José Luis Pirela: Confrontación en Apure

439

Venezuela es el epicentro de un enorme conflicto geopolítico mundial, fuerzas ocupacionales integradas por: Rusia, Irán, Cuba y otros sectores anti occidente, tienen la mirada puesta en el control del continente lo cual equivale a la hegemonía planetaria.
El régimen de Maduro arma su impostura desde esa perspectiva con ropaje ideológico, han pasado de la alianza con la guerrilla de Colombia a formar parte del conflicto interno de las FARC, en la disputa del grupo de Ivan Márquez y Santrich Vs. Gentil Duarte, cuyas consecuencias no están suficientemente dimensionadas. Todos sabemos cuándo y donde comenzó, puede tener un final insospechado, dicho al estilo refranero; “la gracia se le puede convertir en una morisqueta”.


Durante muchos años desde la A.N hemos advertido y denunciado la gravedad de la situación, en el mes de julio del año pasado presentamos ante la Comisión de Fronteras, la denuncia sobre el hallazgo de un lote de armas de guerra pertenecientes a la FANB en manos del ELN y las FARC, fueron encontradas por el ejército de Colombia en el cementerio del Arauca.


La confrontación en Apure mancha de sangre nuestro suelo patrio, han muertos civiles inocentes acusados con falso positivos y jóvenes militares venezolanos en combate y emboscadas, han destruido edificaciones, viviendas, vehículos, rebaños tiroteados, es toda una masacre, todo un desastre y así miles de venezolanos huyen de las botas de la muerte.
La situación es Apure es tan grave que el régimen de Maduro esta desatado en su intención de esconderla sin lograrlo, resulta incalculable la magnitud en el desarrollo de esta acción apátrida y perversa. Condenamos de manera enérgica la detención de periodistas, activistas de FUNDAREDES y otras ONG, comprometidos con la defensa de los Derechos Humanos.


Maduro, Padrino y su pandilla de gorilas, tendrán que responder ante la justicia y la historia, por esta incalificable jornada de muerte, cuyo fondo es la culminación de un capítulo del plan hegemónico continental y el control del territorio para los negocios de la droga, el combustible y los minerales.


La comunidad internacional: la ONU, OEA y las organizaciones del mundo civilizado no deben esperar que se los cuenten por medio de documentos, deben con urgencia meter la lupa en Apure y trabajar para detener con acciones contundentes esta especie de incendio forestal que puede extenderse en toda la región.


Este conflicto no es un problema exclusivo de los venezolanos y los hermanos colombianos, aquí las barbas están ardiendo y serán chamuscadas las que no estén en remojo.


El clima en los cuarteles de las FANB es de creciente descontento, Padrino y sus gorilas recibirán lo suyo más temprano que tarde.


Venezuela hoy arde en llamas acercándose a su hora estelar.

@joseluispirelar.