Dámaso Jiménez: Mucho ruido y poca gasolina para abastecer las carencias en Venezuela

127

Lejos del aplaudido triunfo que se endosan los seguidores del régimen chavista con la llegada de la flota de 5 buques iraníes, contentivos de 1.5 millones de barriles de gasolina, la situación parece complicarse mucho más para el régimen de Maduro luego que los EEUU no reaccionará como esperaban a la afrenta provocada por la alianza estratégica de dos gobiernos considerados amenazas para el mundo democrático.

La llegada del tanquero Fortune fue narrada en las redes sociales como un triunfo de guerra sin precedentes por el régimen, al abrirse paso por las costas venezolanas y no encontrar inmediata interferencia de los EEUU.

Fernando Cutz, exdirector del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para América del Sur, dijo que EEUU podía hacer muy poco para evitar que los petroleros llegaran a su destino porque no existe una base legal en el derecho internacional que le dé potestad para interfir en esto. La flota que tienen apostadas en el Caribe es para operaciones antinarcóticos.

Venezuela debe importar gasolina con el único aliado que le queda pero a precio de oro, luego que la producción propia se desplomara por malos manejos en 20 años de sistema castrocomunista en el poder.

La llegada del coronavirus fue aprovechada por el régimen para disfrazar la inmensa crisis de combustible generada por el contrabando hacia el exterior. Este contrabando es manejado principalmente  por los militares. La escasez de gasolina ha agudizado la crisis de los alimentos y el transporte. Solo tienen derecho a la gasolina aquellos que porten un salvoconducto permitido a funcionarios o simpatizantes de la revolución. Venezuela pasó de tener la gasolina más barata del planeta durante un siglo a pagar hasta 2 y 3 dólares por litro, un aproximado de 8 dólares por galón.

El diputado Elías Matta explicó que la transacción de 45 millones de dólares por 1.5 millones de barriles de combustible, es un simple negocio del régimen que le permitirá obtener 400 millones de dólares de ganancia por corrupción, mercado negro y contrabando.

Según los expertos el negocio es de oportunidad porque Venezuela sigue exportando 550 mil b/d de crudo, no puede pagar en dólares en ninguna transacción, no poseen una flotilla exclusiva e Irán no lo hace de a gratis, por lo que resulta cuesta arriba mantener una aventura de este tipo a largo plazo.

@damasojimenez