«Hay que poner fin al silencio de la violencia doméstica en Florida Central»

328
La violencia doméstica en Estados Unidos es considerada un crimen y la ley protege a sus víctimas así no tengan un estatus migratorio. Foto: Mateo Jiménez

Las cifras por violencia doméstica se han venido incrementando peligrosamente en la Florida Central. Para el Sheriff de Osceola es necesario proteger a la víctima y frenar el incremento de las cifras de muerte por este flagelo. Para eso se hace necesario que la víctima o la comunidad comiencen a denunciar.

Liz Valecillos

El mayor peligro que pueden enfrentar las mujeres está en sus propios hogares. Se le conoce como violencia doméstica y se ha convertido en un grave problema social. Este tipo de violencia no es un hecho aislado ni privado, forma parte de un sistema que establece un conjunto de relaciones sociales y valores culturales que ubican a la mujer en situación de subordinación y dependencia respecto del hombre.

En la Florida Central, la violencia doméstica ha llamado la atención. Recientemente el caso del brutal asesinato de Nicole Montalvo, una mujer puertorriqueña de 33 años, que fue encontrada descuartizada y enterrada en una propiedad de sus suegros en la ciudad de Saint Cloud, condado de Osceola, alertó a la comunidad.

Las autoridades del condado de Osceola califican el asesinato de Nicole Montalvo como el más abominable que ha ocurrido en los últimos años, después del caso de Nicole Fields, quien fue apuñalada en un matorral de Poinciana por su exnovio en noviembre del 2011. Foto: Agencias

La dinámica de una relación de pareja es bien difícil de entender, “cada relación donde hay violencia doméstica es distinta, lo que sí parece común es que el agresor usa algo para atrapar a su víctima, y mantenerla en ese círculo vicioso de violencia. Usualmente puede ser un hijo que tengan en común ó por dependencia financiera. Con el tiempo, el agresor usa eso a su favor y hace que la víctima baje la guardia y regrese, aunque no sea en un nivel íntimo”, explicó Jacob Ruiz, mayor de la Oficina del Alguacil del condado de Osceola en Florida Central.

Manifiesta Ruiz, que según las cifras de National Domestic Violence Hotline, 1 de cada 4 mujeres y 1 de cada 7 hombres, mayores de 18 años han sido víctimas de violencia física en el transcurso de sus vidas a manos de su pareja íntima, por lo que cada minuto hay 20 incidentes de violencia doméstica en los Estados Unidos. Un día normal, el 911 recibe más de 20 mil llamadas por maltrato.

El mayor Jacob Ruiz, de la Oficina del Alguacil del Condado de Osceola en Florida Central, pone a disposición la línea de ayuda 1-800-799-7233 si algún residente desea ayudar o denunciar un caso de violencia doméstica. Foto: Liz Valecillos

“Los hombres que matan a su pareja por lo general mencionan haber tenido problemas con el alcohol, celos y miedo al abandono, por ello, cualquier mujer, en cualquier tipo de hogar, puede verse afectada por la violencia doméstica. Es necesario que lo denuncien, que no guarden silencio. La oficina del Sheriff del condado de Osceola está a total disposición”, agregó Ruiz.

La violencia doméstica atraviesa todas las fronteras raciales, religiosas, educativas y socioeconómicas. Para el Sherriff de Osceola se hace necesario tomar consciencia y poner fin al silencio de la violencia doméstica en la Florida Central, donde las cifras por este flagelo se han venido incrementando peligrosamente. «Las mujeres deben perder el miedo y denunciar sin importar su estatus migratorio», enfatizó Ruiz.

Durante el año 2018, tan solo en el condado de Osceola que corresponde a las ciudades de Kissimmee, Saint Cloud y Poinciana, se registraron 1.863 casos de violencia doméstica entre los cuales 1.365 estuvieron a cargo de la oficina del Alguacil del Condado. En cuanto a Orange, la cifra final fue de 8.568 casos, mientras que todo el estado de Florida registró un total de 104.914 casos. El reporte de cifras se desglosa entre asesinatos, homicidios involuntarios, violaciones, acoso y amenazas.

Liz Valecillos