Por qué es más complicado obtener la «green card» por matrimonio

265

No ha habido cambio en los procesos de petición de ‘green card’ por medio del matrimonio, pero los retrasos en la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) han complicado este trámite para miles de personas, tanto el inicio del proceso como la remoción de condicionante en la Residencia Permanente.

Así lo muestran las estadísticas de USCIS del año fiscal 2021, analizadas por Boundless, donde se indica que la solicitud de visa de prometido(a), conocida como K-1, bajó 2.6%, pero debido a los retrasos en las oficinas migratorias y en los consulados estadounidenses, el retraso fue de 16%.


“(Esta visa) permite que la pareja comprometida con un ciudadano estadounidense ingrese a los Estados Unidos, siempre que la pareja se case no más de 90 días después”, se expone. “El cónyuge recién casado puede solicitar la residencia permanente (una “tarjeta verde”) basada en el matrimonio”.

De las 36,913 solicitudes que recibió el año pasado, USCIS atendió 31,084.

“Esto resultó en un aumento del 44% en la acumulación de K-1, de 21,060 peticiones al cierre del (año fiscal) 2020 a 30,408 pendientes al final del (año fiscal) 2021″, acota el reporte.

Agrega que el cierre de las embajadas y consulados de EE. UU. en todo el mundo, debido a la pandemia COVID-19, detivó en una segunda acumulación de casos, pues los solicitantes no pudieron acudir a las entrevistas correspondientes.

Remoción de condicionante
El cónyuge extranjero de un ciudadano estadounidense, si es que recibe la ‘green card’ por matrimonio, deberá esperar dos años para que USCIS procese la remoción de la condicionante en su Residencia Permanente. Ese trámite también se ha retrasado.

El proceso se hace con el Formulario I-751 y el año fiscal pasado USCIS tuvo un retroceso significativo, del 58%, de los casos, al pasar de 205,390 a fines de diciembre de 2020 a 323,803 a fines de septiembre de 2021.

Esto pudo poner en peligro la permanencia de las personas con ‘green card’ condicionada, pero la agencia amplió a dos años la vigencia de la cartas de aceptación del caso para remover la condicionante. Es decir, esas personas siguen teniendo un estatus de residente permanente, aunque condicionado.

La Opinión