El presidente de la FIFA catalogó a Occidente de «hipócrita» por críticas contra Qatar a horas del primer partido

191

Gianni Infantino dijo que se siente gay. Que se siente mujer. Que se siente como un trabajador migrante. Sermoneó a los europeos por criticar el historial de derechos humanos de Qatar y defendió la decisión de última hora del país anfitrión de prohibir la cerveza en los estadios de la Copa del Mundo.

El presidente de la FIFA pronunció una diatriba de una hora en la víspera del partido inaugural de la Copa del Mundo y luego dedicó unos 45 minutos a responder preguntas de los medios sobre las acciones del gobierno de Qatar y una amplia gama de otros temas.

“Hoy me siento qatarí”, dijo Infantino el sábado al inicio de su primera conferencia de prensa de la Copa del Mundo. “Hoy me siento árabe. Hoy me siento africano. Hoy me siento gay. Hoy me siento discapacitado. Hoy me siento un trabajador migrante”.

Infantino luego respondió a un reportero que notó que dejó a las mujeres fuera de su inusual declaración.

“Me siento mujer”, respondió el presidente de la FIFA.

Qatar se ha enfrentado a una letanía de críticas desde 2010, cuando fue elegido por la FIFA para albergar el mayor torneo de fútbol del mundo.

Los trabajadores migrantes que construyeron los estadios de la Copa del Mundo de Qatar a menudo trabajaban muchas horas en duras condiciones y eran objeto de discriminación, robo de salarios y otros abusos cuando sus empleadores evadían la rendición de cuentas, dijo el grupo de derechos humanos Equidem con sede en Londres en un informe de 75 páginas publicado este mes.


Infantino defendió la política migratoria del país y elogió al gobierno por traer inmigrantes a trabajar.

“Nosotros en Europa, cerramos nuestras fronteras y no permitimos que prácticamente ningún trabajador de esos países, que ganan obviamente muy bajos ingresos, trabaje legalmente en nuestros países”, dijo Infantino. “Si Europa realmente se preocupara por el destino de estas personas, estos jóvenes, entonces Europa también podría hacer lo que hizo Qatar.

“Pero dales algo de trabajo. Dales un futuro. Dales algo de esperanza. Pero esta lección moral, unilateral, es solo hipocresía”.

Qatar está gobernado por un emir hereditario que tiene voz absoluta sobre todas las decisiones gubernamentales y sigue una forma ultraconservadora de Islam conocida como wahabismo. En los últimos años, Qatar se ha transformado tras el auge del gas natural en la década de 1990, pero se ha enfrentado a presiones internas para mantenerse fiel a su herencia islámica y sus raíces beduinas.

GRAHAM DUNBAR/ AP