Genio de la ciberseguridad: las amenazas combinadas ponen en peligro el voto 2020

77

Alex Stamos se desempeñó como director de seguridad en Facebook durante tres años antes de unirse a la Universidad de Stanford, donde estudia la seguridad en Internet, incluidos los sistemas relacionados con la realización de elecciones.

Advierte que hay poco que el gobierno federal pueda hacer ahora para las elecciones de 2020. Y lamenta la llegada de la «desinformación como servicio», donde se contratan empresas para ayudar a difundir información errónea en las redes sociales.

Stamos habló recientemente con The Associated Press. Los comentarios han sido editados para mayor claridad y brevedad.

P. ¿Puede resumir el escenario escalofriante que escribió recientemente sobre cómo las elecciones presidenciales de 2020 podrían verse afectadas?

R: La mayoría de las personas se enfocan en amenazas específicas: una interrupción técnica de la votación, rumores en las redes sociales que culpan a una conspiración, medios extremos que amplifican la información divisiva. Ahora imagine combinar los tres. Un problema técnico no especialmente poderoso podría amplificarse en una interrupción electoral significativa.

P: No existen estándares federales reales de seguridad electoral a pesar del consenso de expertos sobre cómo hacer que las elecciones sean menos pirateables, boletas de papel verificables por los votantes para empezar. La regulación gubernamental está mayormente ausente. ¿Es demasiado tarde para hacer algo para 2020?

A: Las autoridades electorales ya están preparando las primarias. Es difícil imaginar qué podríamos hacer a nivel federal para solucionar estos problemas en este momento.

P: ¿Por qué su equipo en Stanford prioriza el estudio de la desinformación como una amenaza para la democracia?

R: El libro de jugadas ruso no es difícil de implementar, y no es ilegal en muchas circunstancias. El mercado de desinformación está prosperando. Los actores nacionales crean puntos de venta falsos como lo hicieron los agentes rusos en 2016. A nivel internacional, las compañías ofrecen desinformación como un servicio. El dinero extranjero no puede financiar anuncios nacionales de campañas electorales. Pero las personas cuyas cuentas de Facebook y Twitter se eliminan por infracciones de los términos de servicio simplemente pueden crear nuevas cuentas y volver a intentarlo.

P: Trabajaste en Facebook y tienes una buena idea de cómo la desinformación se convirtió en un problema. Parece que Facebook no puede tenerlo bajo control. Por qué no?

R: Su suposición de que «No pueden controlar toda esta información» no es algo con lo que esté necesariamente de acuerdo.

P: ¿Entonces se puede controlar?

R: Una sociedad abierta como la nuestra siempre será vulnerable a la desinformación. Tenemos internet gratis y abierto. No necesita una identificación para abrir una cuenta de Twitter o Facebook. No arrestamos a personas por difundir desinformación. Por lo tanto, en los últimos cuatro o cinco años, han surgido muchos medios de comunicación semi-reputados y altamente partidarios que amplían las opiniones extremas para tratar de ampliar las divisiones sociales. Mientras tanto, las empresas tecnológicas no quieren ser los árbitros de la verdad, y creo que eso es razonable.

P: Los medios de comunicación de los EE. UU. Fueron criticados por la forma en que manejó los correos electrónicos del Partido Demócrata robados en 2016. ¿Ha mejorado aún más al aplastar el armamento de dicha información?

R: No. Es un entorno de medios súper competitivo. Los periodistas quieren ser los primeros. Ha habido muy poca autorreflexión. Las empresas tecnológicas se han autoflagelado mucho sobre estos temas. No ha visto casi nada de ninguna organización de medios emblemática.

P: Facebook dice que no será un discurso para verificar los hechos de los políticos. ¿Fue eso un error?

A: No. Creo que es lo correcto. Tenemos que moderar nuestro deseo de que las empresas resuelvan algunos de estos problemas con nuestra preocupación por el poder que tienen. Es razonable que hagan cosas como limitar el acceso a la publicidad. Hace el mayor daño, en parte porque está dirigido. Las plataformas pueden degradar el contenido inexacto. Pero creo que rebajar artificialmente el discurso político no remunerado de los candidatos es dar demasiado poder a las compañías de redes sociales que ya son espectacularmente poderosas.

FRANK BAJAK