En EEUU portar un documento falso es un crimen y significa la deportación

31

El uso de papeles falsos, sobre todo identificaciones federales, es un crimen y como tal puede generar problemas graves a la persona que los utiliza en cualquier tipo de gestión, advierten abogados.

Presentar una identificación falsa como una tarjeta de residencia ( green card o tarjeta verde) o una autorización de empleo (EAD), no solo es peligroso porque puede enfrentar cargos criminales. En la mayoría de los casos, sino en todos, el portador de uno de estos documentos enfrenta un proceso de deportación de Estados Unidos.

“Si una persona es atrapada utilizando uno de estos documentos, será encausada por el delito de fraude por utilizar documentos falsos para recibir un beneficio migratorio, o una licencia de manejar”, dice José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida.

“Recibirá el mismo castigo que la persona que se lo vendió”, agrega. “Por eso es tan delicado conseguir papeles y que lo atrapen utilizándolos para conseguir un beneficio que sólo está disponible para aquellos extranjeros que se encuentran legalmente en el país”, indica.

Crimen federal
El uso de papeles falsos, sobre todo identificaciones federales, es un crimen y como tal puede generar problemas graves a la persona que los utiliza en cualquier tipo de gestión, advierten abogados.

Cualquier persona, negocio o empresa “puede ponerse en contacto” con las autoridades si reciben papeles falsos de identidad”, dice Ezequiel Hernández, un abogado de inmigración que ejerce en Phoenix, Arizona, y colabora frecuentemente con la redacción de Univision Noticias. “Este tipo de documentos (falsos) es un delito”, advierte.

Dijo además que “portar documentos falsos es una de las cosas más peligrosas en el mundo de inmigración”, y que en algunos Estados “puede llegar a constituirse en una felonía” (delito o falta grave).

La fiscalía de Oklahoma reportó que dos individuos se declararon culpables de vender por internet residencias (green card) y tarjetas del Seguro Social falsos a personas que viven indocumentadas en Estados Unidos.

Cristian Alvarado Morales, de 30 años, se declaró culpable de al menos siete cargos, entre ellos conspirar para transferir documentos de identificación, robo de identidad agravado y por reingreso ilegal después de haber sido deportado del país en 2008, un delito grave castigado con cárcel.

A su vez, Anderson Garcés López, de 29 años, se declaró culpable de conspirar para transferir documentos falsos de identidad, entre ellos residencias y tarjetas del Seguro Social, documentos clave que además permiten gestionar una licencia de manejar.

La investigación de la fiscalía, en la que también participaron agentes de ICE, revela que ambos individuos poseían y vendieron más de 100 documentos de identificación falsos. “Utilizaron identidades de personas vivas y fallecidas”, indicaron las autoridades.

La Unidad de Investigaciones Especiales (HSI) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijo que sus agentes llevan a cabo este tipo de operaciones a nivel nacional.

“Indagamos a personas y organizaciones que intentan obtener ganancias ilegales mediante la producción y distribución de documentos falsos”, dijo Ryan L. Spradlin, agente especial a cargo de la oficina del DHS en Dallas, Texas y cuya jurisdicción incluye a Oklahoma.

Estafados por ignorancia
Guerrero también advierte que no todos los portadores de documentos falsos “saben que son falsos”.

“En muchos casos los inmigrantes no tienen idea que los papeles que compran forman parte de una estafa. No conocen el sistema. Navegan por internet y creen que la tarjeta de residencia y la del seguro social se compran. Se vienen a dar cuenta de la estafa cuando los agarran, por ejemplo, en una redada”, explica.

“Primero que todo, hay que indagar, hacer la tarea”, recomienda. “Hay que investigar un poco y estar seguro de que la persona que puso el anuncio en internet está facultada legalmente para ayudarlo a tramitar legalmente una green card dio una tarjeta del Seguro Social”, añade.

El segundo consejo, dice Guerrero, “es saber que el gobierno federal no vende residencias ni tarjetas de Seguro Social. Ambps documentos los entrega una vez cumplidos una serie de requisitos que, en algunos casos, demoran meses, hasta años. Ningún indocumentado por el hecho de pagar una cuota va a recibir de vuelta de correo estos documentos. A menos que sepa que se trata de un fraude”, señala.

“Las luces rojas son muy importantes”, apunta. “Son el indicativo de que algo no estás bien. Y si la persona es atrapada utilizando el documento, será encausada por fraude para recibir un beneficio migratorio o una licencia de conducir”.

Guerrero dijo además que “los portadores de documentos falsos tendrán el mismo castigo de aquellos que lo vendieron. Y además serán puestos en proceso de deportación. Perderán todos sus derechos de permanencia en Estados Unidos”.

Jorge Cancino / Univisión