CSIS: Posibles escenarios para el futuro de Venezuela en 2020

226

En abril de 2020, la Iniciativa Futuro de Venezuela (FVI) organizó una serie de ejercicios analíticos para explorar los posibles escenarios políticos que pueden desarrollarse en Venezuela a medida que continúa la pandemia de Covid-19. Este comentario es el producto final de esos ejercicios. Después de presentar los desarrollos recientes en la lucha de Venezuela por la libertad, los autores presentan cuatro escenarios políticos potenciales para el país y discuten los factores clave para cada uno.

Preparando la escena
A medida que se desarrolla la pandemia de Covid-19, el régimen de Maduro está más aislado ahora que nunca. En los últimos dos meses, la comunidad internacional, liderada por Estados Unidos, intensificó su campaña de máxima presión. En febrero y marzo, el Departamento del Tesoro sancionó a dos filiales comerciales de Rosneft, una compañía petrolera rusa que había estado manejando más del 70 por ciento del crudo de Venezuela. El 28 de marzo, Rosneft anunció que vendió sus operaciones en Venezuela a una entidad de propiedad exclusiva del estado ruso, paralizando aún más a la asediada industria petrolera de Venezuela justo cuando el precio del crudo alcanzó mínimos históricos.

Además, el Departamento de Justicia dio a conocer las acusaciones contra Maduro y otros 14 altos funcionarios acusados ​​de narcotráfico, narcoterrorismo y corrupción. El 31 de marzo, el Departamento de Estado propuso un nuevo Marco de Transición Democrática para Venezuela, que estableció un plan para que Maduro y Guaidó cedieran el poder a un gobierno de transición que coordinaría elecciones libres y justas. Al día siguiente, la administración Trump anunció un plan para reforzar sus esfuerzos antinarcóticos en el Caribe.

Más recientemente, la ex boina verde Jordan Goudreau lideró una invasión fallida en la que ex miembros del ejército venezolano, junto con dos estadounidenses, intentaron ingresar al país y capturar a Nicolás Maduro. Goudreau, que tuvo un acuerdo de corta duración con algunos miembros de la oposición, siguió adelante con la operación el 3 de mayo a pesar de no contar con el apoyo de Estados Unidos o del gobierno interino.

El pueblo venezolano continúa siendo reprimido por las fuerzas de seguridad del gobierno, que buscan ofuscar el estado severo de los hospitales del país y la medida en que se ha propagado el coronavirus. Si bien el régimen de Maduro continúa afirmando que hay pocos casos de Covid-19 en Venezuela, sin embargo, está utilizando la pandemia para intentar obtener asistencia financiera y humanitaria de la comunidad internacional. Dentro del país, la situación humanitaria se está deteriorando rápidamente. El régimen está aplicando una cuarentena a pesar del hecho de que muchos residentes no tienen acceso a electricidad, agua corriente o gas. En todo el país, los venezolanos más vulnerables han recurrido a las protestas.—A pesar de los riesgos para la salud— porque las políticas y la mala gestión del régimen les impiden sobrevivir. La escasez de combustible ha causado un sufrimiento adicional. Al igual que muchos venezolanos pasan hambre, los agricultores dejan que sus cultivos se pudran en los campos porque no hay gasolina para transportar los productos a los centros urbanos. Al mismo tiempo, una encuesta reciente reveló que el 70 por ciento de los trabajadores de salud se vieron obligados a perder al menos un día de trabajo en la última semana de marzo porque no tenían gasolina.

Cuatro escenarios políticos para Venezuela
Escenario A: Status Quo
Venezuela se ha estado desmoronando durante tanto tiempo que el término «status quo» es sinónimo de colapso continuo. La situación económica y humanitaria continúa empeorando a medida que el régimen de Maduro se vuelve más represivo, avanzando cada vez más hacia actividades criminales y violando los derechos humanos. Este año no es la excepción. Por el contrario, factores como Covid-19 y los bajos precios del petróleo pueden acelerar el declive del país a un estado criminal fallido y provocar otra ola de migración masiva. Externamente, el escenario del statu quo se producirá si Maduro encuentra suficiente apoyo internacional para sobrevivir. Por ejemplo, Rusia, a través de su nueva entidad estatal, necesitaría reemplazar exitosamente a Rosneft como el vehículo a través del cual el régimen de Maduro elude las sanciones de los Estados Unidos. Además, otros aliados deberán continuar apoyando al régimen de Maduro,suministró al régimen materiales y técnicos para reiniciar una refinería.

