Acnur busca establecer vías seguras para los venezolanos que huyen de la dictadura

61

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) expresó su preocupación por la muerte de al menos dos venezolanos luego de naufragar la embarcación frente a las costas venezolanas el pasado jueves.

“Las aguas del mar Caribe continúan cobrándose la vida de personas venezolanas”, dijo Eduardo Stein, Representante Especial Conjunto del ACNUR y la OIM para los Refugiados y Migrantes de Venezuela. “A medida que las condiciones en el país siguen deteriorándose, agravadas por la pandemia COVID-19, las personas venezolanas continúan emprendiendo viajes que ponen en peligro sus vidas”, dijo.


Stein aseguró que es necesaria una acción internacional inmediata y concertada para encontrar soluciones pragmáticas que pongan al frente de la respuesta el salvar vidas y la protección de los derechos humanos.

“El establecimiento de vías regulares y seguras, a través de visas humanitarias y la reunificación familiar, así como la puesta en marcha de sistemas de acceso sensibles a la protección y mecanismos de recepción adecuados, pueden evitar la utilización de rutas irregulares, el tráfico y la trata”, expresó.

La ACNUR y la OIM reiteraron su disposición de brindar apoyo y experiencia técnica para explorar soluciones prácticas que brinden vías regulares y sostenibles, teniendo en cuenta las medidas de la COVID-19.

“El ACNUR y la OIM, como colíderes de la Plataforma de Coordinación Interagencial para Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), trabajan con al menos otros 24 socios y gobiernos de todo el Caribe para atender las necesidades de refugiados y migrantes en la subregión”, sentenció.

El pasado jueves, al menos 24 personas, entre ellos menores de edad, naufragaron en un barco que se dirigía a Trinidad y Tobago desde el estado Delta Amacuro. Se conoció que siete personas fueron rescatadas por embarcaciones comerciales venezolanas y se han recuperado tres cuerpos en el mar.