Acuerdo entre ucranianos y rusos permite cese al fuego para evacuación de civiles

287

Rusos y ucranianos se sentaron de nuevo a negociar en territorio bielorruso para tratar de buscar una salida a este conflicto, que ha puesto a Europa al borde del caos y provocado un aislamiento sin precedentes de Rusia, mientras continúan las hostilidades tanto sobre el terreno como en la guerra de declaraciones y acusaciones mutuas.

Si la primera ronda, el 28 de febrero, tuvo lugar en la región bielorrusa de Gómel, cerca de la frontera ucraniana, en esta ocasión el lugar elegido fue Belovezhskaya Pushcha, en la región bielorrusa de Brest, cerca de la frontera polaca.

Corredores humanitarios conjuntos

Los temas clave de la agenda se centraron en lograr una tregua y la creación de esos corredores humanitarios para la evacuación de civiles de pueblos y ciudades destruidos o bombardeados, según escribió Mykhailo Podolyak, asesor de la oficina del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, antes de la reunión.

Unas dos horas y media después, representantes de ambos grupos negociadores informaron de que en la reunión se acordó observar ceses al fuego temporales en los lugares donde se establezcan corredores humanitarios para la evacuación de civiles en Ucrania.

«Las partes han llegado a un entendimiento sobre la creación conjunta de corredores humanitarios con un alto el fuego temporal», señaló Podolyak en su canal de Telegram. «Es decir, no en todas partes, sino solo en aquellos lugares donde se ubicarán los propios corredores humanitarios será posible el cese al fuego durante la operación”, explicó.

Podolyak añadió, no obstante, que la delegación negociadora ucraniana «no obtuvo los resultados que esperaba y continuará el diálogo en una tercera ronda de conversaciones».

Por su parte, el jefe negociador ruso, Vladímir Medinski, señaló que las delegaciones lograron un entendimiento mutuo en algunos temas. Señaló que «el tema principal que se resolvió hoy es el de salvar a las personas, los civiles que se encuentran en la zona de los enfrentamientos militares».

Por ello, subrayó que los representantes del Ministerio de Defensa ruso y el ucraniano «acordaron el formato y procedimiento para mantener corredores humanitarios para la salida de la población civil».

Habría una tercera ronda

Por su parte, tanto el presidente del comité parlamentario de Exteriores de la Duma (Cámara baja rusa), Leonid Slutski, como el ucraniano Podolyak señalaron que próximamente habrá una tercera ronda de negociaciones.

«Probablemente se necesitarán una o varias rondas más. La tercera ronda tendrá lugar en un futuro muy cercano», dijo Slutski a los periodistas. Según Podolyak, será a principios de la próxima semana, también en Bielorrusia.

Tropas rusas se mueven en cuatro direcciones

Mientras se desarrollaban las negociaciones, en el terreno puramente bélico la ofensiva de las tropas rusas se lleva a cabo en cuatro direcciones: desde el norte del país, a través de las regiones de Chernóbil, Chernígov y Sumy hacia Kiev; desde el noreste hacia Járkov; desde el sur hacia Nikoláev, Zaporozhye y Mariúpol y la cuarta línea de ataque es desde las autoproclamadas repúblicas prorrusas de Donetsk y Lugansk, en el este del país.

En el este, Járkov fue bombardeado de nuevo la pasada noche. La Catedral de la Asunción, del siglo XVII, resultó dañada en ventanas y vidrieras.

Y las tropas rusas avanzaron también al sur de Járkov hacia Izyum y Lozovaya. Por la noche, Izyum fue bombardeada y murieron seis civiles.

Las fuerzas prorrusas de Donetsk están luchando en los suburbios de Mariúpol. En esta ciudad de casi medio millón de habitantes a orillas del mar de Azov, «la situación es complicada», dijo este jueves el alcalde, Vadym Boychenko, ya que los habitantes continúan sin electricidad, agua y calefacción debido a los constantes bombardeos de las fuerzas rusas.

DW/EFE/REUTERS