Con la industria petrolera del país en un estado decrépito, este escenario de statu quo se mantendría si el régimen de Maduro continúa evadiendo los esfuerzos internacionales para reducir sus actividades ilícitas, incluidas la minería ilegal y el tráfico de drogas, que el régimen utiliza para mantener la lealtad política.

Internamente, el statu quo también se mantendrá mientras Maduro pueda reprimir e intimidar a la oposición, utilizando la pandemia de Covid-19 como excusa para una ofensiva contra la disidencia política. Además de las docenas de periodistas que han sido atacados o acosados ​​en las últimas semanas, al menos 10 legisladores de la oposición y el personal, así como miembros del equipo de Guaidó, han sido detenidos arbitrariamente por las fuerzas de seguridad del régimen este año. Además, como Maduro ha advertido repetidamente , el propio Guaidó puede ser arrestado.

Covid-19 es un factor político crítico para la oposición, que ahora no puede organizar protestas masivas y una vez más se ha dividido sobre si negociar o no con el régimen. Dicho esto, la pandemia puede brindar una oportunidad para que las fuerzas de oposición venezolanas reconstruyan su unidad y establezcan credibilidad. Esfuerzos como transferencias de efectivo de $ 100 para trabajadores de la salud y cabildear a la comunidad internacional para obtener ayuda humanitaria inmediata y apolítica pueden ayudar. Es más probable que el statu quo continúe si Maduro sofoca con éxito estos esfuerzos, o si el gobierno interino no puede mantener su credibilidad e implementar estos planes de manera transparente. Aunque Guaidó ha negadocualquier conexión con la incursión recientemente fallida, esta incursión puede, sin embargo, dañar su credibilidad, ya que la confusión aumenta con respecto a la participación de sus asesores.

Escenario B: el diálogo le da a Maduro más tiempo en el poder
El régimen de Maduro es experto en utilizar los esfuerzos de negociación para ganar tiempo y calmar la presión internacional. En este escenario, Maduro aprovecha el Marco de Transición Democrática de los Estados Unidos, así como la pandemia de Covid-19, para iniciar otra ronda de negociaciones con elementos de la oposición. Después de unos meses, estos esfuerzos de negociación se disuelven, como lo hicieron el año pasado en Barbados, cuando queda claro que el régimen no está dispuesto a negociar términos para elecciones presidenciales libres y justas o para la salida de Maduro. Si bien los esfuerzos de diálogo fracasan, el país seguirá cayendo en una crisis y el régimen de Maduro continuará abordando la pandemia difundiendo desinformación, atacando a la prensa y tomando medidas enérgicas contra los opositores políticos.

Internamente, este escenario está condicionado a un cierto nivel de fragmentación dentro de ambos campos políticos. Algunos elementos de la oposición estarán dispuestos a negociar, tal vez creyendo que los resultados serán diferentes esta vez, o por desesperación si la situación se vuelve aún más precaria en medio de la infraestructura en ruinas, la represión y la escasez. Al mismo tiempo, si se produce este escenario, es probable que al menos algunos elementos del régimen hayan comenzado a reconocer que Maduro tiene que irse, lo que provocó que Maduro y su círculo íntimo apaciguaran estos elementos fingiendo negociar.

Este escenario también depende de controladores externos. La comunidad internacional está ansiosa por facilitar una transición democrática. A medida que la situación humanitaria empeora debido a Covid-19 y factores internos, los países que esperan lograr una transición pacífica pueden terminar intentando una vez más mediar en el diálogo entre el régimen de Maduro y la oposición. Al hacerlo, los países mediadores pueden arriesgarse a darle al régimen de Maduro una apariencia de legitimidad o más tiempo para permanecer en el poder. Además, cualquier intento de negociación debe considerar el hecho de que Venezuela es un estado mafioso dirigido por grupos delictivos organizados. Si, en las primeras etapas de la negociación, el régimen indica que no está dispuesto a negociar seriamente términos como los establecidos en el Marco de Transición Democrático, entonces los esfuerzos de mediación deberían ser suspendidos.

