La gran riqueza petrolera de Venezuela podría convertirse en el activo varado más grande del mundo

470
An opposition protester waves a Venezuelan flag in front of a sculpture of an oil pump in front of administrative offices of Petroleos de Venezuela, PDVSA, in Caracas, Venezuela, Thursday, Jan. 9, 2003, on the second month of a nationwide work stoppage intended to oust President Hugo Chavez. (AP Photo/Fernando Llano)

La decisión del presidente Joe Biden de autorizar a la supercompañía estadounidense Chevron a reanudar el levantamiento de crudo en Venezuela infundió esperanza en los planes del presidente Nicolás Maduro para reconstruir la destrozada industria petrolera del país.

Las duras sanciones de enero de 2019 impuestas por el predecesor de Biden, Donald Trump, aislaron a Caracas de los mercados energéticos y financieros mundiales, casi llevando a Venezuela a la bancarrota. Eso provocó que la producción de petróleo cayera en picado y que la crisis económica y humanitaria de Venezuela se acelerara, lo que afectó aún más las finanzas de Caracas.

Por estas razones, la compañía petrolera nacional PDVSA es incapaz de reunir las inmensas cantidades de capital requeridas para reconstruir la infraestructura energética de Venezuela, fuertemente corroída. Esto impedirá los esfuerzos para aprovechar la riqueza sustancial de las vastas reservas de petróleo de Venezuela, que con 303.500 millones de barriles son las más grandes del mundo, y reconstruir una economía destrozada. Hay temores, a medida que se desarrolla la devastadora catástrofe ambiental en Venezuela, esas inmensas reservas de hidrocarburos se convertirán en un costoso activo varado.

En tan solo dos décadas, la producción de petróleo de Venezuela se ha derrumbado. Las purgas políticas, el éxodo de mano de obra calificada, la mala conducta, la corrupción crónica, las duras sanciones estadounidenses y una grave falta de capital son responsables de que la industria petrolera de Venezuela haya caído en la ruina.

Después de alcanzar un récord anual de 3,1 millones de barriles de petróleo por día en 1998, antes de la presidencia de Hugo Chávez, la producción de petróleo del miembro de la OPEP se ha desplomado a niveles nunca vistos desde antes de la Segunda Guerra Mundial.

La producción promedio anual se desplomó a un mínimo de 80 años de 569.000 barriles por día para 2020, mientras que un año después, solo promedió 636.000 barriles por día y se mantiene alrededor de ese nivel, con Caracas reportando 693.000 barriles por día para noviembre de 2022.

Esto significa que en Venezuela la producción de petróleo se encuentra alrededor de un tercio de los 2.04 millones de barriles por día bombeados durante 2017, que fue el último año en que la producción superó esa cantidad.

Como resultado, las exportaciones de petróleo de Venezuela, que son una de las pocas fuentes de ingreso duro de ese país, se han ido a pique. Esto se debe a que las sanciones de Trump de 2019 impiden que Venezuela envíe petróleo a EEUU, un mercado clave que estaba recibiendo más del 40 % de las exportaciones de petróleo de los miembros de la OPEP.

Para 2021, las exportaciones de petróleo de Venezuela se habían desplomado a un mínimo de varias décadas de 448.000 barriles por día, la mayoría de los cuales, según datos de la OPEP , se enviaron a Asia, donde China es un comprador clave independientemente de las sanciones de Estados Unidos. Esto impactó brutalmente los ingresos fiscales de Caracas y exacerbó aún más el colapso económico de Venezuela, porque el petróleo es responsable del 99% de los ingresos por exportaciones y una cuarta parte del producto interno bruto. Solo para 2019 por un catastrófico 27,7% y luego por un ruinoso 30% durante 2020.

Esto desencadenó una grave crisis financiera para Caracas, lo que provocó que cualquier capital disponible para reparar la infraestructura de Venezuela, fuertemente corroída, casi se secara, lo que afectó aún más los planes para expandir la producción de petróleo.

Eso no solo es responsable de los débiles volúmenes de producción, sino también de la incapacidad de PDVSA para alcanzar los objetivos establecidos por Maduro, lo que impide que Caracas explote las enormes reservas de petróleo de Venezuela para generar los tremendos fondos necesarios para reconstruir una economía destrozada. De hecho, la condición de la infraestructura petrolera de Venezuela es tan grave que los oleoductos, las instalaciones de almacenamiento y las refinerías que funcionan de forma intermitente arrojan petróleo con regularidad. y humos nocivos al medio ambiente.

Varias fuentes afirman que PDVSA, debido a la falta crónica de recursos y la mala gestión, hace pocos esfuerzos para limpiar los derrames, lo que agrava aún más el desastre ecológico que se desarrolla. El daño ambiental es tan severo que se necesitarán miles de millones de dólares y años para limpiar los derrames existentes, y el daño en muchos lugares, como el lago de Maracaibo, se considera irreversible.

