Juez federal bloquea la política de asilo de Biden

149

La Casa Blanca sufre un nuevo revés con la decisión de un juez de bloquear la polémica política de asilo de Biden, con la que se esperaba controlar los cruces fronterizos.

Un juez federal bloqueó este martes la política de asilo del presidente Joe Biden, dándole un duro golpe a la Administración que se ha apoyado en la medida para reducir los cruces fronterizos y contener la crisis migratoria en la frontera con México.

La orden del juez de distrito del Distrito Norte de California, Jon Tigar, elimina una herramienta clave de aplicación establecida por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tras la expiración la noche del 11 de mayo de los controles por COVID-19. La regla conocida como Título 42 permitió a Estados Unidos durante la pandemia evitar la entrada de extrajeros y propagar el coronavirus, pero simultáneamente expulsar a más de 2.5 millones de extranjeros a partir de principios de 2020, la mayoría de ellos con la intencion de pedir asilo tras huir de sus países.


La nueva regla de asilo del gobierno de Biden impuso severas limitaciones a los inmigrantes que buscan asilo. Pero incluye espacio para ciertas excepciones y no se aplica a los niños que viajaban solos, conocidos como Menores No Acompañados, quienes son procesados bajo las protecciones del Acuerdo Judicial Flores de 1997.

La administración considera la regla parte clave de su estrategia para lograr un equilibrio entre la aplicación estricta de las leyes de inmigración en la frontera y garantizar varias vías legales y ordenadas para que los migrantes presenten solicitudes de asilo válidas. La norma fue una respuesta a la inestabilidad política y económica que generó un éxodo de migrantes de países como Brasil, Colombia, Cuba, Ecuador, Haití, Nicaragua, Perú y Venezuela.

Al anunciar la nueva regla, una parte en enero y otra en abril, el gobierno de Biden enfatizó la compleja dinámica en juego cuando se trata de inmigración que en un momento consistía principalmente en adultos de México que buscaban venir a Estados Unidos fácilmente y luego podrían regresar a casa. Ahora los inmigrantes vienen de todo el hemisferio occidental e incluso más allá.

Los críticos de las medidas han argumentado que la regla es esencialmente una versión más nueva de los esfuerzos que llevó a cabo el expresidente Donald Trump para limitar el asilo en la frontera sur y que fueron implementadas bajo la política migratoria conocida como ‘tolerancia cero’.


Las organizaciones que demandaron
La demanda contra la política migratoria de Biden fue presentada, entre otros, por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), la ACLU del Norte de California, el Centro de Estudios de Género y Refugiados y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes quienes el 11 de mayo presentaron un recurso de impugnación a finales del jueves ante la Corte de Distrito del Distrito Norte de California, poco antes de expiración de la regla de seguridad sanitaria conocida como Título 42.

ACLU dijo en esa ocasión que que el desafío legal se presentó “rápidamente después de la presentación de la nueva política”. Los demandantes alegaron que la nueva regla final “es una prohibición que imita en gran medida dos políticas de la era Trump, conocidas como prohibiciones de «entrada» y «tránsito», que fueron bloqueadas por los tribunales de justicia”.

Los demandantes explicaron además que la regla final de Biden vigente desde las primeras horas del 12 de mayo en la frontera sur, “prohíbe el asilo para todas las personas en la frontera que transitaron por otro país en ruta a los Estados Unidos (es decir, personas de otros países que no sean México), excepto para aquellos que pueden obtener una cita escasa para presentarse en un puerto fronterizo a través de una visa o autorización por medio de una aplicación móvil”.

La aplicación móvil se trata de CBP One, activada por el gobierno el 5 de enero y que en los primeros meses operó de manera deficiente y solo por espacio de una hora diaria. Luego la herramienta comenzó a funcionar durante 23 horas diarias otorgando 1,000 citas por día, según la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP). Recientemente el cupo fue extendiudo a 1,450 diarios.

Las nuevas regulaciones de asilo dictadas por el gobierno de Biden también permiten la llegada de extranjeros en busca de asilo que hayan primero buscado asilo en un tercer país (regla del 3er país seguro) y se lo negaron o aquellos que pueden demostrar que califican para una de algunas otras excepciones “extremadamente limitadas”.

Demandantes celebran victoria
Tras la emisión del fallo este martes, los demandantes aplaudieron la sentencia, aunque esta entrará en vigor dentro de 14 días. Los abogados de los grupos comparecieron ante el tribunal el 19 de julio por los argumentos de su demanda y el juez Tigar escuchó los alegatos.

“El fallo es una victoria, pero cada día que la administración Biden prolonga la lucha por su prohibición ilegal, muchas personas que huyen de la persecución y buscan un puerto seguro para sus familias quedan en grave peligro”, dijo Katrina Eiland, subdirectora del Proyecto de Derechos de los Inmigrantes de la ACLU, quien argumentó el caso. “La promesa de Estados Unidos es servir como un faro de libertad y esperanza, y la administración puede y debe hacer mejor para cumplir esta promesa, en lugar de perpetuar políticas crueles e ineficaces que la traicionan”, indicó.

A su vez, Melissa Crow, directora de litigios del Centro de Estudios de Género y Refugiados, dijo que “la corte lo hizo bien. La prohibición de asilo del presidente Biden viola nuestras leyes y se burla de nuestro sistema de asilo. La semana pasada, el gobierno admitió que, según la prohibición, a las personas con reclamos legales meritorios se les puede prohibir el asilo y ser deportadas a países donde enfrentan daños graves».

Crow dijo además que «para ellos, ese es un precio aceptable a pagar por la ilusión de la gestión de fronteras. Pero están infringiendo la ley, sembrando el caos y poniendo en peligro a las personas vulnerables. Instamos a la administración a que deje de defender esta política ilegal y, en cambio, tome medidas inmediatas para establecer un proceso justo y humano que defienda los derechos de todas las personas que buscan refugio en las puertas de nuestra nación”.

Por su parte, Keren Zwick, directora de litigios del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes, dijo que la sentencia de la corte «es bienvenida y esperada, ya que la nueva política simplemente reiteró reglas anteriores que restringían el acceso al asilo por motivos similares, que las cortes ya rechazaron».

«Las leyes de Estados Unidos protegen los derechos de las personas que huyen de la persecución para venir a este país y buscar asilo, y punto. Alentamos a la administración de Biden a que ahora dirija sus recursos para defender ese derecho, en lugar de luchar para continuar con esta prohibición de asilo ilegal e inhumana”, indicó.

Univision