Hugo Delgado: «Maracaibo vestida de colores»: Fotografías de Gustavo Baüer

484

Recorrer los espacios urbanos de Maracaibo,  negados a morir por la aplastante  influencia del modernismo urbano, con sus moles de concreto y negras líneas viales facilitadoras de la movilidad  de su gente, es escudriñar en su historia para encontrar los colores de sus casas tradicionales renuentes a fenecer, ante la envestida de la voraz humanidad.

En los  países refugiados en su historia,  su gastronomía,  su vestimenta, en la forma arquitectónica y el colorido de sus viviendas y edificaciones, el atractivo turístico  y académico se hacen irresistibles, en un mundo afanado por explorar nuevas experiencias relajantes y conocer las raíces de los distintos pueblos del mundo.

Esa esencia humana  todavía ocupa los rincones de la Maracaibo tradicional, la  de casas coloridas, estrechas, con paredes de 3 metros de altura, techos refrescantes, de ventanas alargadas  y sobresalientes. Destacan en  Santa Lucía (El Empedrao), la Plaza Baralt, la Basílica de la Chiquinquirá, Valle Frío, Veritas o Belloso.

Para Baüer lo importante es el juego de la luz
«Me inquieta la luz en esa pintura que comienza a despegarse de la pared». Baüer
Ventanas de Maracaibo
Maracaibo
Vestida de colores
Estas fotografías tienen un tamaño de 110 cm de ancho por 75 cms de alto.
Baüer es un artista de los detalles que demuestra en cada shoot.

Es la expresión captada por  un  eterno enamorado de la fotografía trascendente, Gustavo Bauer Grimán, en la serie  “Maracaibo vestida de colores”, legada a los enamorados de la cultura  hispanoamericana. Disfrútenlas.     

Hugo Delgado/ @hdelgado10