InsightCrime: Quién es Tareck El Aissami

63

Tareck El Aissami es el Ministro de Industrias y Producción Nacional de Venezuela. Ha ocupado este cargo desde junio de 2018, el último de una serie de puestos de alto rango en los gabinetes del fallecido ex presidente Hugo Chávez y su sucesor, el presidente Nicolás Maduro. Anteriormente fue vicepresidente ejecutivo, puesto en el que se demostró que tenía vínculos con el crimen organizado.

En febrero de 2017, el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos acusó a El Aissami de tráfico de drogas. Esto provocó la revocación de su visa, la confiscación de sus activos en los Estados Unidos y la prohibición de todas las instituciones estadounidenses de tener relaciones comerciales o financieras con él.

Image result for tareck el aissami

También está acusado de ayudar a miembros del grupo terrorista Hezbolá a ingresar a Venezuela, según investigaciones del servicio de inteligencia venezolano reveladas por el New York Times.

Esta acusación fue hecha por el narcotraficante Walid Makled , y fue confirmada en febrero de 2019 por el mayor general Hugo Carvajal Barrios, ex jefe de inteligencia de Venezuela, quien acusó a El Aissami de haber establecido vínculos con la organización militante chiíta libanesa desde 2009.

Ninguno de estos cargos ha limitado su tiempo en el gobierno.

Historia
Tareck El Aissami estudió derecho y criminología en la Universidad de Los Andes (ULA), donde fundó el Movimiento Estudiantil Utopía 78. Mientras era un líder estudiantil dentro de la ULA, conoció a Adán Chávez, el hermano del ex presidente Chávez. Se unió al Movimiento de la Quinta República y se convirtió en el director nacional juvenil del Partido Socialista Unido de Venezuela en 1997.

Después de obtener su título de abogado, El Aissami ingresó al servicio público y en 2003, se convirtió en el primer jefe de Mission Identidad, un programa para supervisar las tarjetas de identidad nacionales en el país.

En 2005, participó en elecciones parlamentarias y ganó un escaño en el estado de Mérida, con el 97 por ciento de los votos. Dos años después, en enero de 2007, fue nombrado viceministro de prevención y seguridad ciudadana.

El ascenso de El Aissami continuó cuando fue nombrado ministro del Interior y de Justicia en septiembre de 2008 después de la renuncia de Ramón Rodríguez Chacín. Permaneció en este cargo hasta diciembre de 2012, cuando ganó la gobernación del estado de Aragua. Durante su tiempo allí, realizó modificaciones en el sistema penitenciario, lo que llevó a la aparición de una nueva figura poderosa dentro de las cárceles de Venezuela: líderes de pandillas conocidos como «pranes».

Los lazos de El Aissami con el crimen organizado comenzaron a ser evidentes en 2010, cuando el narcotraficante venezolano Walid Makled afirmó que un hermano de El Aissami lo había ayudado a realizar actividades ilegales y que el ministro estaba al tanto de la situación. Makled también dijo que el gobierno había facilitado la entrada de Hezbolá en Venezuela, con El Aissami a cargo de esta relación.

Estas acusaciones no han hecho nada para frenar el ascenso de El Aissami. Fue nombrado vicepresidente ejecutivo por Nicolás Maduro en enero de 2017.

El 13 de febrero de 2017, el Departamento del Tesoro de los EE. UU. Acusó a El Aissami de tráfico de drogas, revocó su visa, confiscó sus activos en los Estados Unidos y prohibió a las empresas o individuos estadounidenses tener tratos financieros o comerciales con él. Sin embargo, Maduro lo defendió y lo mantuvo en el cargo hasta junio de 2018, cuando fue nombrado ministro de industrias y producción nacional.

El 8 de marzo de 2019, el gobierno de los Estados Unidos acusó nuevamente a El Aissami y a un asociado, Samark López Bello, de violar las sanciones impuestas por Washington dos años antes. El Departamento de Justicia de Estados Unidos dijo que los dos hombres habían evadido las sanciones, viajando entre Venezuela y Rusia para llevar a cabo negocios ilícitos en aviones privados proporcionados por compañías con sede en los Estados Unidos.

Actividades criminales
Los vínculos de Tareck El Aissami con el crimen organizado se remontan a años atrás, y los claros aumentos en la violencia pueden atribuirse a las decisiones que ha tomado mientras ocupaba un alto cargo político.

Después de que Estados Unidos le impusiera sanciones en 2017, un funcionario del gobierno de EE. UU. Lo relacionó con el narcotráfico, el terrorismo, el lavado de dinero y el contrabando de oro, entre otras economías criminales.

Como ministro del interior y de justicia, un cargo que ocupó entre 2008 y 2012, el gobierno suavizó el control sobre las cárceles, dando más libertad a las pandillas y esencialmente entregando el control de las prisiones a una nueva forma de jefe de pandillas : los pranes.

Según la información documentada por el Observatorio Venezolano de Prisiones, Tareck El Aissami relajó las reglas para visitar las cárceles, lo que condujo a un aumento del contrabando y el contrabando.

