especialista en economía y petróleo Antonio De La Cruz, director ejecutivo de Inter American Trends, afirmó en semanas pasadas a El Nacional que la reunión básicamente fue una decisión de la Casa Blanca y del Departamento de Estado para abordar una propuesta al régimen de Maduro: aumentar el número de barriles de petróleo en el mercado.


Afirmó que el objetivo principal es lograr boicotear la industria energética de Moscú.

«Para poder Estados Unidos sancionar la importación de petróleo desde Rusia, buscan subsanar esa producción y por ello van a Caracas a evaluar ese escenario, porque van acompañados de Javier La Rosa, presidente de Chevron en Venezuela, y otro alto ejecutivo de la compañía», aseguró.

De La Cruz dijo que la perspectiva de que Venezuela ponga barriles de crudo adicionales en el mercado es cero, pero, resaltó, lo que le interesa a Maduro es que el gobierno de Biden flexibilice las sanciones para poder exportar petróleo.

«Que los compradores de ese crudo venezolano vayan a Venezuela sin temor de ser sancionados, buscar legitimar todos los ingresos que tiene por exportación petrolera, que hoy en día son ilegítimos porque, al ser sancionados, nadie puede hacer negocios con Pdvsa. Por lo tanto, todo aquel que tenga negocios con Pdvsa, es algo ilícito», expresó.

«Chevron asistió porque quiere darle confianza a un plan de producción que ellos tienen previsto, si modifican la ley de hidrocarburos, donde pasarían a tener la mayoría en las empresas mixtas, de llegar a producir 850.000 barriles día; hasta ahora no han dicho el tiempo, pero estimo que podría ser en 4 o 5 años porque actualmente la producción de Chevron en Venezuela debe estar alrededor de unos 100.000 o 110.000 barriles día; unos 60.000 en Boscán y el resto en la Faja Petrolífera del Orinoco», afirmó.

El Nacional / WSJ