George Friedman: Biden en Arabia Saudita: Realpolitik vs. Moralidad

460

La guerra en Ucrania continúa mientras Estados Unidos todavía quiere evitar que Rusia llegue efectivamente a Europa del Este. Para ello, la estrategia de Washington ha sido dotar de armamento al ejército ucraniano y ejecutar una guerra económica contra Rusia.  La guerra económica es similar a la guerra en general.

Estalla Twitter con el “vergonzoso” choque de puños de Biden con Mohammed  bin Salman de Arabia Saudita - El Diario NY

La focalización es imprecisa, los plazos son inciertos y los resultados son inesperados. El resultado más importante hasta ahora ha sido la eliminación del petróleo de los mercados globales, un problema lo suficientemente serio como para que la presión interna en algunas naciones aliadas los haya obligado a reconsiderar su posición sobre la guerra. El petróleo es simplemente una necesidad político-militar.

Este es el contexto en el que el presidente de EE. UU., Joe Biden, visitó Arabia Saudita, uno de los pocos países que podría hacer bajar los precios del petróleo por sí solo mediante un aumento de la oferta, al menos en teoría. 

Pedir favores a Arabia Saudí se consideraba cínico y contribuía a las violaciones de derechos humanos. Las violaciones de esos derechos por parte de los sauditas son muchas, pero el incidente de más alto perfil fue el asesinato y desmembramiento del disidente saudí y columnista del Washington Post Jamal Khashoggi, quien muchos creen que fue asesinado a instancias del líder saudita Mohammed bin Salman. 

El problema es que Biden está llevando a cabo una guerra que claramente no va a terminar rápidamente y que está siendo librada por una coalición que se está deshilachando. Limitar la producción de petróleo, detener a Rusia y boicotear a Arabia Saudita se consideran imperativos morales, a veces por las mismas personas. Pero en este caso, Estados Unidos es un proyecto moral.

Joe Biden acusó al ministro de Exteriores de Arabia Saudita de no decir la  verdad sobre el encuentro con Mohammed Bin Salman - Infobae

Aquí hay corrupción, hipocresía y odio mutuo porque es una nación, y así son las naciones. Pero también es una nación que fue inventada para sustentarse en principios morales. Desde el principio, esto resultó doloroso. Poco después de la creación de los Estados Unidos, estalló otra revolución en Francia y, al igual que la Revolución Americana, se pretendía librar al país de la monarquía y crear una república gobernada por el pueblo.

Parecía que los dos regímenes eran parte del mismo proyecto moral. La Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de Francia y la Constitución de los Estados Unidos cantaban la misma canción. Y hubo mucha presión, particularmente de Thomas Jefferson, para acudir en ayuda de Francia. George Washington se opuso a él, cuya principal preocupación era el comercio estadounidense con Gran Bretaña, que era hostil a los regímenes republicanos. El comercio con Gran Bretaña era esencial para Estados Unidos, por lo que Washington antepuso el interés nacional a un proyecto moral unificado.

Apoyar a Francia parecía ser una acción moral. Pero la verdad era que Estados Unidos era una nación débil y distante. Aparte de las declaraciones y la condena moral, poco podía hacer Estados Unidos por Francia. El riesgo de represalias británicas era quizás pequeño, pero arriesgarlo por una acción que no tenía un impacto práctico era una autoindulgencia peligrosa. Jefferson era un hombre serio, pero al entusiasmarse demasiado con la extensión de su proyecto moral, perdió la noción de su responsabilidad anterior para con su propio país. Washington, un soldado, desconfiaba de los gestos morales pero no de la moralidad. No temía el sacrificio pero despreciaba los gestos vacíos y peligrosos.

Cuestiones similares han surgido innumerables veces en la historia de Estados Unidos, y cada vez se ven empañadas por estas preguntas: ¿Qué es moral y cuál es el interés nacional? Por supuesto, es inmoral matar a un periodista saudí. ¿Habría sido inmoral matar a un diplomático nazi? ¿Es siempre inmoral matar a alguien? ¿Siempre inmoral matar periodistas? ¿Es inmoral sólo si el periodista fuera moral?

La Realpolitik sostiene que los intereses del estado anulan todas las demás consideraciones porque sin el estado, todos los demás asuntos colapsan en el caos. 

Pero, ¿qué es exactamente el interés nacional, cambia con los tiempos y cómo debe producirse? ¿Estados Unidos necesita petróleo para mantener la alianza antirrusa? ¿Necesita ayuda de Arabia Saudita en este sentido? La moral siempre choca con la realidad.

Hace aproximadamente 250 años, no estaba claro que ayudar a Francia fuera de hecho una obligación moral, especialmente cuando el conflicto se volvió más aterrador. Pero tampoco estaba claro que hacerlo hubiera desencadenado una respuesta británica. Gran Bretaña necesitaba las exportaciones estadounidenses, y su indignación contra Francia podría no haber superado eso. 

A Biden le llueven críticas tras su visita a Arabia Saudita

Entonces, cuando observamos la tensión entre la moralidad y la realidad, resulta que ninguna está clara. La claridad de los planificadores estratégicos y la realidad de los moralistas esconden ambigüedad.

Franklin Roosevelt equilibró el odio a los nazis con los límites del poder. No era un experto en el poder militar ni la máxima autoridad en lo que hacía malvados a los nazis. Lo que tenía era un sentido común que vio a través de la complejidad. Su sentido común le enseñó lo que era un nazi. Su sentido común le aconsejó acerca de la ayuda lenta pero segura a Gran Bretaña. Ronald Reagan no era un intelectual y su hostilidad hacia Rusia era un valor común. Pero su sentido común lo guió a reconocer lo que pocos vieron: que la Unión Soviética estaba podrida y a punto de caer. Hizo lo que pudo para acelerarlo.

Realpolitik es una forma de arrogancia de líderes y académicos. También lo es el moralismo. Lo que es la alternativa es el sentido común, que se llama más propiamente sabiduría. La sabiduría, por rara que sea, puede determinar la importancia del petróleo en relación con el asesinato. No existe una metodología que pueda hacer eso.

La sabiduría siempre es rara y frecuentemente criticada por ser vaga y desinformada. George Washington hizo su llamada a Francia, y fue la correcta según el único estándar. El país estaba a salvo y no tenía que sentir que comprometía sus principios. El problema es que la sabiduría se reconoce mucho después del hecho. El camino sabio nunca es evidente o simplista.

Geopolitic Futures/ Morfema