Moises Rendón: Primer año de mandato de Juan Guaidó

52

Juan Guaidó, desafiando la prohibición de viajar, se deslizó en secreto a Colombia para reunirse con Estados Unidos y aliados regionales en el marco de una reunión regional antiterrorista a principios de esta semana. Ahora está en Davos hablando con líderes mundiales sobre la crisis cada vez más profunda de Venezuela y el papel de la comunidad internacional para ayudar a Venezuela. Al mismo tiempo, el canciller de Nicolás Maduro visitó a su homólogo iraní para fortalecer las relaciones bilaterales entre los dos países. La siguiente es una evaluación analítica sobre el primer año de mandato de Guaidó, las opciones que tiene sobre la mesa y algunas recomendaciones para su agenda 2020, con un énfasis especial en la ayuda y asistencia internacional para Venezuela y los venezolanos.

P1: ¿Cuál es el balance de la administración de Guaidó hasta ahora?

A1: El reconocimiento internacional de Guaidó como presidente interino de Venezuela en enero de 2019 fue un movimiento legítimo y estratégico. Primero, apoyó a la única institución elegida democráticamente que queda en el país, la Asamblea Nacional. El reconocimiento de Guaidó también ayudó a unir a la oposición política bajo una única estructura de liderazgo. Limitó la capacidad de Maduro para representar a Venezuela en instituciones multilaterales, como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de Estados Americanos (OEA), y permitió a Guaidó nombrar embajadores y representantes. Entre otros efectos, el reconocimiento de la comunidad internacional dio a la administración de Guaidó acceso a los activos de Venezuela en el extranjero, evitando que el gobierno de Maduro, uno de los más corruptos en el mundo, desde controlarlos.

Sin embargo, Guaidó vio otras oportunidades para ayudar a los venezolanos a escapar. Siete millones de venezolanos (alrededor del 20 por ciento de la población de Venezuela) necesitan asistencia humanitaria, y Maduro continúa rechazando la ayuda internacional. Varios líderes mundiales, junto con Guaidó, intentaron sin éxito enviar ayuda humanitaria a través de la frontera colombiano-venezolana en febrero de 2019. Sin embargo, ese fue el primer y único intento de llevar ayuda a Venezuela a gran escala. Priorizar y planificar una estrategia exitosa para llevar ayuda dentro de Venezuela debería ser una de las prioridades de Guaidó.

Guaidó perdió otra oportunidad cuando solo algunos miembros del ejército venezolano declararon su apoyo a su gobierno durante un levantamiento el 30 de abril . El ministro de defensa de Maduro y otros generales rechazaron la medida poco después. Esta no fue la primera vez que los oficiales militares intentaron destituir a Maduro de su cargo, pero fue la primera vez que su deserción coincidió con el apoyo de la comunidad internacional.

Con el aumento de las sanciones, el estancamiento político y la preocupación por la unidad entre el círculo íntimo de Maduro, la oposición y el gobierno de Maduro vieron razones para participar en las conversaciones patrocinadas por Noruega a fines de la primavera de 2019. Pero abrir conversaciones con Maduro, sin evidencia de su la disposición a negociar realmente creó más confusión que claridad dentro y fuera de Venezuela. Por ejemplo, las encuestas muestran que en enero de 2019, el 84.6 por ciento de las personas dijeron que estaban dispuestas a salir a la calle para defender y apoyar a Guaidó. En diciembre de 2019, el 84.8 por ciento de los encuestados dijeron que ya no saldrían a las calles.

P2: ¿Qué opciones hay sobre la mesa para Guaidó?

A2: A pesar del apoyo externo de Rusia, Cuba e Irán, Maduro está más aislado que nunca en el escenario mundial. Sin embargo, las severas sanciones y el aislamiento diplomático aún no han convencido a Maduro de negociar su salida, y su régimen ha demostrado ser resistente y adaptable ante las restricciones internacionales. Mientras tanto, los venezolanos continúan huyendo a una velocidad vertiginosa; 5,3 millones han huido hasta ahora, y no hay un final a la vista.

