De manera abrumadora Chile aprobó una constituyente para cambiar la Carta Magna

138

Con una contundente votación en favor de enterrar la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet, los chilenos buscan encaminar su democracia redactando una nueva carta magna

De manera abrumadora, un 78,28% de los más de 7,5 millones de votos registrados fueron en favor de la opción «Apruebo» el cambio de una Carta Magna.

La actual Constitución, ideada en plena dictadura, sería el punto culminante según los expertos consultados por la agencia AFP, que apuntala el malestar por las desigualdades económicas y sociales en el país de 18 millones de habitantes.

La opción alternativa, el «Rechazo», acumuló el 21,72% de las papeletas, en una jornada en la que participó el 50,86% de los más de 14,7 millones de chilenos habilitados para votar en el plebiscito. En Chile la abstención suele rondar la mitad de los llamados a las urnas (las últimas elecciones presidencial registraron un 49,02% de participación en la segunda vuelta).

Si bien Chile ha vivido treinta años en democracia, las reglas por las que se rige fueron establecidas todavía durante la dictadura, y la nueva realidad abierta tras el aplastante triunfo cosechado por la ciudadanía en el plebiscito termina de sepultar un régimen del terror que dejó más de 3.200 muertos y la violación sistemática de los derechos humanos.

Además de la victoria del «Apruebo», que muchos comparan en importancia histórica con la victoria del «No» en aquel otro plebiscito que derrocó a Pinochet, los chilenos también optaron mayoritariamente por una «Convención Constitucional» como el órgano que redactará la nueva Carta Magna.

Con esta decisión, será un grupo de ciudadanos electos (hombres y mujeres en igual número) quienes tengan la fundamental labor de escribir las reglas a las que se ajustará una sociedad que desde el pasado 18 de octubre de 2019, cuando comenzaron las protestas sociales en Chile, con un saldo de al menos 30 muertos y miles de detenidos y heridos, reclama terminar con la desigualdad y mejorar la salud, la educación y las pensiones.

AFP/DW