Jesús Seguías #código2: El gran viraje de la Casa Blanca

207

• Los códigos ocultos del mensaje de Washington a Maduro… y a los opositores también. 
Micro Análisis / Jesús Seguías
1. Lo primero que ya está definido: La Casa Blanca no ha dado (ni piensa dar) ningún viraje respecto al apoyo a Juan Guaidó, quien es reconocido por ellos como “presidente interino” de Venezuela. Confían plenamente en él. 
2. Lo segundo que está claro es que “la forma en que esto (la crisis venezolana) va a terminar es a través de una negociación”. Lo dijo Elliot Abrams, representante especial de los Estados Unidos para Venezuela. 
3. Y días después que Abrams diera como definitivo que la negociación es la ruta correcta, el almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur de EE.UU, se apresuró a aclararle a muchos venezolanos que sueñan con los marines que “esta operación (la flota naval en El Caribe) no va dirigida directamente contra Maduro, su objetivo es debilitar las organizaciones criminales trasnacionales,… no está diseñada para militarizar el Caribe ni está diseñada para ser una fuerza de invasión de Venezuela”.
4. Las líneas gruesas de la nueva estrategia de la Casa Blanca, reflejada en el documento “Marco para la Transición Democrática de Venezuela”, indican 3 hechos relevantes…• … que el CHAVISMO como un todo es reconocido como una fuerza política con la que hay que contar para la paz y transición democrática, y en condiciones exactamente iguales a la oposición (aun cuando las encuestas digan que ya son minoría); • … que las FUERZAS ARMADAS, con Vladimir Padrino y todos los militares activos de hoy a la cabeza, deben formar parte de la transición, mínimo durante un año (aun cuando muchos de ellos hayan sido denunciados por crímenes de lesa humanidad, corrupción y narcotráfico); • … y que NICOLÁS MADURO podrá participar en igualdad de condiciones en un proceso electoral acordado (aun cuando haya sido requerido por los organismos policiales de los Estados Unidos por cargos de “narcotráfico”).  
5. Como veremos, el alcance de la propuesta de paz sugerido con lujo de detalles por Washington ha dejado perpleja a media humanidad. Dejó prácticamente desarmados a los chavistas radicales que ni siquiera en sueños esperaban unas concesiones de tanto alcance como la que dejó sobre la mesa el “imperio”. Quizás esa sea la idea. Conminarlos a que obliguen a Maduro a facilitar una transición ganar-ganar.
6. También quedaron aturdidos muchos opositores renuentes a reconocer al chavismo como un “partner” en el proceso de desenlace pacífico y democrático a la crisis venezolana. Esto implica un cambio violento de chips cerebrales. Significa maniatar las emociones destructivas, actuar con frialdad, con mucha racionalidad y madurez. Mucha sabiduría pues. Lo malo es que estas cualidades son muy escasas en la Venezuela de hoy.
7. Algunos opositores han reaccionado preocupados por esta propuesta de la Casa Blanca sosteniendo: “¿Cómo es que ahora vamos a permitir que los militares, acusados de crímenes de lesa humanidad, de narcotráfico, de corrupción, formen parte de gobierno de transición?”. 
8. Elliot Abrams no tardó en responder de la manera más pragmática: “Podríamos haber dicho que todos los generales se irán a la cárcel ¿Creen que esto haría más o menos probable el éxito de una negociación?”. Y de inmediato se responde a sí mismo: “Tratamos de ser realistas”.
9. Pero Abrams no suelta el tema fácilmente. Sigue argumentando: “No puedes elegir con quién negociar. Al final terminas negociando con las personas que están ahí. Así que seamos realistas. Podríamos decir que la oposición, la mayoría en la Asamblea Nacional, se hace cargo mañana por la mañana del país y todos los que están conectados con el chavismo y el Ejército van a la cárcel ¿Eso es una propuesta realista? No lo es”.
10. “Y Supongamos -sigue Abrams- que hubo un acuerdo político que funciona, ¡¡excelente¡¡, pero todavía habrá un gran problema de seguridad. Venezuela necesitará fuerzas de seguridad, va a necesitar un Ejército” para hacerse cargo de orden en el país. Con esta idea queda claramente definido que la Casa Blanca no tiene previsto enviar fuerzas del orden a Venezuela en caso de un cambio de gobierno. 
11. Sin duda, cada una de estas decisiones (pertenecientes al pragmatismo político puro) fueron tomadas a partir de un análisis crudo de la realidad venezolana. Sin autocomplacencias. Pisando tierra.
12. Concluyeron que la tarea era más complicada de lo que suponían, y, por tanto, había que buscarle una solución pragmática y rápida a la crisis venezolana antes que se convierta en un cangrejo político. 
13. Las dagas del CoronaVirus y la crisis económica mundial están deslizándose peligrosamente sobre el cuello de todas las naciones. El escalofrío es inmenso en los Estados Unidos y el resto del mundo. Y Venezuela no es la prioridad de nadie en este momento, excepto de los venezolanos. Es necesario que tanto el chavismo gobernante como la oposición venezolana lo tengan claro.
14. Sin duda que para Trump es importante provocar un acuerdo negociado que signifique la salida de Maduro. Eso será un jonrón en su política exterior y en plena campaña electoral. Pero hasta allí están dispuestos a llegar, a una salida pacífica y negociada. Nada de confrontación. Y esa es la razón de su generosa y sorprendente propuesta para la mesa de negociación.
15. A partir de hoy, el foco de todos los países consistirá en la solución de sus propios problemas internos más que en los externos. Y ese es el mensaje encriptado que ha enviado la Casa Blanca a los venezolanos todos.Ya nada será igual a hace 2 meses. 
16. Estamos ingresando a un nuevo mundo, y cada quien está tratando de salvarse como pueda. La Comunidad Europea es la mayor demostración de cuan frágil es la solidaridad internacional cuando cada quien se siente amenazado.
17. No sabemos hasta qué punto los actores políticos venezolanos, tanto en el chavismo como en la oposición, están comprendiendo la dimensión de la propuesta estadounidense, y están buscando un acuerdo inteligente que impida que Venezuela siga destruyéndose de la manera más estúpida.
18. Estos son momentos donde las piezas clave del tablero se mueven (o deben moverse) en silencio. Con micrófonos apagados. A puertas cerradas. La audaz propuesta de Trump deja sin argumentos a Rusia y a China para seguir defendiendo a Maduro. Cierto, el Kremlin ya lo rechazó públicamente. Pero lo que importa no es lo que se dice en público sino lo que  deben estar haciendo tras bastidores.
19. ¿Y qué pasará si Nicolás Maduro y sus compañeros deciden jugar cuadro cerrado y seguir al frente de Miraflores, esperando a duras penas hasta noviembre cuando los estadounidenses decidan si Trump se va o se queda? 
@JesusSeguias22 de Abril de 2020