Emiro Albornoz: Carta abierta a Juan Carlos Fernández

843

Mi estimado amigo, Juan Carlos Fernández. Te escribo estas breves líneas impulsado por mi deseo vehemente de ver llegar el cambio a la Alcaldía de Maracaibo, institución del poder público que en el peor momento cayó en manos indebidas, y tú fuiste el derrotado en esa oportunidad. Recuerdo que te conocí por las postrimerías de la década de los noventa del siglo pasado, en un debate político en el programa de Argenis Darienzo, en el Canal Niños Cantores, cuando Chávez aún no era presidente de la republica. Allí participó Mario Isea en representación de Causa R, tú, Juan Carlos Fernández, como representante del Movimiento Quinta República (MBR 200), de Hugo Chávez, y este servidor como periodista y articulista de opinión y representante de Acción Democrática.

Tu y Mario defendían ardorosamente al golpista Hugo Chávez y su proyecto de destrucción que era en realidad su propuesta de «democracia participativa y protagónica».

Con el transcurrir del tiempo, se operó en ti una conversión hacia los partidos democráticos y llegaste a formar parte de Un Nuevo Tiempo, buscando figuración y la obtuviste al ser candidato a Diputado y Alcalde, apoyado por la unidad Democrática y saliste derrotado en ambas ocasiones.

Te confieso, Juan Carlos, que yo siempre he dudado de los «ñangaras» o comunistoides porque son gente poco confiables y tienen muchas mañas políticas, pues son capaces de mimetizarse y hacerse pasar como demócratas a la hora de obtener sus fines. Son unos farsantes.

En verdad pensé que te habías curado del «sarampión». El ejemplo más fehaciente de cuánto expreso está en el propio Hugo Chávez quien en un programa de opinión internacional abjuró hasta de Fidel Castro cuando le preguntaron sobre el barbudo criminal cubano. No fue capaz de defenderlo porque trataba de engañar al pueblo venezolano presentándose como un demócrata. Otro es Francisco Arias Cárdenas tu antiguo jefe político, quién se metió, cual Caballo de Troya, en la Coordinadora Democrática y lo dejaron meter, y después ya sabemos que hizo como la cabra, tirando pal monte.

Un viejo comunista, a quien muy pocos recuerdan hoy, Max García, hermano de Pantaleón, decía que… «Comunista, muere comunista». Creo que tenía razón.

El asunto, Juan Carlos, es que dentro de la oposición has tenido siempre chance de ser candidato, pero has salido derrotado, hasta por un oscuro y anodino candidato a Alcalde como fue Willy Casanova.

Tu no puedes ser candidato a juro todo el tiempo porque hay situaciones y condiciones políticas que se imponen a la hora de realizar acuerdos que son propios de la política. En esta oportunidad de elecciones regionales pretendiste nuevamente ser candidato de la oposición y hasta pediste unas elecciones primarias que jamás hubieras podido ganar porque no tenías un partido fuerte como UNT, AD, PJ, etc, que te apoyara y, además, hubiera sido un gasto innecesario de recursos. Pero te empeñaste en tus nuevas y persistentes ambiciones políticas y buscaste acomodo con algunas organizaciones nuevas y por allí andas de candidato.

Juan Carlos, desde mi óptica, no te veo con chance alguno de ganar la contienda electoral del 21 de noviembre, pero si puedes cumplir un triste «papelón» de conquistar una cantidad de votos por parte de electores opositores que desean cambiar la realidad política del Zulia, como lo ha planteado Manuel Rosales, que se identifican contigo por tu condición de comunicador social que irrumpes en muchos hogares con tu programa vespertino y creen en tu propuesta y puedas causar daños a la candidatura realmente opositora de Rafael Ramírez y contribuyas con tu actitud terca a que un candidato que aspira a la reelección, que «mató» a Maracaibo con una muy mala gestión y muy pobre opinión pública sobre sí, con una clara minoría, triunfe nuevamente y tú seas el gran derrotado.

Rafael Ramírez es un excelente candidato. Llegó por consenso entre las principales fuerzas políticas de la verdadera oposición democrática. Posee suficientes condiciones profesionales y personales que lo hacen un candidato de excepción, un prestigioso Abogado y profesor universitario, con una carrera política como parlamentario y líder del partido Primero Justicia, un gran Gerente para esta ciudad que han destruido entre el actual Alcalde y aspirante a seguir en ese cargo Y Omar Prieto, gobernador del estado, representantes y candidatos de Nicolás Maduro.

A ti, Juan Carlos, se te dio el testigo en numerosas oportunidades y no lo pudiste llevar a la meta, y tienes que aceptar que se dieron otras condiciones para relevarte. Aún estás a tiempo de retirarte Juan Carlos Fernández y sumarte a la causa democrática que encabezan Manuel Rosales a la Gobernación, y Rafael Ramírez a la Alcaldía de Maracaibo, por el rescate del Zulia y de Maracaibo de manos de sus destructores, y eso te lo agradeceremos quienes en otros momentos te apoyamos en tus aspiraciones políticas.

No permitas que una clara y evidente minoría siga destruyendo a Maracaibo. Napoleón Bonaparte llegó a expresar» A veces hay que retroceder dos pasos para avanzar uno» . Es tiempo de retroceder Juan Carlos. Nobleza obliga.

Emiro Antonio Albornoz León