Los viajes actuales de Guaidó le dan la oportunidad de exponer las dimensiones del colapso económico y humanitario de Venezuela. Sus reuniones con líderes mundiales en Davos podrían ayudar a la comunidad internacional a imaginar cómo sería la reconstrucción de Venezuela. Además, Guaidó pondrá a prueba el apetito internacional para expulsar a Maduro principalmente a través de sanciones. Pero como el aislamiento económico y diplomático aún no ha convencido a Maduro de abandonar el poder, la cuestión de qué se puede hacer permanece.

El presidente colombiano, Iván Duque, después de reunirse con Guaidó esta semana, continúa pidiendo una «transición creíble» y «elecciones libres y justas» como soluciones a la crisis humanitaria. Sin embargo, es difícil imaginar elecciones libres y justas, especialmente si Maduro y el consejo electoral de su régimen fueran a dirigirlas. Mientras tanto, Estados Unidos y algunos otros países han impuesto sanciones individuales y sectoriales, debilitando el ancho de banda de Maduro para administrar el país. Pero con el apoyo externo de la compañía petrolera rusa Rosneft, y al aumentar las actividades ilícitas como la minería ilegal de oro y el narcotráfico, Maduro ha podido sobrevivir a tales sanciones internacionales.

Por otro lado, Luis Almagro, secretario general de la OEA, alentó el uso de acuerdos internacionales que tienen como objetivo proteger tanto la vida de los venezolanos como la seguridad regional. El compromiso de Responsabilidad de proteger (R2P) y el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, conocido como el Tratado de Río o TIAR por sus iniciales en español, son dos instrumentos a disposición de Guaidó y la comunidad internacional. Por ejemplo, dada la rápida crisis política y humanitaria en Venezuela, y la represión y el daño físico al que ha sido sometido el pueblo venezolano en los últimos años, la relevancia de R2P se ha convertido en una parte crucial de la discusión en torno a la respuesta de la comunidad internacional a la crisis. También,

P3: ¿Qué sigue en 2020?

A3: Los eventos recientes han señalado lo que viene después. Por un lado, las fuerzas de seguridad del gobierno impidieron que los legisladores de la oposición ingresaran a la Asamblea Nacional antes de votar por un nuevo presidente de la Cámara de Diputados. Además, Maduro continúa aplicando políticas para evitar sanciones internacionales, como tratar de revivir el Petro, que solo exacerbará la crisis económica del país. Las prioridades de Maduro se pueden resumir en tres pilares: agotar al pueblo venezolano y a la comunidad internacional, crear una facción opositora separada que se oponga a Guaidó y mantener su control sobre el poder.

El régimen de Maduro ha participado en actividades criminales que exacerban la gravedad de la crisis y la inestabilidad de la región, incluida la minería ilegal, el lavado de dinero, la corrupción y el narcotráfico, entre otros. Vender oro a los mercados negros internacionales no solo ayuda a apuntalar el régimen de Maduro, sino que también subraya cuán profunda es la corrupción en las instituciones de Venezuela.

Dados los pilotos actuales en juego, el status quo es un escenario probable para 2020. Pero habrá un evento clave que una vez más pondrá a prueba la resistencia de Maduro y el liderazgo de Guaidó: las elecciones parlamentarias. Sin una fecha exacta aún establecida, la Constitución de Venezuela establece que debería haber elecciones parlamentarias este año. Al igual que las elecciones anteriores, esto creará un dilema para el pueblo venezolano, la oposición y la comunidad internacional: si participar en una elección o no.

El camino para restaurar la democracia y la estabilidad de Venezuela será, sin duda, largo y arduo. Pero sin una salida electoral clara, el papel de la comunidad internacional sigue siendo esencial para la ayuda y asistencia a Venezuela.

Moisés Rendón es director de la Iniciativa Futuro de Venezuela y miembro del Programa de las Américas en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) en Washington, DC