Régimen de Maduro rechazó propuesta de EEUU para lograr transición en Venezuela

73

El ministro de Exteriores del régimen de Nicolás Maduro Jorge Arreaza, rechazó la propuesta realizada este martes por Estados Unidos para una «transición democrática» en el país, que pasa por crear un gobierno interino sin Nicolás Maduro ni Juan Guaidó para celebrar elecciones presidenciales «libres».

Arreaza concedió una entrevista a la emisora colombiana Blu Radio en la que fue interrogado sobre si hay alguna posibilidad de que Maduro acepte la «hoja de ruta» planteada por la Casa Blanca. «Ninguna», contestó.


«Las decisiones en Venezuela se toman en Caracas, nosotros no estamos tutelados ni por Washington ni por ninguna otra capital, así que ellos pierden el tiempo en su laberinto», apostilló.

Arreaza dijo que en Venezuela no hay necesidad de hacer una «transición». «La transición en Venezuela comenzó hace muchos años, y es del sistema capitalista al socialista. Nosotros no tenemos ninguna transición intermedia», sostuvo.

También insistió en la legitimidad de las elecciones presidenciales de 2018, que ni la oposición ni la comunidad internacional reconocen por considerar que fue un proceso fraudulento.

Arreaza sostuvo que «Maduro fue electo en 2018 para un periodo de seis años» y «su deber es seguir adelante hasta que la Constitución así lo señale».

A este respecto, indicó que la Constitución contempla la posibilidad de que a mitad de mandato se celebre un referéndum para decidir si el presidente continúa los últimos tres años. La oposición ya intentó esto pero el Consejo Nacional Electoral (CNE), controlado por el «chavismo», lo frenó.

Interrogado sobre la posibilidad de relanzar el diálogo político en Venezuela, Arreaza aseguró que «Gobierno y oposición tienen acercamientos prácticamente diarios», sin embargo, a lo que realmente se estaba refiriendo Arreaza es a la oposición minoritaria, que se desmarca de Guaidó.

A este respecto, indicó en que en estos momentos la «ruta constitucional» impone celebrar elecciones parlamentarias este año para determinar «cuál es la nueva mayoría» en la Asamblea Nacional, hasta ahora la única institución que controla la oposición mayoritaria.

Además, reiteró su llamamiento a Washington para que retire las sanciones contra el régimen. Argumentó que son «ilegales» y que es necesario para que Venezuela haga frente a la pandemia de coronavirus COVID-19.

Preguntado sobre la oferta estadounidense de retirar las sanciones si Maduro accede a esta «transición democrática», Arreaza dijo a la Casa Blanca que «siempre juegan a esto de una presión y luego dejar una rendija para que se cumpla su voluntad». «Pues ni presiones ni rendijas», manifestó.

Imputación en EEUU

Por otro lado, Arreaza fue interrogado sobre los cargos penales presentados la semana pasada por el Departamento de Justicia contra Maduro y otros 14 «chavistas» por «narcoterrorismo», debido a su presunta alianza en el Cártel de los Soles con la extinta guerrilla colombiana de las FARC para «inundar» de cocaína Estados Unidos.

«La verdad es que a nosotros ya no nos sorprende nada. Estamos preparados para cualquier escenario con Estados Unidos», respondió, aunque añadió rápidamente que esta imputación es «caricaturesca, extravagante, una muy mala novela de algunos canales de Miami».

Ya en un tono más serio, Arreaza consideró que es muestra de una «intolerancia política» que es «inaceptable». «Hemos alertado a los líderes y pueblos del mundo para que estén al tanto de esto (…) Hay que pararlo hoy para que no se repita mañana con otros países», alertó.

Aludió asimismo a las millonarias recompensas -hasta quince millones de dólares- ofrecidas por Estados Unidos por cualquier información que permita «detener y/o procesar» a Maduro y los demás acusados.

Arreaza descartó una posible «traición» en el seno del «chavismo» para cobrar la recompensa. «Siempre puede haber alguna traición, pero estamos en el momento de mayor cohesión que ha tenido la Revolución Bolivariana, quizá precisamente por los ataques sistemáticos de Estados Unidos», aseveró.

Reiteró que Venezuela desea mantener «una buena relación con todo los países del mundo, incluyendo Estados Unidos».

«El presidente Trump y su Administración tienen una obsesión (…) con retomar el control del poder aquí, en Venezuela, pero nosotros hacemos lo que dice el pueblo venezolano, no lo que dice Trump (…) Nuestra soberanía no está en negociación», dijo el representante de la dictadura venezolana.

Europa Press