Escenario C – Cambio de régimen alternativo
En este escenario, los funcionarios de alto nivel del régimen atacan a Maduro y lo reemplazan, ya sea con otro líder chavista o con las fuerzas armadas. Este escenario, esencialmente un «golpe de palacio», ocurrirá si las condiciones internas y externas hacen que expulsar a Maduro sea el paso más lógico para los funcionarios de alto nivel. Los esfuerzos recientes de los Estados Unidos, incluidas las acusaciones del Departamento de Justicia y el Marco de Transición Democrática, podrían sembrar las semillas de este tipo de cambio de régimen, ya que Maduro se vuelve más tóxico y la promesa de levantar las sanciones selectivas se vuelve más atractiva. Este escenario también puede surgir si la comunidad internacional puede descarrilar las economías ilícitas con las que el régimen de Maduro compra lealtad política y militar, incluida la minería ilegal y el tráfico de drogas.

Internamente, los factores clave para este escenario incluyen el colapso continuo de la infraestructura, la escasez persistente y un esfuerzo de oposición organizado y efectivo. Estos factores continuarán convirtiendo al régimen de Maduro en una responsabilidad tanto para las élites militares como civiles, que estarán más dispuestas a instigar el cambio de régimen en sus propios términos que ceder el poder a la oposición.

Este escenario está lleno de incógnitas, entre ellas la cuestión de qué funcionario (s) reemplazaría a Nicolás Maduro y cuán dispuestos estarían a negociar con la oposición y la comunidad internacional para facilitar una transición democrática a cambio de inmunidad. En cualquier caso, un «régimen alternativo» sería frágil, con facciones chavistas, grupos armados no estatales y el gobierno interino compitiendo por el poder y la legitimidad. Este escenario también conlleva el riesgo de que Venezuela continúe colapsando, especialmente si la transición no se afianza y las fuerzas democráticas no pueden llenar el vacío de poder resultante. Con Maduro desaparecido y varias facciones luchando por alcanzar el poder, el propio estado podría desintegrarse, ya sea completamente o en algunas áreas geográficas. Esto podría dejar colectivos, grupos armados no estatales y gobiernos extranjeros como Cuba o Rusia para llenar el vacío mientras saquean los recursos naturales del país y violan los derechos humanos.

Escenario D: comienza el gobierno de transición
Para aquellos que buscan construir una democracia próspera en Venezuela, el escenario D es el más alentador. En este escenario, siguiendo las pautas establecidas en el Marco de Transición Democrática del Departamento de Estado, Maduro y Guaidó se apartarían para dar paso a un Consejo de Estado temporal, que podría administrar elecciones libres y justas supervisadas por la comunidad internacional. Tanto Guaidó como Maduro serían elegibles para postularse a la presidencia. A cambio, Estados Unidos levantaría progresivamente las sanciones y la comunidad internacional proporcionaría asistencia financiera para abordar la crisis humanitaria. En este escenario, a medida que las condiciones mejoran en el país, algunos migrantes venezolanos podrían comenzar su regreso.

Para que este escenario suceda, las presiones internas y externas deben aumentar simultáneamente. La presión internacional no puede venir unilateralmente de los Estados Unidos. El Grupo de Lima y la Unión Europea han expresado su apoyo al Marco de Transición Democrática. Necesitan trabajar con otros países, como México y Ecuador, para mantener la presión sobre el régimen de Maduro a través de sanciones, acusaciones y aislamiento diplomático. Además, la presión interna debe persistir. Las fuerzas de oposición deben consolidarse en una unidad cohesionada y, finalmente, reanudar protestas masivas en las calles. Algunos oficiales militares y del régimen tendrán que desertar para que este escenario se arraigue.

Alexandra Winkler es una asociada senior no residente del Programa de las Américas y la Iniciativa del Futuro de Venezuela en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC. Moisés Rendon es el director de la Iniciativa del Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en CSIS. Claudia Fernández es pasante de la Iniciativa Futuro de Venezuela en CSIS.

Los autores agradecen a Juan Cruz, Asesor Senior de CSIS, por participar en el ejercicio de escenarios y por revisar un borrador anterior de este comentario. Los autores agradecen a David Smolansky, Coordinador del Grupo de Trabajo de la Organización de Estados Americanos (OEA) sobre la crisis de los migrantes y refugiados de Venezuela, por participar en el ejercicio de escenarios.


Alexandra Winkler, Moisés Rendón y Claudia Fernández / CSIS