Trump acusó a Twitter de una conspiración para «silenciarlo»

63
A picture taken on September 4, 2019 shows logos of US social networking websites Instagram, Twitter and Facebook, displayed on smart-phone screen, in Lille, northern France. (Photo by Denis Charlet / AFP) (Photo credit should read DENIS CHARLET/AFP via Getty Images)

El presidente Donald Trump, acusó a Twitter de conspirar con sus rivales políticos para «silenciarlo», luego de que la red social suspendió permanentemente su cuenta.

El mandatario publicó un mensaje denunciando a la red social en la cuenta oficial del presidente de Estados Unidos @POTUS, pero Twitter inmediatamente eliminó el mensaje de denuncia de Trump.


«Twitter ha ido cada vez más lejos en restringir la libertad de expresión, y esta noche los empleados de Twitter se han coordinado como los Demócratas y la Izquierda Radical para suspender mi cuenta de su plataforma, para silenciarme a mí, y a USTEDES, los 75.000.000 grandes patriotas que votaron por mí», dijo en una serie de tuits desde la cuenta oficial @POTUS. La publicación fue rápidamente borrada por Twitter.

Twitter retiró la noche del viernes una serie de mensajes de Trump publicados luego de que su cuenta personal con 88 millones de seguidores fuera censurada en forma permanente por la plataforma.

La red social justificó la nueva censura al presidente Trump, aunque aseguró que las cuentas oficiales solo serán limitadas y no clausuradas.

«Utilizar otra cuenta para evitar la suspensión va contra nuestras reglas», explicó a un portavoz de Twitter. «Hemos tomado medidas contra los recientes tuits en la cuenta @POTUS». Agregó que esas cuentas oficiales no serán suspendidas, pero sí serán limitadas en su uso.

Twitter decidió emitir una prohibición permanente de acceso a la plataforma a Trump, y utiliza como «argumento» los disturbios en el Capitolio de Estados Unidos.

Sin embargo en las redes sociales y otros foros de opinión se plantea la disyuntiva de si estas decisiones no violan la libertad de expresión de un individuo, sea el presidente o no. En un artículo titulado «¿Está la libertad de expresión digital en riesgo?» publicado en la plataforma DELFINO, la Consultora en Comunicación, Sofía Murillo Quesada subraya al hacer mención a las medidas adoptadas por Facebook, Youtube y Twitter contra Trump: «El verdadero problema está en el precedente que se está creando y lo que eso implica a nivel de los derechos que se están cediendo a las empresas y corporaciones privadas para controlar la información pública».

Muchos se preguntan por qué mandatarios de regímenes totalitarios como el de Maduro en Venezuela, sobre quien pesa una recompensa por su captura emitida por la Justicia estadounidense, y el de Castro-Díaz Canel en Cuba, reconocido por sus crímenes y violaciones de derechos, utilizan estas plataformas y envían a través de ella mensajes de odio, represión, violencia y censura, sin embargo no son castigados, ni sus cuentas suspendidas.

La periodista Carla Angola cuestionó en el propio Twitter: “Cuál es exactamente el criterio de Twitter para cerrar una cuenta pero otras no? Maduro tiene desde el 2014 cometiendo crímenes de lesa humanidad, torturando, ordenando desapariciones forzosas, ejecuciones extrajudiciales e incitando a la violencia. La decisión depende de qué?”

Lo ejecutivos de Twitter aseguran que el lenguaje de esos mensajes del Presidente «infringen» su política y que por eso decidían suspender de de forma permanente al usuario @realDonaldTrump.

Twitter argumenta que evaluaron los dos Tweets mencionados anteriormente y consideraron -para prevenir lo que califican como «glorificación de la violencia que podría inspirar a otros a replicar actos violentos»- determinar la probabilidad de que esos mensajes podrían inspirar a las personas a replicar los actos delictivos que tuvieron lugar en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021.

Tanto Twitter como Facebook, durante el período de campañas electorales transcurrido en 2020 establecieron políticas que censuraban y suspendían temporalmente cuentas individuales cuyos mensajes eran considerados violentos o de odio. Sin embargo, la suspensión definitiva que ahora emite Twitter para la cuenta personal del Presidente Trump limita su posibilidad como individuo de hacer públicas sus opiniones, acerca de cualquier tema, sin discriminar asuntos de cualquier naturaleza.