Liberan a Lula Da Silva

31

Cientos de partidarios de Lula se habían congregado en el exterior de la sede de la policía federal en Curitiba, esperando la salida del exmandatario de 74 años. En el lugar ha sido montado un escenario en caso de que desee dirigirse a los presentes.


El equipo de defensa de Lula había presentado la solicitud para su liberación horas antes en una corte en Curitiba, donde el exmandatario se halla encarcelado desde abril de 2018, tras ser condenado por corrupción y lavado de dinero.

Las acciones ocurren luego que la Corte Suprema determinara el jueves por la noche que una persona sólo puede permanecer tras las rejas una vez que todas las apelaciones en cortes superiores hayan sido resueltas.

Lula, que fue presidente de Brasil de 2003 a 2010, asegura que el caso en su contra tiene motivos políticos. El exmandatario no pudo contender en las elecciones presidenciales de 2018 debido a su condena.

El exmandatario no pudo contender en las elecciones presidenciales de 2018 debido a su condena.

La defensa del expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva ha pedido este viernes su «inmediata liberación» en una solicitud presentada ante la Justicia Federal, tras la decisión adoptada por el Tribunal Supremo (STF) de revocar una ley que hace que los acusados deban ir a prisión después de perder su primera apelación, algo que podría suponer su pronta liberación.

El abogado Cristiano Zanin se ha reunido con el exmandatario en la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Paraná, Curitiba, tras lo cual ha pedido la excarcelación del líder del Partido de los Trabajadores (PT), según ha indicado el diario ‘Fohla’.


«Esperamos que la ejecución de la pena pueda expedirse de inmediato porque no hay razón para esperar otro trámite», ha dicho Zani al tiempo que ha destacado que el expresidente de encuentra «calmado y sereno».

«La decisión del STF le ha dado una luz de esperanza de que pueda haber justicia. Nuestra batalla jurídica continúa y nuestro foco es la anulación de todo el proceso que llevó a su condena», ha agregado.

La liberación de Lula depende del respaldo de la jueza federal responsable de su caso, Carolina Lebbos, así como de la sentencia de apelación en el caso del tríplex de lujo en Sao Paulo.

Sin embargo, medios locales han informado de que Lebbos está de vacaciones, por lo que la decisión podría finalmente depender del juez Danilo Pereira. De este modo, Zanin ha mostrado su interés en reunirse esta semana con Pereira, en un intento por acelerar la liberación del político.

La iniciativa se produce después del fallo del STF, que ha decidido, con seis votos a favor y cinco en contra, revocar la ley que establece que los convictos comienzan a cumplir sus sentencias después de perder su primera apelación y, en cambio, se les permita agotar el largo proceso de apelaciones antes de cumplir la pena de prisión.

Según el Consejo Nacional de Justicia (CNJ), el fallo afecta a cerca de 4.800 presos, incluidos los principales condenados por la investigación de corrupción más grande de la historia brasileña, la conocida como operación «Lava Jato».

AP/Europa Press