Rusia toma Kiev y pide la rendición militar de Ucrania para negociar

858

En el segundo día de la invasión rusa de Ucrania, las tropas movilizadas por Vladimir Putin han penetrado en las calles de Kiev, donde mantienen combates cuerpo a cuerpo con los ucranianos. De madrugada se registraron bombardeos en la capital ucraniana y el Ministerio de Interior ucraniano a distribuido armas entre los diputados del Parlamento. Tras adentrarse en Kiev, Putin ha asegurado este viernes que está dispuesto a negociar con Ucrania.

Las tropas rusas entraron en la madrugada del viernes a Kiev, un día después del comienzo de la invasión ordenada por el presidente ruso, Vladímir Putin, cuyo Gobierno plantea volver a la vía diplomática si Ucrania deponen las armas.

La entrada militar se produjo por el distrito kievita de Obolón, informó hoy el Ministerio de Defensa ucraniano y la avanzadilla rusa está integrada por un grupo de exploración y sabotaje ruso.

En ese contexto, el Ministerio de Defensa ucraniano pidió a la ciudadanía informar sobre cualquier movimiento de equipamiento bélico del enemigo y preparar cócteles Mólotov para «neutralizar al ocupante», pero llamó a los civiles a la precaución y evitar salir de sus hogares sin necesidad.

Fuerzas ucranianas se enfrentaban en la localidad de Ivanki, a 80 kilómetros de Kiev, a tanques rusos que avanzan en dirección a la capital desde las regiones próximas a la antigua central nuclear de Chernóbil.

Rusia pide a Ucrania que depongan las armas para negociar

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó este viernes que Rusia está dispuesta a volver a la diplomacia si las fuerzas armadas de Ucrania entregan las armas.

«Estamos dispuestos a negociar. Siempre y cuando los militares ucranianos respondan al llamamiento de nuestro presidente (Vladímir Putin), cesen la resistencia y depongan las armas», dijo el jefe de la diplomacia rusa en rueda de prensa.

Además, Serguéi Lavrov, se negó a reconocer al Gobierno ucraniano como democrático al defender la operación militar iniciada la víspera por Moscú en Ucrania.

«No vemos la posibilidad de reconocer como democrático un Gobierno que oprime y utiliza métodos genocidas contra su propio pueblo», afirmó en rueda de prensa junto al viceministro de Exteriores de la autoproclamada república popular de Donetsk, Serguéi Peresada.

La ONU se está preparando para posibles flujos de entre uno y hasta cinco millones de refugiados ucranianos que podrían escapar de su país próximamente, dependiendo del rumbo que tome la guerra que ha estallado en Ucrania.