Prensa alemana: Maduro sentirá los efectos de las sanciones contra Rusia

291

«Las sanciones contra Rusia también pondrán en apuros a Caracas”


El matutino alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, de Fráncfort del Meno, escribe sobre las repercusiones que tienen actualmente en Venezuela las sanciones impuestas a Rusia por la guerra iniciada por Vladimir Putin en Ucrania: «Nicolás Maduro debe estar bastante preocupado. Si bien la guerra de su homólogo ruso, Vladimir Putin, contra Ucrania está lejos de Venezuela, las consecuencias de las sanciones se harán sentir en el régimen socialista de Caracas. Rusia se ha convertido en un importante punto de trasbordo para Venezuela. Maduro utiliza el sistema bancario ruso para esquivar las sanciones estadounidenses y poder seguir exportando petróleo y también grandes cantidades de oro. Caracas necesita divisas para, a su vez, poder importar alimentos y otros bienes para Venezuela. Por eso, la exclusión de Rusia del sistema financiero internacional pondrá al gobernante venezolano en problemas aún mayores, según economistas.

Ya bajo la presión de las sanciones impuestas por EE. UU. -que, entre otros, están dirigidas a empresas venezolanas estatales y a instituciones como el Banco Central de Venezuela- la petrolera estatal PdVSA trasladó su filial europea de Lisboa a Moscú. Desde entonces, todas las operaciones financieras concernientes a las exportaciones de petróleo y oro venezolanos se manejan desde Moscú, cuando antes se desarrollaban directamente a través del Banco Central. De ese modo fue relativamente fácil esquivar las sanciones de EE. UU. Pero a partir de la exclusión de los bancos rusos del sistema financiero internacional SWIFT, también se le cortó a Venezuela la conexión con sus operaciones internacionales más importantes.

El Gobierno venezolano oculta las cifras del Banco Central, así como los índices económicos más relevantes, por lo cual es difícil estimar cuán afectada está PdVSA, y con ella, el Estado. Hace tiempo que el petróleo no es el factor económico de peso, como en épocas pasadas. En los últimos 20 años, la producción de crudo en Venezuela ha bajado de 3,3 millones de barriles a menos de 70.000 barriles debido a la corrupción, mala gestión y falta de inversiones. El comercio con petróleo a través de Rusia y otros países, como por ejemplo Irán, ha demostrado ser un importante salvavidas para el régimen de Maduro. Otra salvaguardia económica es el oro. Venezuela posee grandes reservas minerales en la cuenca del río Orinoco, en la que también Rusia ha invertido hace algunos años alrededor de 1.000 millones de dólares. Moscú participa en esa zona de más de 100.000 kilómetros cuadrados, donde se estima que hay unas 7.000 toneladas de oro, cobre, diamantes, hierro, bauxita y otras reservas. Un territorio muy disputado, ya que las minas son controladas, en parte, por organizaciones criminales. La presencia de grupos de la guerrilla colombiana en la región complejiza aún más el panorama. Entre un 70 y un 90 por ciento del oro se extrae y se negocia de manera ilegal, también con ayuda de funcionarios de alto rango. (…).

A nivel regional, la guerra en Ucrania encarecerá las materias primas, especialmente el petróleo y el oro. De eso podrían beneficiarse ciertos países, teóricamente, también Venezuela. A corto plazo, sin embargo, la presión aumentará a causa de la inflación, que aumentará más todavía por el alza de los precios de los alimentos. Venezuela depende de la importación de alimentos, especialmente del trigo de Rusia. Las sanciones podrían tener un efecto muy negativo sobre esas importaciones. Por otro lado, los observadores más optimistas ven esta situación una posibilidad de que la oposición en Venezuela aumente la presión sobre Maduro.”