Estos eventos se suman a la tremenda carga asociada con la reconstrucción de la infraestructura energética de Venezuela para que se pueda restaurar la producción y el país pueda beneficiarse de sus vastas reservas de petróleo. Las estimaciones varían, pero los expertos externos creen que se necesitarán entre $ 110 mil millones y $ 250 mil millones invertidos durante una década para reconstruir la infraestructura energética de Venezuela y restaurar la producción a más de 2 millones de barriles por día.

Luego está la necesidad de mano de obra calificada y partes cruciales que, junto con ese capital sustancial, solo pueden ser proporcionados por las grandes petroleras occidentales que, debido a las sanciones de Estados Unidos, no pueden invertir en Venezuela. Incluso la decisión de Washington que autoriza a Chevron a reiniciar la extracción de petróleo en sus empresas conjuntas con PDVSA no logrará elevar la producción y generar la tremenda inversión requerida. Por lo pronto se imponen condiciones estrictas a Chevron, incluida la prohibición de pagos a Caracas y la expansión de las operaciones más allá de las que existían en enero de 2019.

Los planes para explotar la considerable riqueza petrolera de Venezuela se complican aún más porque alrededor de las tres cuartas partes de las reservas del país se componen predominantemente de petróleo extrapesado muy amargo, que con una gravedad API de 8,5 grados, no fluye cuando se extrae.

Este tipo de petróleo debe ser mejorado, donde se mezcla con diluyente, una forma de petróleo ultraligero para que pueda fluir para ser transportado y procesado. Por estas razones, levantar petróleo extrapesado consume grandes cantidades de energía, lo que hace que su extracción sea muy intensiva en carbono. Las tasas de la Dotación Carnegie. El grado Merey de Venezuela, que es la principal mezcla de exportación, como una de las variedades de petróleo más intensivas en carbono producidas a nivel mundial, emitiendo 604 kilogramos de gases de efecto invernadero por barril producido. Los grados Tía Juana y Hamaca de Venezuela producen aún más emisiones de gases de efecto invernadero para extraer, y solo las arenas bituminosas de Canadá se clasifican como más intensivas en carbono.

Las mezclas de petróleo crudo amargo pesado como Merey, que tiene una gravedad API de 16 grados y un contenido de azufre del 2,45 %, son costosas, complejas y requieren mucho carbono para refinarlas y convertirlas en combustibles de alta calidad y bajas emisiones. Solo las refinerías configuradas específicamente para procesar esos tipos de petróleo pueden aceptarlo como materia prima, lo que limita el mercado. Como resultado, el petróleo crudo amargo pesado y extrapesado se está volviendo cada vez más impopular en un mundo donde los gobiernos están descarbonizando agresivamente sus economías y las compañías petroleras están tratando de volverse neutrales en carbono neto. Es por estas razones, junto con las estrictas sanciones de EEUU, que las grandes empresas energéticas TotalEnergies y Equinor optaron por salir de Venezuela durante mediados de 2021 a pesar de que la decisión incurrió en pérdidas sustanciales para ambas compañías. Esos factores disuadirán a las compañías petroleras extranjeras de considerar si invertir en Venezuela, que ya se considera una jurisdicción extremadamente riesgosa.

Si bien hay indicios de que la Casa Blanca de Biden tiene la intención de adoptar un enfoque más matizado para una Venezuela liderada por Maduro, las duras sanciones estadounidenses existentes siguen siendo el elemento disuasorio clave para la inversión extranjera en energía.

Ninguna compañía petrolera occidental se arriesgará a las severas penas que acompañan a esas sanciones. Eso, junto con los peligros geopolíticos existentes, en particular un régimen autocrático corrupto con un historial de nacionalización de activos petroleros, esencialmente hace que Venezuela no sea invertible para las compañías petroleras extranjeras. Esto significa que el estado paria no recibirá los cientos de miles de millones de dólares y la experiencia técnica crucial para reconstruir un sector de hidrocarburos destrozado.

PDVSA carece del capital necesario para reacondicionar la infraestructura industrial destartalada, lo que hace que sea casi imposible para una compañía petrolera controlada por el estado aumentar la producción de petróleo por encima de los volúmenes actuales.

Cualquier esfuerzo por reconstruir las operaciones petroleras de Venezuela se ve complicado por la inmensa crisis ambiental que se desarrolla en Venezuela y que amenaza a una región ecológicamente sensible. Por estas razones, las importantes reservas de petróleo de Venezuela podrían muy bien pasar de ser una fuente de riqueza considerable a convertirse en un activo costoso que dejará un legado de destrucción ambiental en las próximas décadas.

Matthew Smith/ Oilprice.com