Una Siria devastada por la guerra y la crisis económica vota por un nuevo parlamento con medidas por la pandemia

145

Los sirios se dirigieron a los colegios electorales en partes del país devastado por la guerra el domingo para elegir un nuevo parlamento en medio de estrictas medidas de salud para evitar la propagación del coronavirus.

La votación es la tercera que tiene lugar en Siria desde que comenzó el conflicto en marzo de 2011. Ha matado a más de 400,000, ha desplazado a la mitad de la población del país y ha enviado a más de cinco millones como refugiados principalmente a países vecinos.

La votación de este año sigue a una nueva ola de sanciones estadounidenses que entró en vigencia el mes pasado y una campaña para combatir la corrupción que vio a un primo rico del presidente Bashar Assad bajo presión para devolver decenas de millones de dólares al estado.

Unos 1,656 candidatos aprobados por el gobierno se postulan este año para la Asamblea Popular de 250 escaños. El número total de votantes elegibles no ha sido anunciado.

Como en las votaciones anteriores en Siria, la votación producirá un cuerpo de sello de goma leal al presidente.

Dentro de los colegios electorales, todos los trabajadores usaban máscaras y guantes y los votantes tenían que usar sus propios bolígrafos en las cabinas desinfectadas. Una vez que votaron, tuvieron que irse de inmediato ya que no se permitieron reuniones dentro. Las personas también tenían que mantener una distancia segura mientras esperaban su turno.

Por la mañana, Assad y su esposa, Asma, ambos con máscaras, votaron en Damasco en el Ministerio de Asuntos Presidenciales.

La votación es un mensaje para «enfatizar la cohesión de la patria siria, que después de nueve años de guerra, Siria no se arrodillará», dijo el ministro de Información, Imad Sarah, a los periodistas después de emitir su voto.

Assad ha pospuesto dos veces las elecciones parlamentarias del país este año a la luz de las restricciones vigentes para combatir la propagación del coronavirus. Assad mismo no se presenta a las elecciones.

Siria, que tenía una población de 22 millones antes de la guerra, ha reportado 496 casos de infecciones y 25 muertes debido a COVID-19, la enfermedad causada por el virus. Sin embargo, los números reales son probablemente mucho más altos y se han reportado aumentos en los últimos días.

El jefe del Comité Judicial Superior para las Elecciones, el juez Samer Zumriq, confirmó el sábado en un comunicado a la agencia estatal de noticias SANA que se han establecido más de 7,400 mesas electorales en 15 distritos electorales. Incluyen 1.400 estaciones donde votarán las tropas y los miembros de los servicios de seguridad del país.

No se realizó ninguna votación en la provincia noroccidental de Idlib, el último bastión rebelde en Siria o en el noreste del país, que está controlado por combatientes liderados por los kurdos respaldados por Estados Unidos.

Los centros de votación abrieron a las 7 am (0400 GMT) y están programados para cerrar 12 horas más tarde. Se espera que los resultados se anuncien al día siguiente.

Unos 167 escaños se asignan al gobernante Partido Baaz Socialista Árabe de Assad, lo que garantiza una mayoría sólida, mientras que el resto se asigna a independientes, incluidos comerciantes, empresarios e industriales.

«Esperamos que los miembros del nuevo consejo trabajen para mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos mediante la promulgación de una nueva legislación», dijo Samir Sulaiman, un empleado de 50 años.

La votación de este año se produce cuando el país también está experimentando duras condiciones económicas, incluido un colapso en la moneda local agravado por las sanciones de Estados Unidos y una crisis económica en el vecino Líbano.

La llamada Ley de Protección Civil de César Siria, prevé sanciones contra las tropas sirias y otros responsables de las atrocidades cometidas durante la guerra civil de Siria y también proporciona fondos para investigaciones y enjuiciamientos de crímenes de guerra.

Siria llama a las sanciones actos de «terrorismo económico».

El legislador saliente Mohannad Haj Ali, que está bajo sanciones estadounidenses y europeas, dijo que el país está experimentando un «asedio económico y político sofocante». También dijo que los ciudadanos sirios son conscientes de la corrupción dentro de las instituciones estatales y agregó que Assad ha comenzado a «lidiar con la corrupción rastreando a los corruptos».

Haj Ali no dio ningún nombre, pero sus comentarios se produjeron después de que el primo materno de Assad, Rami Makhlouf, quien una vez fue descrito como central en la economía de Siria , ha pedido a Assad que lo ayude a evitar el colapso de su negocio.

El último parlamento fue elegido en abril de 2016, cuando grandes partes de Siria estaban fuera del control del gobierno y la gente de allí no participó en las encuestas. Desde entonces, las fuerzas de Assad han capturado gran parte de Siria con la ayuda de sus aliados Rusia e Irán.

Albert Aji / AP