Chevron puede retomar papel clave en producción y exportaciones de petróleo de Venezuela

235

Chevron Corp recibió ayer una licencia estadounidense que le permite a la segunda compañía petrolera estadounidense expandir su producción en Venezuela y llevar el crudo del país sudamericano a Estados Unidos.

La decisión otorga derechos más amplios a la última gran compañía petrolera estadounidense que aún opera en la Venezuela sancionada por Estados Unidos. Sin embargo, restringe cualquier pago en efectivo a Venezuela, lo que podría reducir el petróleo disponible para exportar.

Los términos de la licencia están diseñados para evitar que la petrolera estatal Petróleos de Venezuela, conocida como PDVSA, reciba ganancias de las ventas de petróleo de Chevron, dijeron funcionarios estadounidenses. La licencia tiene una duración de seis meses y se renovará automáticamente mensualmente a partir de entonces, dijo el Tesoro de EE. UU.

La autorización estadounidense “aporta mayor transparencia al sector petrolero venezolano” y permite que Chevron se beneficie de las ventas de “petróleo que se está produciendo actualmente” por sus empresas conjuntas con PDVSA, dijo la empresa con sede en California en un comunicado.

Conversaciones políticas

Luego de las sanciones petroleras a Venezuela en 2019, Chevron recibió una exención para comercializar su crudo venezolano para recuperar deudas pendientes. Pero esos privilegios fueron suspendidos un año después. Las cuatro empresas conjuntas de PDVSA de Chevron produjeron alrededor de 200.000 barriles por día de petróleo crudo y exportaron el crudo en todo el mundo antes de las sanciones.

Estados Unidos emitió la licencia el mismo día que Venezuela y los líderes de la oposición iniciaron un diálogo político en la Ciudad de México al acordar solicitar a las Naciones Unidas que supervise un fondo que proporciona alimentos, atención médica e infraestructura a los venezolanos.

Los términos prohíben que Chevron ayude al miembro de la OPEP a desarrollar nuevos campos petroleros, pero brindan una forma para que la compañía recupere parte de los miles de millones de dólares adeudados por PDVSA a través de las ventas de petróleo. También permite a la compañía estadounidense importar suministros para ayudar a procesar el petróleo crudo del país en grados exportables.

Las firmas de servicios de yacimientos petrolíferos Baker Hughes, Halliburton, Schlumberger y Weatherford International renovaron sus licencias estadounidenses, pero no las ampliaron. Eso limita cualquier expansión más amplia de la producción petrolera venezolana.

Los portavoces de los cuatro, de los cuales solo dos todavía tienen equipos en el país, no respondieron de inmediato a las solicitudes de comentarios o no hicieron comentarios inmediatos.

Estados Unidos, que impuso sanciones a PDVSA por primera vez en 2017, dijo que se reservaba el derecho de rescindir o revocar la licencia en cualquier momento. Un portavoz insistió en que la autorización no era una respuesta al fuerte aumento de los precios de la energía de este año.

“Esta acción refleja la política estadounidense de larga data de proporcionar un alivio de sanciones específico basado en pasos concretos que alivian el sufrimiento del pueblo venezolano y apoyan la restauración de la democracia”, dijo el Departamento del Tesoro de EE. UU. en un comunicado.

A lo largo de los años, Estados Unidos ha aumentado las sanciones contra Venezuela, buscando derrocar al presidente socialista Nicolás Maduro por su reelección de 2018, que no fue reconocida por Occidente. Maduro se ha aferrado al poder con la ayuda de PDVSA, Rusia e Irán.

Maduro ha ganado nueva influencia con el surgimiento de líderes de izquierda en América Latina y una oposición fracturada que lucha por la falta de fondos, y con líderes exiliados o encarcelados.

Funcionarios estadounidenses viajaron a Caracas este año y sostuvieron conversaciones que llevaron a la liberación de siete estadounidenses detenidos en cárceles venezolanas a cambio de la liberación de dos familiares de Maduro detenidos por condenas por drogas.

Refinerías de EE. UU.

La autorización proporciona nuevos suministros limitados de crudo a un mercado que lucha por reemplazar los barriles rusos rechazados por los compradores occidentales por su invasión de Ucrania. Chevron y otras refinerías de petróleo de EE. UU. podrían beneficiarse de los suministros de crudo pesado de Venezuela que fluyen hacia sus plantas de procesamiento en la Costa del Golfo de EE. UU.

Los analistas advirtieron que es probable que Maduro se moleste por las restricciones de licencia, incluida la falta de pagos en efectivo que buscaba su administración.

La autorización prohíbe cualquier pago de regalías e impuestos petroleros al gobierno venezolano, o pagos en especie a PDVSA. También prohíbe a Chevron realizar transacciones con empresas controladas por Rusia que operen en Venezuela.

Los términos “requerirán informes significativos por parte de Chevron sobre las operaciones financieras de sus empresas conjuntas para garantizar la transparencia”, dijo un funcionario estadounidense, y agregó que otras sanciones contra Venezuela y sus funcionarios siguen vigentes.

“No hay un gran incentivo a corto plazo” para Venezuela, dijo Francisco Monaldi, experto en política energética latinoamericana del Instituto Baker de Políticas Públicas de la Universidad Rice. Los términos podrían relajarse con el tiempo, agregó.

“Veremos cómo reacciona el gobierno de Maduro y cuántos cargamentos le serán asignados a Chevron después”, dijo Monaldi.

A principios de este año, Estados Unidos comenzó a considerar la solicitud de Chevron de expandir las operaciones con más urgencia, ya que Washington buscaba petróleo para reemplazar los suministros afectados por las sanciones a Rusia por su invasión de Ucrania y, más recientemente, cuando la OPEP recortó su producción.

Venezuela tiene alrededor de 300.000 millones de barriles de reservas de petróleo, las más grandes del mundo, pero no ha podido alcanzar sus objetivos de producción debido a la falta de inversión, el mantenimiento deficiente, la falta de suministros y las sanciones de Estados Unidos.

Reuters