Último debate se centró en la posición de Trump y Biden en el combate de la pandemia

127

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el exvicepresidente Joe Biden se enfrentaron a cuenta de la pandemia del coronavirus a los pocos minutos de comenzar el último cara a cara entre ambos candidatos antes de las elecciones del próximo 3 de noviembre.

“»Estamos aprendiendo a vivir con el virus, no tenemos otra opción; no podemos encerrarnos en un sótano como lo hace Joe», afirmó Trump, en referencia a los meses que su contrincante pasó recluido en su casa debido al brote del coronavirus.

“¿Aprendiendo a vivir con ello? La gente está prendiendo a morir con ello», respondió Biden, cuando apenas habían transcurrido los primeros minutos del debate, celebrado en la universidad de Belmont, en Nashville, Tennessee.

El tono del encuentro fue correcto, a pesar de que todo hacía indicar que sería tenso debido a las constantes interrupciones del primer debate, celebrado el pasado 29 de septiembre, y al hecho de que el mandatario ya ha expresado su disconformidad con los temas a tratar y con las nuevas reglas impuestas por la Comisión de Debates Presidenciales para garantizar un enfrentamiento civilizado.

Los candidatos se enfrentaron duramente por la gestión del coronavirus durante el último debate presidencial.

«Cualquiera que sea responsable de tantas muertes no debería seguir siendo presidente de Estados Unidos», afirmó Biden que advirtió que se viene un invierno «oscuro» en el país, que tiene más muertos que cualquier otra nación del mundo por el virus, con más de 222.220 fallecidos.

Trump replicó que está combatiendo el virus con firmeza, que la vacuna «está en camino» y será anunciada «en semanas». Además, el mandatario acusó a su rival de querer «cerrar el país».

«No nos podemos encerrar en un sótano como lo hizo Joe», en relación a la sobria campaña de su rival, reducida a un puñado de eventos presenciales y que se desarrolló principalmente online.

Polémica, Rusia, Irán, China

El presidente de Estados Unidos afirmó que su rival Biden le debía una explicación a la opinión pública por acusaciones de corrupción, a lo que el candidato demócrata respondió que nunca recibió «ni un centavo» de un país extranjero.

«Nunca he recibido ni un centavo del extranjero en toda mi vida», indicó Biden frente a las acusaciones que el mandatario repite desde hace semanas de que hubo irregularidades en los negocios del hijo del candidato, Hunter Biden, cuando su padre era vicepresidente (2009-2017).

El candidato demócrata Joe Biden afirmó que si es elegido el 3 de noviembre, Rusia, China e Irán pagarán por haber interferido en las elecciones de Estados Unidos.

«Yo lo dije claramente, cualquier país (…) que interfiera en las elecciones de Estados Unidos va a pagar el precio», advirtió Biden.

El exvicepresidente indicó que está «meridianamente claro» que en esta elección está involucrada Rusia, China en alguna medida y que recién se reveló que también Irán está interfiriendo.

«Están interfiriendo con la soberanía estadounidense», indicó Biden a lo cual Trump replicó que nadie ha sido más duro con Rusia que él.

Ambos candidatos prepararon una previa al debate presidencial de este jueves destinada a votantes latinos en la que el mandatario destaca su cercanía con los cubanos anticastristas y los venezolanos mientras su oponente le recrimina las deportaciones hacia «regímenes dictatoriales».

«Creo que nadie ha hecho más por los hispanos y por la comunidad hispana que yo», indicó el mandatario que se vanaglorió de haber recibido el premio «Bahía de Cochinos» por parte de la diáspora anticastrista que conmemora la fallida invasión que intentó tumbar al dictador Fidel Castro en 1961.

Además destacó que pasa mucho tiempo cerca de la «comunidad venezolana» en Florida.

«Comenzaré por escuchar a los expertos para poner esta pandemia bajo control y que finalmente podamos encarrilar nuestra economía», dijo Biden.

A su turno, Trump afirmó que antes de la «plaga de China», en referencia al nuevo coronavirus detectado por primera vez en Wuhan, su gobierno logró las mejores estadísticas registradas por los hispanos en Estados Unidos.

AFP