Guaidó niega lazos con pandillas paramilitares de Colombia.

374



El Fiscal General de Venezuela, Tarek William Saab, muestra un artículo del periódico colombiano El Espectador, que muestra un par de fotografías donde el líder opositor y autoproclamado presidente Juan Guaido aparece con dos miembros colombianos de una banda criminal, durante una conferencia de prensa, en Caracas. , Venezuela, viernes 13 de septiembre de 2019. Las fotos supuestamente fueron tomadas a fines de febrero cuando Guaidó cruzó a Colombia e hizo una aparición sorpresa en un concierto organizado por el multimillonario Richard Branson con el objetivo de ayudar a entregar ayuda humanitaria a Venezuela. «Ese día tomé fotos con mucha gente», dijo Guaido a la radio BLU de Colombia.


El líder de la oposición venezolana, Juan Guaidó, rechazó las acusaciones el viernes de que tiene vínculos con un grupo armado ilegal en Colombia, ya que los funcionarios lanzaron una investigación basada en fotos que aparecían en las redes sociales que supuestamente lo mostraban posando con miembros de la pandilla.

Las imágenes supuestamente fueron tomadas a fines de febrero cuando Guaidó cruzó a Colombia e hizo una aparición sorpresa en un concierto organizado por el multimillonario Richard Branson con el objetivo de ayudar a entregar ayuda humanitaria a Venezuela.

Los funcionarios del gobierno leales al presidente Nicolás Maduro están sosteniendo las fotos como prueba de que el viaje secreto de Guaidó fue orquestado con la ayuda de una banda criminal colombiana conocida como los Rastrojos, una acusación que él niega.

«Ese día tomé fotos con mucha gente», dijo Guaidó a la radio BLU de Colombia. «Evidentemente, es difícil saber quién te está pidiendo una foto».

La disputa sobre las imágenes se produce en medio de las crecientes tensiones entre Colombia y Venezuela, ya que los presidentes de ambos países se acusan mutuamente de albergar grupos armados ilegales que planean ataques a través de la frontera.

El miércoles, una docena de naciones, incluido Estados Unidos, invocaron el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, que sostiene que una amenaza contra cualquier signatario debe considerarse un peligro para todos. La ley plantea los riesgos de una posible respuesta militar, aunque todas las partes han dicho que quieren una solución pacífica.

El ministro venezolano del Interior, Néstor Reverol, apareció en la televisión estatal el viernes presentando evidencia de una nueva investigación en Guaidó, mostrando imágenes en el centro de la controversia.

«Prueban una vez más la asociación de Guaido con todas las acciones terroristas que se planean en Venezuela para perturbar la estabilidad y la paz de nuestra democracia», dijo.

El general Luis Fernando Navarro, comandante del ejército colombiano, dijo que dos de los hombres que se ven en las fotos con Guaidó son miembros de los Rastrojos que ahora han sido capturados. Las fotos muestran a ambos hombres posando individualmente con Guaidó ante un fondo arbolado.

Navarro identificó a uno de los hombres como Albeiro Lobo Quintero, alias Hermano, y al otro como Jhon Jairo Durán, alias Menor. Quintero supuestamente se entregó a las autoridades colombianas en algún momento después de que se tomó la fotografía, mientras que Durán fue capturado de una canoa después de ser herido en una pelea con otro grupo criminal en Venezuela.

Navarro dijo que no podía confirmar exactamente cuándo o dónde se tomaron las fotos.

Guaidó le dijo a la radio BLU que no recordaba las fotos tomadas y que le complace saber que ambos hombres ya no están libres.

«Celebro que han sido detenidos», dijo Guaidó.

Los Rastrojos han estado operando en la región durante casi dos décadas y en un momento fueron considerados un importante grupo de narcotráfico. Sin embargo, se cree que sus números disminuyeron después de la captura de varios líderes en 2012.

Tarek William Saab, el fiscal general de Venezuela y un aliado de Maduro, rechazó la afirmación de Guaidó de que no tenía idea de quiénes eran los hombres. La nueva investigación es la quinta que los funcionarios venezolanos han lanzado contra Guaidó en los últimos meses. También está siendo acusado de provocar protestas violentas y orquestar un apagón en todo el país.

«Es inimaginable suponer que se trata simplemente de fotografías tomadas por fanáticos enamorados que querían una foto en la frontera con este tipo», dijo Saab. «Nadie cree en esta historia».

Un video publicado en febrero mostró a Guaidó cruzando un pequeño puente fronterizo con una docena de ayudantes vestidos con camisas de trabajo con cuello. Trotó mientras cruzaba, levantando la mano y gritando palabras alentadoras como «¡Podemos hacerlo!»

A Guaidó se le prohibió abandonar la nación en ese momento.

Muchos venezolanos usan caminos conocidos como «trochas» que se entrecruzan a lo largo de la frontera de 1.370 millas (2.200 kilómetros) con Colombia. Cientos de tales cruces ilegales son controlados por bandas criminales.

El presidente colombiano, Iván Duque, dijo el viernes que los funcionarios habían ayudado a Guaidó a garantizar su seguridad cuando ingresó al país, aunque proporcionaron pocos detalles.

«Facilitamos su entrada al territorio colombiano», dijo.

Las relaciones entre Colombia y Venezuela alcanzaron un punto bajo a principios de este año cuando Maduro rompió las relaciones diplomáticas después de que Duque respaldara a Guaidó en un intento fallido de entregar ayuda humanitaria internacional a través de la frontera.

Las tensiones aumentaron nuevamente a fines de agosto cuando un ex negociador de paz rebelde colombiano y un pequeño grupo de disidentes anunciaron que estaban abandonando el histórico acuerdo de paz del país y tomando las armas nuevamente. Duque ha acusado a Maduro de albergar a los rebeldes y otras guerrillas de izquierda que todavía están librando una guerra con el gobierno de Colombia.

Mientras tanto, el gobierno de Venezuela dice que Duque está permitiendo que los campamentos paramilitares en Colombia entrenen a hombres armados y planeen ataques contra Maduro. El ejército de Venezuela lanzó dos semanas de simulacros en la frontera con miles de soldados a principios de esta semana.

Por CHRISTINE ARMARIO y SCOTT SMITH para AP desde Bogotá, Colombia.