Crónica Uno: El hampa obliga a comerciantes del Zulia a cerrar sus negocios y huir

54

Al menos 800 empresas cerraron durante el 2020 por el acecho de las megabandas dedicadas a la extorsión. Hasta el 9 de diciembre del año pasado hubo, aproximadamente, 40 ataques con granadas a comercios, clínicas o empresas víctimas de este delito, según Fedecámaras.

En 2020 delincuentes llamaron a Javier* en tres ocasiones para extorsionarlo. Sintió que su vida estaba en peligro tras la última amenaza de muerte y decidió cerrar su negocio, que con esfuerzo levantó hace más de 30 años en el estado Zulia.

“Decidí cerrar mi local y esperar que comiencen a salir los vuelos para irme definitivamente del país, aprovechando que aún tengo un poco de recursos y pueda montar algo afuera”, contó el comerciante de la zona sur de Maracaibo, municipio San Francisco.A Javier le dolió dejar sin un quince y último a sus empleados, pero la vida de él, o de alguno de ellos, estaba en juego. Según datos de Fedecámaras del estado Zulia, al menos 800 empresas -de 40.000- bajaron su santamaría en 2020, por las extorsiones de las megabandas o supuestos funcionarios. Algunos comerciantes suelen retomar sus operaciones tiempo después, pero otros no se atreven.

El Centro Médico Paraiso de Maracaibo fue atacado con granadas.

En el Zulia, al menos seis de cada 10 comerciantes reciben una llamada de extorsión y solo una resulta real, el resto de las comunicaciones son de pequeñas bandas que intentan que algún empresario caiga y les pague a ellos.

Los delincuentes tienen varias maneras de actuar pero destacan dos: primero hacen el atentado y posteriormente se comunican con el comerciante para amenazarlo. La segunda es hacer una llamada para la extorsión y, de no cumplir con el pago, actúan de forma violenta. Las llamadas suelen ser por WhatsApp o de números internacionales de Panamá o Colombia.

De acuerdo con Luis Izquiel, abogado penal y criminólogo, tres megabandas tienen el control de las extorsiones en el estado: los Meleán, Yeico Masacre y los Leal. También las bandas satélites de estos delincuentes, como la del Adriancito y el Cagón, que opera entre Trujillo y Zulia, se dedican a este y otros delitos.

Una investigación de Insigth Crime explica que la megabanda de los Meleán es una de las que más control del crimen organizado tiene desde hace más 40 años. Detrás de esta organización delictiva, prácticamente familiar, estaba Antonio Jesús Meleán, conocido como Antonito o el Viejo, quien era un productor agropecuario intocable por ser cercano a importantes políticos.

Tras el homicidio del líder de los Meleán (2008), a manos de su lugarteniente, José Luis Leal Rangel, surgió la megabanda de los Leal. Ambas son bandas enemigas en la actualidad y se disputan el control de zonas estratégicas de varios municipios en las inmediaciones del lago de Maracaibo.

La tercera megabanda con más control es la de Erick Alberto Parra Mendoza, conocido como Yeico Masacre, quien es aliado de los Leal y domina los municipios Santa Rita y Cabimas, según la investigación de Insigth Crime.

Ganaderos de Machiques
Las fincas han sido abandonadas ante las amenazas. Foto José Nuñez

Leal Rangel y Parra Mendoza figuran entre los delincuentes más buscados del estado Zulia, publicados en el portal del Ministerio de Interior Justicia y Paz, al igual que diversos integrantes de estas megabandas. También miembros de la banda del Cagón. La información oficial los vincula, entre otros delitos, a extorsión.

*Los nombres fueron modificados para proteger a las víctimas

Yohana Marra  @yohanamarra/ Seguir leyendo en  Crónica Uno