Esto fomentó la expansión de las economías ilegales dentro de las cárceles. Los pranes comenzaron a cobrar impuestos (de hasta 10 veces el precio de mercado) por cualquier artículo que ingrese a su prisión. Las tiendas de alimentos, peluquerías y otros comercios que hacían negocios dentro de los muros de la prisión comenzaron a pagar estos impuestos. Las familias de los presos y las trabajadoras sexuales podían ingresar con mayor libertad y las drogas y el alcohol circulaban libremente. Estas pandillas criminales comenzaron a usar las cárceles como refugios seguros, pero se fueron para llevar a cabo sus actividades, lo que provocó un aumento de la violencia.

Un motín de 2011 en la prisión de El Rodeo en el estado de Miranda reveló nuevas pruebas sobre las estructuras similares a la mafia que El Aissami había permitido prosperar durante su tiempo como ministro del Interior y de Justicia. Para mantener este silencio, el gobierno creó un nuevo ministerio para asuntos carcelarios, pero parece que la ministra inicial, Iris Varela, continuó trabajando con las pandillas de la prisión en lugar de combatirlos.

Como ministro del Interior y de Justicia, El Aissami creó la Policía Nacional Bolivariana, que despojó el poder de las agencias de seguridad locales a nivel municipal y estatal, especialmente en áreas controladas por la oposición. Sin embargo, el crimen solo ha aumentado en Caracas y otras ciudades importantes desde entonces. Durante su mandato como gobernador de Aragua, a partir de 2012, la violencia en el estado empeoró y ahora se erige como uno de los lugares más inseguros de Venezuela.

El tiempo de El Aissami como ministro del interior y de justicia también vio un fuerte aumento en las «megabandas», bandas criminales de más de 50 personas, dedicadas al secuestro, extorsión, robo de vehículos, microtráfico de drogas y otros delitos.

Las declaraciones del narcotraficante Walid Makled en 2010, corroboradas por la revista brasileña Veja en marzo de 2015, así como por la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos (DEA), señalan que El Aissami ha sido el vínculo entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – FARC) y Hezbolá. Un testigo le dijo a Veja en 2013 que 35 miembros de Hezbolá se habían quedado en Venezuela y que El Aissami les había proporcionado pasaportes venezolanos.

En 2017, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos declaró que El Aissami había facilitado las operaciones de narcotráfico y protegido a otros narcotraficantes que operan en Venezuela. Según la OFAC, había recibido pagos de Makled por ayudar a coordinar los envíos de drogas. El informe de los Estados Unidos también afirmó que El Aissami había tenido vínculos con el cártel mexicano de drogas Zetas, y también había brindado protección al narcotraficante colombiano Daniel Barrera Barrera y al capo venezolano Hermágoras González Polanco, además de haber estado involucrado en el transporte de más de 1,000 kilogramos. de narcóticos.

Sin embargo, El Aissami no solo ha sido investigado por el gobierno de los Estados Unidos. El New York Times afirmó en mayo de 2019 que la propia agencia de inteligencia venezolana había investigado los tratos comerciales ilegales del ministro, presuntamente confirmando sus vínculos con Hezbollah, Makled y el tráfico de drogas.

Geografía
Según el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos, El Aissami está involucrado en el envío de drogas desde Venezuela a México y Estados Unidos, tanto por aire como por mar.

Sus supuestos vínculos con el terrorismo tienen un mayor alcance geográfico. Desde 2009, según el ex jefe de inteligencia militar Hugo Carvajal, El Aissami realizó visitas a Siria para ampliar las conexiones con Hezbolá, mientras emitía pasaportes venezolanos a algunos de los miembros del grupo.

Aliados y enemigos
Las redes de narcotráfico facilitadas por Tareck El Aissami lo han ayudado a forjar relaciones con varios de los grupos criminales más peligrosos del mundo, incluidos los Zetas en México y el ahora extinto grupo guerrillero de las FARC en Colombia.

Su tiempo en el cargo público lo ha visto tolerar o alentar el aumento del poder de los grupos criminales, como los pranes. Estos vínculos con el crimen organizado han sido posibles gracias a la estructura de la mafia dentro del estado venezolano.

Perspectivas
Aunque sus lazos criminales surgieron por primera vez en 2010, la continua importancia de El Aissami en la política venezolana significa que Estados Unidos continuará viéndolo como un objetivo importante para las investigaciones. Las sanciones emitidas por el Departamento del Tesoro contra El Aissami y su asociado, Samark López Bello, parecen haber disminuido un poco su capacidad para actuar y comerciar con productos ilegales.

Pero la influencia de la estructura criminal de El Aissami continúa teniendo una amplia influencia en Venezuela y la región. La influencia de las redes criminales de El Aissami y el aumento de las estructuras criminales en la región mantienen alerta a las organizaciones internacionales responsables de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, para que las medidas para cerrar sus negocios y sus aliados puedan continuar con el objetivo de disminuir su poder hasta que se anule.