Gustavo Baüer: Ali Primera invadió la Plaza Sucre

113

A un muchacho de Cumaná, por unos cuantos méritos insignificantes hacia el año 1895le fue otorgada una modesta plaza  en la avenida El Milagro, entre las calles Obispo Lazo y Ciencias.Ese jóvenhabía sido nombrado Gran Mariscal de Ayacucho por El Libertador Simón Bolívar, también fue presidente de Bolivia y Perú,  General en Jefe del Ejército de Venezuela, Colombia y Ecuador y Comandante de los Ejércitos del Sur. Ganó la Batalla de Pichincha la cual consolidó la independencia de la Gran Colombia, además de ganar el último enfrentamiento dentro de la guerra de independencia hispanoamericana:la Batalla de Ayacucho. Esos pequeñosméritos, sin embargo, no le valieron para mantener su plaza en Maracaibo y al alcalde de la ciudad, 124  años después,le pareció mejor sustituirlo por un cantante oriundo del estado Falcón y  con  méritos  menos ostentosos y le robó su plaza a Antonio José de Sucre.

El nuevo habitante de la plaza cuenta entre sus méritos ser bueno como cantautor, gran bebedor de cocuy, fue crítico de buenos y malos gobiernos y el haberse preservado entre el lumpende la izquierda donde justificaban las “buenas” acciones de los comunistas. Cuenta la leyenda que Alí Primera recorrió varios países financiado con dinero malhabido proveniente de ciertas actividades ilegales de las que se mantenía el PCVen Venezuela.Méritos sin parangón, dirían en Maracaibo.

“Yo no sé filosofar”, cantaba Alí,que hecho el pendejo se apropió de la plaza Sucre ahora llamada“espacio para las pinceladas de sueños”. Otro robo más, de la izquierda endógena.